El «casco de plato» en Venezuela

Luis Heraclio Medina Canelón
Abogado – Historiador

Es a mediados de los años cuarenta, en tiempos de las presidencias de los generales Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita, cuando el soldado común venezolano es dignificado como un militar moderno, deja las alpargatas y el sombrero y se pone las botas y el casco de acero.


Eran los tiempos de la segunda guerra mundial y Venezuela recibió buena cantidad de material de guerra de los Estados Unidos. Entre ellos el famoso “casco de plato” llamado en Gran Bretaña “casco Brodie” y en Estados Unidos “casco Tommy”.

Los antiguos cascos de plato «Brodie» o «Tommy» veteranos de la primera guerra mundial.

Este casco fue desarrollado en Gran Bretaña en 1915, durante la primera guerra mundial, por un militar de apellido Brodie, de allí el nombre, y recuerda a los cascos medievales de los soldados que combatían en los castillos. Su forma de plato no está pensada tanto para resguardar de las balas, sino para proteger al soldado de la metralla que cae desde arriba, tales como esquirlas y hasta piedras expelidas de los ataques de las bombas, de allí su gran anchura que protege no sólo la cabeza, sino cara, orejas y cuello. Durante esa guerra la mayoría de las heridas de los soldados en la cabeza no eran de balas, sino de ese tipo de fragmentos.

Cuando los Estados Unidos entran en la guerra copian el modelo inglés y lo denominan popularmente “Tommy” pero su designación técnica es M1917. Fueron utilizado por Estados Unidos, Inglaterra y la comunidad británica durante toda esa guerra.

Luego, los cascos de plato siguen en uso desde la segunda guerra mundial (1939) y serán utilizados por la comunidad británica durante todo el conflicto. Los Estados Unidos equiparán con estos cascos a sus tropas durante los primeros tiempos de la guerra, pero a partir de 1942 los cambiarán por otro distinto conocido como “casco M1”.

Son estos cascos que deja de usar Estados Unidos los que son enviados a Venezuela y sirven para proteger a nuestros soldados que cuidan nuestras islas y nuestras fronteras cuando Alemania ataca a los buques que transitan por nuestros mares con petróleo para el esfuerzo de guerra aliado. Luego los veremos en las tropas que combaten en las calles de Caracas, Barquisimeto y Maracay en el golpe de octubre de 1945.

 

Luego, bien avanzada la segunda mitad de los cuarenta, Estados Unidos nuevamente despacha un enorme excedente de cascos al ejército de Venezuela, pero ahora son los M1, veteranos de la segunda guerra mundial. Los venerables cascos de plato serán retirados de servicio y no se volverán a ver. ¿Qué hicieron con ellos? Buena pregunta.

 

Luis Medina Canelón

Abogado, escritor e historiador Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *