El día que bombardearon a Venezuela

Luis Heraclio Medina Canelón

Miem­bro cor­re­spon­di­ente de la Acad­e­mia de His­to­ria del Esta­do Carabobo

Hoy primero de septiembre, se cumple un aniversario más del inicio de la segunda guerra mundial. Las acciones que afectaron a Venezuela durante este conflicto son generalmente desconocidas por nosotros, pese a ser bastantes, entre otras: violación de las aguas territoriales, hundimiento de buques venezolanos por los submarinos, hundimiento e incendio de barcos de alemanes e italianos en Puerto Cabello y combates aeronavales en aguas venezolanas entre los contendientes. Pero quizás el hecho menos conocido de todos es la única vez que territorio venezolano fue bombardeado: El bombardeo de la Isla de Patos.


La Isla de Patos es una isli­ta vene­zolana, ubi­ca­da en aguas del Gol­fo de Paria, a unos cin­co kilómet­ros de la cos­ta de Macuro, prác­ti­ca­mente a medio camino entre la penín­su­la de Paraguaná y la Isla de Trinidad.  Mide 1800 met­ros de este a oeste y 700 mts. De norte a sur. Tiene una altura máx­i­ma de casi cien met­ros, lo que la hace un pun­to estratégi­co ya que des­de su cima se divisa todo el trán­si­to marí­ti­mo en sus alrededores.

Ubi­cación de la Isla de patos (crédi­tos a su autor)

Des­de hacía muchos años Venezuela reclam­a­ba a la Gran Bre­taña la ocu­pación de esta isla vene­zolana, ya que los ingle­ses no reconocían la sober­anía vene­zolana sobre esta insu­la, ocu­pa­da por Gran Bre­taña des­de 1858, pero en 1942 el gob­ier­no de Isaías Med­i­na Angari­ta final­mente logra que el Reino Unido reconoz­ca la sober­anía nacional sobre ese pequeño peda­zo de nue­stro ter­ri­to­rio, medi­ante el Trata­do de Lim­itación de Aguas Sub­mari­nas del Gol­fo de Paria y el día 28 de sep­tiem­bre de 942 se cel­e­bra un for­mal acto en el cual es arri­a­do el pabel­lón inglés y for­mal­mente es entre­ga­da la isla a Venezuela, izán­dose el pabel­lón tricolor.

En esos días de la segun­da guer­ra mundi­al, Esta­dos Unidos había con­venido con el gob­ier­no de Venezuela la insta­lación en nue­stro país de tres baterías de cañones de defen­sa costera, una en Pun­ta de Piedras (Fal­cón), otra en Guan­ta  y la ter­cera se instaló pre­cisa­mente en Isla de Patos (Gol­fo de Paria),  que defendía el estratégi­co paso de la “Boca del Grande” por donde tran­sita­ban cien­tos de tran­queros que trans­porta­ban el petróleo a las refin­erías de Trinidad, donde se refin­a­ba el com­bustible que iba a equipar a la maquinar­ia de los ali­a­dos en los dis­tin­tos frentes de guer­ra.  Se debe recor­dar que en esos tiem­pos Venezuela era el primer expor­ta­dor de crudo del mun­do y este petróleo vene­zolano fue fac­tor fun­da­men­tal para el esfuer­zo de guer­ra de los aliados.

USS HANKOCK, el por­taviones que llev­a­ba a los bomabrderos

Por el acuer­do entre Venezuela y Esta­dos Unidos, los mil­itares  norteam­er­i­canos entre­naron a per­son­al del ejérci­to vene­zolano y las baterías de defen­sa costera se entre­garon al ejérci­to criol­lo a prin­ci­p­ios de 1943, que vinieron a con­for­mar la “Batería de Costas Nro. 5”, com­pues­ta por cua­tro enormes cañones de 155mm (mod­e­lo M‑1918) y una sec­ción de ame­tral­lado­ras anti­aéreas com­pues­ta por cua­tro ame­tral­lado­ras Browin­ing mod­e­lo HB2 (la lla­ma­da pun­to 50).

Aho­ra bien, las aguas del Gol­fo de Paria son de las más pro­fun­das del mun­do y por su cer­canía a las bases de Trinidad son cien­tos de kilómet­ros cuadra­dos de aguas ide­ales para la prác­ti­ca de las man­io­bras mil­itares para las grandes naves de la mari­na norteam­er­i­cana, tales como aco­raza­dos y por­taaviones.  Des­de prin­ci­p­ios de la guer­ra, los nuevos por­taviones venían a esta agua con sus bisoñas trip­u­la­ciones a pro­bar el equipo y a entre­nar a las nov­e­l­es trip­u­la­ciones aeronavales.

Cur­tiss SB2C Helldriv­er, embar­ca­dos en el Han­kock, como los que bom­bardearon la isla.

Así las cosas, en junio de 1944 la mari­na norteam­er­i­cana envió al por­taviones USS HANCOCK, recién bota­do ape­nas seis meses antes,  a realizar su primer entre­namien­to antes de ir al frente de guer­ra. Uno de los entre­namien­tos con­sistían en prác­ti­cas de bom­bardeo que real­iz­a­ban los aviones embar­ca­dos Cur­tiss SB2C Helldriv­er, quienes realizaron lan­za­mien­tos de tor­pe­dos, bom­bardeos y ame­tral­lamien­tos con­tra unos blan­cos flotantes que se hacían con unas silue­tas que sim­u­la­ban ser los bar­cos ene­mi­gos. Estos blan­cos eran bas­tante fal­sos y los pilo­tos los cal­i­fi­ca­ban de “abur­ri­dos”.

El 30 de junio, mien­tras un escuadrón de los Cur­tiss prac­ti­ca­ba, vieron a la pequeña isla y les pare­ció más real que los blan­cos flotantes y pen­san­do que era una  isla desier­ta pro­cedieron a bom­bardear­la.  En la isla se encon­tra­ba la dotación vene­zolana de la Batería de Costas Nro. 5 que fue sor­pren­di­da por el fer­oz ataque de los bom­barderos en pic­a­da norteam­er­i­canos.  Lo que pasó exac­ta­mente es  un mis­te­rio. Lo poco que se sabe es que los pilo­tos norteam­er­i­canos dijeron que ignor­a­ban que la isla esta­ba habita­da.  Hay ver­siones que dicen que entre los sol­da­dos vene­zolanos hubo bajas, pero los his­to­ri­adores e inves­ti­gadores no han podi­do encon­trar los archivos que con­fir­men tal cosa.

Se sabe que exis­tió un expe­di­ente en el Min­is­te­rio de Rela­ciones Exte­ri­ores vene­zolano sobre las protes­tas for­mu­ladas por nues­tra can­cillería, pero no  ha sido local­iza­do por los inves­ti­gadores históri­cos, entre ellos Ramón Rivero Blan­co, el inves­ti­gador más acu­cioso de la his­to­ria naval vene­zolana.  Tam­bién hay ver­siones de que los servi­dores de las ame­tral­lado­ras anti­aéreas habían con­tes­ta­do el fuego y que uno de los aviones norteam­er­i­canos habría sido der­rib­a­do, pero esto tam­poco está cor­rob­o­ra­do.  Por lo menos en los reg­istros de las naves norteam­er­i­canas desa­pare­ci­das sobre ter­ri­to­rio vene­zolano, no hay ningu­na nave siniestra­da ese dia. De lo que no cabe duda es de que efec­ti­va­mente la isla de Patos fue bom­bardea­da por los aviones norteam­er­i­canos.  Esta es la úni­ca vez que durante la segun­da guer­ra mundi­al nue­stro ter­ri­to­rio fue ata­ca­do y paradóji­ca­mente, el ataque fue eje­cu­ta­do por fuerzas ami­gas o ali­adas. Cosas de la guerra.

FUENTES:

Hernán­dez González, Car­los E. “VENEZUELA EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. GOLFO DE PARIA: DEFENSA CONJUNTA Y PUNTO DE DESENCUENTRO” Revista Mañon­go. Uni­ver­si­dad de Carabobo. Nro. 41. Vol XXI. Julio-Diciem­bre 2013

Nieves Croes, Fran­cis­co Javier “LA DEFENSA DE COSTAS EN VENEZUELA”  Revista Mañon­go. Uni­ver­si­dad de Carabobo. Nro. 41. Vol XXI. Julio-Diciem­bre 2013

Océano. “ENCICLOPEDIA OCEANO DE VENEZUELA”. Océano Grupo Edi­to­r­i­al, S.A. Barcelona, España 2001

Rivas Rivas, José. “HISTORIA GRÁFICA DE VENEZUELA.  EL GOBIERNO DE MEDINA ANGARITA 1941–1945” Tomo II, Cen­tro Edi­tor C.A. Cara­cas 1989

Luis Medina Canelón

Abogado, escritor e historiador Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *