El enigma del vuelo 914 de Pan American

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista y escritor
luisalbertoperozopadua@gmail.com
TW/IG @LuisPerozoPadua

Para Fabián Capecchi, 
his­to­ri­ador de rig­urosa investigación 
y espe­cial­ista en temas aére­os. A él dedico

 

El avión que sal­ió con 57 pasajeros a bor­do des­de Nue­va York a Mia­mi ater­rizó 37 años después en Venezuela. No obstante, esta his­to­ria ha sido desmon­ta­da por his­to­ri­adores y espe­cial­is­tas en la mate­ria com­pro­ban­do que es una inven­ti­va con propósi­tos económicos


Lo que pareciera un guion para el pres­ti­gioso y leg­en­dario pro­gra­ma radi­al Nue­stro Insól­i­to Uni­ver­so, dirigi­do magis­tral­mente por Rafael Sil­va y nar­ra­do por el míti­co locu­tor Por­firio Tor­res, ocur­rió el 2 de julio de 1955.

El vue­lo 914 de Pan Amer­i­can despegó sin con­tratiem­pos aquel remo­to ver­a­no del 2 de julio de 1955, des­de el aerop­uer­to Inter­na­cional de Nue­va York con des­ti­no a la ciu­dad de Mia­mi. A bor­do de la aeron­ave se encon­tra­ban 57 pasajeros que en su may­oría iban de vaca­ciones a dis­fru­tar de las cál­i­das playas de la Florida.

El via­je de ruti­na tenía un tiem­po de duración de 3 horas, pero después de un tiem­po el avión desa­pare­ció de todos los radares y en ningún momen­to se recibió algu­na señal de aux­ilio, lo que llevó a las autori­dades a pen­sar en el peor esce­nario y ráp­i­da­mente comen­zaron a eje­cu­tar el pro­to­co­lo correspondiente.

La autori­dad aérea en con­jun­to con el Gob­ier­no norteam­er­i­cano, emprendieron una enér­gi­ca búsque­da, pero jamás hal­laron ni el más mín­i­mo ves­ti­gio de la aeron­ave, comu­ni­can­do a los famil­iares de los pasajeros, que el avión se había estrel­la­do en algu­na parte de su recorrido.

Inex­plic­a­ble­mente, el vue­lo 914 de Pan Amer­i­can, sim­ple­mente había desa­pare­ci­do con todo y sus trip­u­lantes, sin ras­tro alguno ni en tier­ra ni en el vas­to océano de esta tran­si­ta­da ruta.

 

Ater­rizó en Cara­cas 37 años más tarde

La mañana del 9 de sep­tiem­bre de 1992, un día común para Juan de la Corte, con­tro­lador de trá­fi­co aéreo de la torre del aerop­uer­to inter­na­cional que sirve a la ciu­dad de Cara­cas, notó en el radar la apari­ción de una aeron­ave que no esta­ba con­tem­pla­da en el itinerario.

Las sor­pre­sas con­tin­uaron cuan­do él y sus com­pañeros de tra­ba­jo se per­cataron que se trata­ba de un avión McDon­nell Dou­glas DC‑4, aún con hélices en lugar de turbinas, un mod­e­lo que hace tiem­po se había reem­plaza­do por equipos modernos.

Momen­tos de con­fusión comen­zaron a fluir cuan­do el pilo­to pre­gun­tó en inglés: Where are we? (¿en dónde esta­mos?), además de iden­ti­ficar que eran “el vue­lo 914 de Pan Am volan­do de Nue­va York a Mia­mi”, pro­gra­ma­do para ater­rizar en el aerop­uer­to de Mia­mi, a las 9:45 de la mañana el día 2 de julio de 1955. Un silen­cio ensor­de­ce­dor se apoderó de la torre de con­trol. Habían tran­scur­ri­do 37 años.

El con­tro­lador de vue­lo man­tu­vo la cal­ma, despe­jó la pista y esperó que el vue­lo lle­gara a tier­ra para poder hablar con ellos. Ya la nave fuera de la pista, e inva­di­dos por la incer­tidum­bre, los con­tro­ladores aére­os se dirigieron a la ram­pa para obser­var aquel acon­tec­imien­to inex­plic­a­ble y ater­rador. Todo el per­son­al esta­ba estu­pe­fac­to al ver desplazarse aquel viejo aparato. 

Ya en tier­ra y el avión a sal­vo, Juan pre­gun­tó a los pilotos:

- “¿Saben que esta­mos en 1992?”

- ¿De qué estás hablan­do?,- con­testó el piloto.

De inmedi­a­to, Juan envió al per­son­al de seguri­dad al avión para sal­va­guardar la vida de los pasajeros y trip­u­lantes. Pero el pilo­to atur­di­do hizo algo que nadie nun­ca esper­aría: llevó la aeron­ave de nue­vo a la pista, y lev­an­tó vue­lo nue­va­mente, y min­u­tos después volvió a desa­pare­cer del hor­i­zonte y del radar. Sin ningu­na autor­ización o recar­gar combustible.

Jamás se encon­tró ras­tro de ese avión, nadie pudo explicar lo que sucedió aque­l­la mañana en Caracas

El impacto que reci­bieron los inte­grantes del equipo que en ese momen­to se encon­tra­ban en la torre de con­trol, no pudo ser descrito con pal­abras, pues no era para menos dado acaba­ban de ver un antiguo avión de pasajeros DC‑4 ater­rizar y despe­gar, algo téc­ni­ca­mente imposi­ble, un antiguo avión per­di­do en el tiem­po, a miles de kilómet­ros de su ruta, y así como apare­ció de la nada, tam­bién desa­pare­ció, even­to alu­ci­nante que has­ta hoy no ha tenido una respues­ta científica. 

Las famil­ias de los pasajeros y trip­u­lación reci­bieron una com­pen­sación mon­e­taria por parte de la aerolínea, llo­raron a sus muer­tos y el tiem­po pasó.

Sen­sa­cional­is­mo

A pesar del tiem­po tran­scur­ri­do, la his­to­ria del antiguo inci­dente del Vue­lo 914 de Pan Am cada cier­to tiem­po aflo­ra una y otra vez, y a pesar de las evi­den­cias que apun­tan a que solo fue una noti­cia sen­sa­cional­ista, aún avi­va la imag­i­nación y la credul­i­dad de muchos ocu­pan­do espa­cios en diver­sas platafor­mas informativas.

Recien­te­mente volvió a rea­pare­cer, y Twit­ter y Face­book estu­vieron copa­dos con el even­to del Vue­lo 914 de Pan Am en donde expi­lo­tos, espe­cial­is­tas, teóri­cos y char­la­tanes de ofi­cio, daban por hecho que el avión desa­pare­ció en el Trián­gu­lo de las Bermu­das y la nue­va hipóte­sis es que la aeron­ave atrav­esó algún tipo de por­tal y via­jó en el tiempo.

Tras ver­i­ficar el ori­gen de la his­to­ria, se con­sigu­ió que el tabloide Week­ly World News fue el úni­co que pub­licó sobre el supuesto caso, pero, inex­plic­a­ble­mente la noti­cia fue pub­li­ca­da en 1985, es decir, siete años antes de que supues­ta­mente ater­rizara el avión, igual­mente la his­to­ria se pop­u­lar­izó ráp­i­da­mente. Week­ly World News fue un sem­a­nario sen­sa­cional­ista esta­dounidense, impre­so entre 1979 y 2007. Aunque oca­sion­al­mente pub­li­ca­ba algunos suce­sos reales, la may­or parte de su infor­ma­ción era inven­to de sus editores.

 

Week­ly World News

El tabloide pub­licó en tres años difer­entes la his­to­ria del Vue­lo 914; en donde el avión ater­rizó en Cara­cas, en 1985, luego en 1992 y final­mente, en 1993. Los detalles tam­bién varían en la nota, con­tradi­cién­dose entre sí.

No obstante, más allá de que un per­iódi­co cono­ci­do por el sen­sa­cional­is­mo y por pub­licar his­to­rias fal­sas, el cual estu­vo a car­go de la prim­i­cia, hay detalles que dan al traste con la veraci­dad del even­to en cuestión: “no hay un vue­lo 914 de Pan Amer­i­can extravi­a­do en los reg­istros anuales de la aerolínea, ni tam­poco acci­den­ta­do. Pan Amer­i­can nun­ca operó un vue­lo iden­ti­fi­ca­do con el número 914”.

Tam­poco ningún medio de comu­ni­cación ha podi­do hal­lar o entre­vis­tar a trip­u­lantes y pasajeros, o famil­iares direc­tos quienes, según el, “fueron exhaus­ti­va­mente inter­ro­ga­dos”, tes­ti­mo­nio que nun­ca fueron pub­li­ca­dos o reportados.

 

Por últi­mo, la Jun­ta Nacional de Seguri­dad del Trans­porte, NTSB (en sus siglas en inglés), agen­cia encar­ga­da en la inves­ti­gación de acci­dentes o inci­dentes en el ámbito del trans­porte civ­il y mil­i­tar en Esta­dos Unidos, ha nega­do categóri­ca­mente la exis­ten­cia de este even­to, tam­poco tienen reg­istros de este.

En cuan­to al gob­ier­no de Venezuela, jamás hubo evi­den­cia que en Mai­quetía ater­rizara un avión con esas car­ac­terís­ti­cas, lo que demues­tra que este even­to es un rela­to surgi­do del imag­i­nario pop­u­lar, del real­is­mo mági­co de una bue­na pluma.

Inves­ti­gadores, his­to­ri­adores y espe­cial­is­tas en mate­ria de aviación civ­il y mil­i­tar de la tal­la de Ale­jan­dro Irausquín y Fabián Capec­chi, han real­iza­do exhaus­ti­vas pesquisas para deter­mi­nar la inten­ción de esta pub­li­cación, con­cluyen­do que es otra fábu­la de la inven­ti­va con propósi­tos económi­cos por parte del tabloide y hoy día para cap­turar seguidores en las redes sociales, que pre­cisa­mente por ten­er esas car­ac­terís­ti­cas de fic­ción, ha traspasa­do las fron­teras de la ver­dad con efec­tos virales. 

His­to­rias como esta ali­men­tan la famosa Fake News “infor­ma­ción fal­sa” tan abun­dante hoy en día, pero como toda men­ti­ra, tiene las alas cor­tas, pues no resiste el más mín­i­mo análi­sis, aunque con­tinúa incor­po­ran­do en su eter­no vue­lo a inocentes e ingenuos.


CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Un comentario en «El enigma del vuelo 914 de Pan American»

  • el 14 diciembre, 2022 a las 9:53 am
    Enlace permanente

    Buenos dias, con rela­cion al caso del avion que ater­ri­zo y despego en mai­que­tia si es real­i­dad, tenia 19 años y tra­ba­ja­ba como agente de migra­cion y fron­teras en el aerop­uer­to de mai­que­tia cuan­do vimos ater­rizar un avion muy antiguo con pasajeros a bor­do que se acer­co a la puer­ta 16 pero no desem­bar­caron, no duro mucho tiem­po en el sitio y nue­va­mente vimos cuan­do se aprox­i­mo nue­va­mente a la pista y despego, vimos que era un avion platea­do muy antiguo y nos llamo la aten­cion por su mod­e­lo de lo cual vimos a la trip­u­la­cion den­tro del avion, hay per­sonas que dis­tor­cio­nan los hechos para darse pub­li­ci­dad y sacar­le prove­cho al momen­to, pero yo doy veraci­dad de los hechos en ese momento.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *