El versátil Vicente Salías

Douglas Zabala
Historiador y escritor

Recordando su nacimiento aquel 23 de marzo de 1776


El médico Vicente Salías, desde los tiempos infantiles y aquellas correrías colegiales, casi siempre viene a nuestra memoria; y ello, es debido a la entonación diaria del glorioso “Bravo Pueblo”.  Su autoría, algunos historiadores se la otorgan también, al ilustre Don Andrés Bello.

Empezó a cursar filosofía en la Universidad de Caracas el 18 de septiembre de 1788, como alumno del padre Baltasar de los Reyes Marrero. En 1791 se matriculó en los cursos de derecho, que abandonó al año siguiente. En 1794 se inscribió en medicina, teniendo entre sus maestros al protomédico Felipe Tamariz. Se graduó en 1798 de bachiller en filosofía, el 27 de febrero de 1799 de bachiller en medicina y ese mismo año egresó de la Universidad como médico.

Salías tuvo el mérito para la historia de la medicina venezolana, el haber recibido en 1804 al Médico español, Francisco Javier Balmis, quien dirigía La Expedición Filantrópica de la Vacuna contra la Viruela; y con él, instalar la Junta Central de la Vacuna, en aquella Venezuela rural y colonial.

En su afán científico escribió varios artículos acerca de la Vacuna Antivariólica. En su otra faceta, dará sus aportes a las artes y la literatura, con su obra “La Medicomaquia”. Además de su “Canto a la Acción de Bárbula” y sus reconocidos “Madrigales y Elegías”.

Sociedad Patriótica de Caracas

Vicente Salias fue miembro fundador y dirigente de la Sociedad Patriótica de Caracas, siendo uno de los redactores de su órgano El Patriota de Venezuela. Estuvo encargado de la Secretaría de Hacienda en 1811

Vicente Salías siempre será recordado por su “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó, la Ley respetando la virtud y honor”.

El 8 de julio de ese año, ante el avance de José Tomás Boves hacia Caracas se embarcó en el Correo de Gibraltar rumbo a Curazao, pero este buque fue capturado por el corsario español Valiente Boves, que lo condujo a Puerto Cabello. Lo encarcelaron en el castillo de San Felipe y fue juzgado, condenado a muerte y fusilado el 17 de septiembre de 1814 por orden del mariscal de campo Juan Manuel Cajigal.

Pero jamás olvidaremos sus últimas palabras, cuando fue llevado al pelotón de fusilamiento el 17 de septiembre de 1814: «Dios omnipotente, si allá en el cielo admites a los españoles, ¡entonces renuncio al cielo!». Este es otro saber republicano.

 


Fuente: Vicente Salias. José Rafael Fortique. Diccionario de Historia de Venezuela. Fundación Empresas Polar. Consulta en línea 23/3/2022

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.