El versátil Vicente Salías

Douglas Zabala
Historiador y escritor

Recordando su nacimiento aquel 23 de marzo de 1776


El médi­co Vicente Salías, des­de los tiem­pos infan­tiles y aque­l­las cor­rerías cole­giales, casi siem­pre viene a nues­tra memo­ria; y ello, es debido a la entonación diaria del glo­rioso “Bra­vo Pueblo”.  Su autoría, algunos his­to­ri­adores se la otor­gan tam­bién, al ilus­tre Don Andrés Bello.

Empezó a cur­sar filosofía en la Uni­ver­si­dad de Cara­cas el 18 de sep­tiem­bre de 1788, como alum­no del padre Bal­tasar de los Reyes Mar­rero. En 1791 se matriculó en los cur­sos de dere­cho, que aban­donó al año sigu­iente. En 1794 se inscribió en med­i­c­i­na, tenien­do entre sus mae­stros al pro­tomédi­co Felipe Tama­riz. Se graduó en 1798 de bachiller en filosofía, el 27 de febrero de 1799 de bachiller en med­i­c­i­na y ese mis­mo año egresó de la Uni­ver­si­dad como médico.

Salías tuvo el méri­to para la his­to­ria de la med­i­c­i­na vene­zolana, el haber recibido en 1804 al Médi­co español, Fran­cis­co Javier Balmis, quien dirigía La Expe­di­ción Filantrópi­ca de la Vac­u­na con­tra la Viru­ela; y con él, insta­lar la Jun­ta Cen­tral de la Vac­u­na, en aque­l­la Venezuela rur­al y colonial.

En su afán cien­tí­fi­co escribió var­ios artícu­los acer­ca de la Vac­u­na Anti­var­ióli­ca. En su otra fac­eta, dará sus aportes a las artes y la lit­er­atu­ra, con su obra “La Medico­maquia”. Además de su “Can­to a la Acción de Bár­bu­la” y sus recono­ci­dos “Madri­gales y Elegías”.

Sociedad Patrióti­ca de Caracas

Vicente Salias fue miem­bro fun­dador y diri­gente de la Sociedad Patrióti­ca de Cara­cas, sien­do uno de los redac­tores de su órgano El Patri­o­ta de Venezuela. Estu­vo encar­ga­do de la Sec­re­taría de Hacien­da en 1811

Vicente Salías siem­pre será recor­da­do por su “Glo­ria al bra­vo pueblo que el yugo lanzó, la Ley respetan­do la vir­tud y honor”. 

El 8 de julio de ese año, ante el avance de José Tomás Boves hacia Cara­cas se embar­có en el Correo de Gibral­tar rum­bo a Curazao, pero este buque fue cap­tura­do por el cor­sario español Valiente Boves, que lo con­du­jo a Puer­to Cabel­lo. Lo encar­ce­laron en el castil­lo de San Felipe y fue juz­ga­do, con­de­na­do a muerte y fusila­do el 17 de sep­tiem­bre de 1814 por orden del mariscal de cam­po Juan Manuel Cajigal.

Pero jamás olvi­dare­mos sus últi­mas pal­abras, cuan­do fue lle­va­do al pelotón de fusil­amien­to el 17 de sep­tiem­bre de 1814: «Dios omnipo­tente, si allá en el cielo admites a los españoles, ¡entonces renun­cio al cielo!». Este es otro saber republicano.

 


Fuente: Vicente Salias. José Rafael For­tique. Dic­cionario de His­to­ria de Venezuela. Fun­dación Empre­sas Polar. Con­sul­ta en línea 23/3/2022

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *