Fervor y sentimiento vivo por San Pascual Bailón en Agua Viva

 

José Luis Sotillo J.
Cronista Parroquial de Agua Viva
aguavivajose@hotmail.com
twitter: @aguavivajose

Dentro de las curiosidades existentes en el hecho cultural de Agua Viva en el municipio Palavecino, se conserva aún como una muestra por las creencias pasadas de viejos pobladores, la devoción por San Pascual Bailón


Ima­gen San­ta que se le supedi­ta con la pro­fun­da devo­ción por la eucaristía, es el San­to del que se le atribuyen la: “…mul­ti­pli­cación del pan para los pobres, la curación de enfer­mos, el don de pro­fecía y el que nar­ra cómo de una piedra sal­ió agua para unos pobres. La tradi­ción pop­u­lar afir­ma que muchas veces oran­do exper­i­menta­ba tan­ta ale­gría que se ponía a bailar (por eso algunos creen que su apel­li­do es un apo­do por esta reac­ción característica).”

De allí, que las huel­las de la pres­en­cia de está evo­cación cul­tur­al; has­ta hace poco mostra­da en el cal­en­dario de man­i­festa­ciones de Agua Viva, se sostenía gra­cias a la con­tin­ua labor y proyec­ción que mar­cada­mente real­iz­a­ba el joven pro­fe­sor Andrés Salguero, de quien, has­ta hace poco, fuese direc­tor de la agru­pación Tamu­nangueros de Agua Viva. Vis­i­ble descen­di­ente de una tradi­ción que mues­tra su con­tin­ua for­ma­ción en su trayec­to­ria, quizás apren­di­da años atrás del buen ami­go Diego Yépez. Apren­diza­je que se con­vierte en una prác­ti­ca habit­u­al en la víspera del San­to, den­tro de los espa­cios de la Casa de la Cul­tura San Anto­nio de Agua Viva, lugar donde hace cier­to tiem­po atrás exhibía en su crono­gra­ma anu­al de activi­dades, esta curiosa man­i­festación folk­lóri­ca; cul­ti­va­da por quienes se desplazaron des­de la ban­da veci­na de Boro cer­ca del Tocuyo, y fijarían su res­i­den­cia por estos para­jes incon­fundibles del oeste palavecinense.

En cuan­to a la riqueza y per­ma­nen­cia de esta man­i­festación, y como logro afi­an­zarse como una cos­tum­bre den­tro del lengua­je cul­tur­al del pueblo de Agua Viva, es atribui­da y adju­di­ca­da a la recor­da­da famil­ia Yépez; quienes una vez res­i­den­ci­a­dos cer­ca de la veci­na hacien­da Agua Viva, en los primeros años 50 del siglo XX; empezarían a sus­ten­tar la prome­sa al invi­tar e incluir a sus alle­ga­dos con la fes­tivi­dad; que ini­cial­mente era famil­iar y de agradec­imien­to por los favores concedidos.

A este par­tic­u­lar san­to que usual­mente se le fija su fes­tivi­dad den­tro del cal­en­dario litúr­gi­co en nues­tra enti­dad cada 17 de mayo; en pueb­los, no solo como Boro del munici­pio Moran, sino tam­bién en la fría Sanare. Tenien­do Agua Viva en su reciente pasa­do como pro­tec­to­ra de esta tradi­ción a Julia del Car­men Yépez Brito de Alvara­do, cono­ci­da como doña Julita.

La man­i­festación de San Pas­cual Bailón de Agua Viva, fue con­sid­er­a­da Bien de Interés Cul­tur­al del Esta­do vene­zolano, medi­ante el I Cen­so del Pat­ri­mo­nio Cul­tur­al Vene­zolano 2005

Puesto que ella has­ta el lecho de su muerte acae­ci­do el 16 de diciem­bre del 2000; sería el nervio fun­da­men­tal que encendía con su entu­si­as­mo y su flu­i­do ver­bo cor­po­ral el man­ten­er vivo el fer­vor hereda­do por su antigua bis­abuela Rena­ta Yépez, y así por su madre Petra Yépez. En una fies­ta de famil­ia donde él antiguo poblador de la nos­tál­gi­ca Agua Viva exclam­a­ban: “¡Vamos a la cur­va de las Yépez a bailar un San Pas­cual!”; lo cual, curiosa­mente era eje­cu­ta­do por muchos de los can­tores que común­mente toca­ban Sones de tamu­nangue nativos de Agua Viva, pero de descen­den­cia Curarigueña; lo cual pre­supone apren­derían a manosear a San Pas­cual musi­cal­mente y cul­tural­mente, cuan­do estos man­tenían el rose social con los lle­ga­dos de la región Morandina.

Esta tradi­ción de famil­ia exigía a los pro­gre­sivos devo­tos, lle­var los niños sana­dos (en prome­sa) a la fies­ta, y con ello dan­zar un son a San Pas­cual, que, por lo gen­er­al, lo toma­ba en hom­bros el padre del infante o prome­sero, y de allí real­iz­a­ba un movimien­to o juego cir­cu­lar de velas en cruz, y la madre trata­ba de escon­der el San­to de las luces de las velas encendidas. 

Rit­u­al de San Pas­cual en el año 1999, en los espa­cios de la Casa de la Cul­tura en la grá­fi­ca lle­van­do la ima­gen del San­to la seño­ra Julia del Car­men Brito Yépez de Alvarado

Así mis­mo Doña Juli­ta no solo fue una apa­sion­a­da defen­so­ra de lo que creía, pues según la memo­ria de algunos, era una maes­tra auto­di­dac­ta que con­tin­u­a­mente enseña­ba y prepara­ba niños y adul­tos, al dichoso arte cul­tur­al de apren­der a dan­zar Sones de negro y San Pas­cual, e inclu­so inducir a los infantes a prac­ticar el Baile de las Cintas.

En algunos relatos reit­er­a­dos por el joven Andrés Salguero, este señala: “que la vari­able de eje­cu­tar y can­tar San Pas­cual se resume conque cuan­do el toque es por prome­sa se can­tan los sones comen­zan­do con el yiy­ibamos has­ta la bel­la menor o bel­la de prome­sa; es decir la letra es sim­i­lar a la de San Anto­nio, pero esta varia con los ver­sos o poe­mas que les ded­i­can a San Pas­cual. Y cuan­do son pre­senta­ciones se can­tan con los sones de Zaragoza”.

Es así como esta prome­sa no desvanece y se resiste a las trasfor­ma­ciones cotid­i­anas que impo­nen la sociedad mod­er­na, sien­do lo entrañable y poco difun­di­do en nue­stro año­ra­do pueblo de Agua Viva, pero con la hon­rosa sat­is­fac­ción de haberse mostra­do está man­i­festación, en esce­nar­ios resaltantes de la tele­visión nacional con­duci­do por la recono­ci­da comu­ni­cado­ra del tur­is­mo nacional Valenti­na Quin­tero, o en el hom­e­na­je que los cul­tores le rendían cada 13 de enero a la excel­sa patrona la Div­ina Pas­to­ra en San­ta Rosa, donde seguro esta­mos el hecho cul­tur­al de la tier­ra agua­viveña dejo su inqui­etante huella

Foto de por­ta­da: Tamu­nangueros de Agua Viva jun­to a Valenti­na Quin­tero en la Hacien­da Agua Viva en ocasión de pre­sen­tar la man­i­festación de San Pas­cual Bailón. Agos­to 24 de 2017

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *