General Víctor Rodríguez Párraga: un siquisiqueño universal

Henry Montero
Historiador

En la historia política y militar Venezolana poco se conoce de los aportes de insignes larenses que dieron lo mejor de sí para enaltecer nuestro gentilicio y sentido de pertenencia a nuestro terruño siquisiqueño. Comprender el verdadero sentido y significado de nuestros personajes históricos de la historia venezolana constituye uno de nuestros objetivos


Un personaje histórico es precisamente Víctor Rodríguez Párraga, quien se convierte en un personaje singular con una dimensión universal, ya que a pesar de haber nacido en un caserío anclado en la vieja ruta comercial Coro, Siquisique, Baragua y Barquisimeto se convierte en un personaje de alto vuelo en la palestra pública. Quién se iba a imaginar que un joven campesino se iba a convertir en ministro de guerra y defensa y llegar a ser presidente encargado de la república en el año de 1899.

El primer larense en ocupar la magistratura presidencial en calidad de encargado por nueve meses, periodo corto, pero de una gran envergadura histórica. Además de ello, quién podría pensar que este personaje  iba a contraer nupcias con una hija del segundo libertador de Venezuela, Luisa Mariño de Rodríguez, el prócer de la Independencia Don Santiago Mariño, considerado en la guerra por la emancipación el Libertador del oriente del país.

El general Víctor Rodríguez Párraga, en dos tomas. Fue participante activo de la Guerra Federal

Nace nuestro personaje en el caserío URICHE, anclado en la ruta de sal Coro-Carora, un 13 de enero de 1836, y fallece en la ciudad capital el 16 de febrero de 1918. Hijo de José Rosario Rodríguez y de Juana Párraga. Se incorpora a la Guerra Federal desde muy joven. Tenía apenas 23 años cuando inicia sus primeros pasos en el arte de la guerra, con osadía y espíritu de guerrero. Asciende magistralmente en su carrera militar y política.

En su comienzo conoce al general Ezequiel Zamora, quien le asigna tareas organizativas. Ayudante de campo del general León Colina en la batalla de Santa Inés, participa en la escaramuza de Coplé en 1860 en una famosa batalla llamada los Chucos, cerca de Baragua. En la misma se caracterizó por su valentía y allí es ascendido a comandante. Acompaña a Juan Crisóstomo Falcón al diálogo con José Antonio Páez en las sábanas de Carabobo en 1861.

Doña Luisa Mariño de Rodríguez, hija del general Santiago Mariño. Foto derecha: Luis A Rodríguez Mariño, hijo del general Víctor Rodríguez Párraga

 Sus méritos militares son inmensos y extensos. Su más alta distinción fue cuando fue designado presidente encargado en el año de 1899, tras la huída cobarde del presidente constitucional Ignacio Andrade. Fue precisamente nuestro siquisiqueño quien le entrega el poder al andino Cipriano Castro, máximo jefe de la Revolución Liberal Restauradora y con ello empieza el período de los andinos en el poder. Después de la llegada del Cabito al poder, nuestro personaje dirige las tropas contra el Mocho Hernández en diciembre del año de 1899.

Presidente provisional de los estados Barcelona y Miranda. Senador por Miranda y Carabobo. Al llegar Gómez al poder en 1908, es nombrado miembro suplente y luego principal del Consejo de Estado, instancia que presidía Juan Vicente Gómez (1913-1914).

Victor Rodríguez Párraga fue, es y será un ejemplo de abnegación, osadía y valentía,  demostrado a través de la historia. Y sirva de ejemplo para las futuras generaciones de siquisiqueños. Un hombre universal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *