La Mata en la memoria de Rafael Camacho

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista y escritor
luisalbertoperozopadua@gmail.com
IG/TW: @LuisPerozoPadua


Resulta interesante para el cronicario cabudareño, un comentario apuntado en CorreodeLara.com, sitio dedicado a rescatar y preservar la historia menuda del estado Lara y de Venezuela en general

Nos topamos entonces con una atrac­ti­va nar­ración de Rafael Cama­cho, per­son­aje incóg­ni­to que habi­ta los pre­dios con­vul­sos de La Mata, un mega­sec­tor de Cabu­dare que se ha ido desar­rol­lan­do con el paso del tiem­po. La cróni­ca de Cama­cho trasla­da a los lec­tores, al mági­co y remo­to poblamien­to de La Mata y sus aledaños. 

Las primeras famil­ias de este urban­is­mo fueron: los Cama­cho como muchas otras entre las que desta­can los Ponte, los Rojas, los Loza­da Castil­lo, los Vázquez, los Latiegue, los Suárez, se trasladaron a La Mata a habitar sus primeras vivien­das en la segun­da mitad del siglo pasa­do. 

Cama­cho nar­ra –sin rel­e­gar detalles‑, que su famil­ia se mudó a Cabu­dare en 1959. “En 1960 nos fuimos a vivir a la Urban­ización OCEVI” (hoy nadie la reconoce por su nom­bre) el Ban­co Obrero.

“He vis­to cre­cer La Mata des­de su fun­dación y, recuer­do a Cabu­dare como un puebli­to de tres calles prin­ci­pales (La Av. Lib­er­ta­dor, la calle Juan de Dios Ponte y algunos frag­men­tos de la calle San­ta Bar­bará)” advierte Cama­cho al tiem­po que añade que Cabu­dare comen­z­a­ba en la Plaza La Cruz y ter­mina­ba en la Escuela Nue­va Segovia, en Pueblo Arriba. 

No poseían ser­vi­cios Para 1963 ya los Cama­cho vivían en Urban­ización OCEVI, a la que lle­garon “de ter­ceros”, o sea fueron la ter­cera famil­ia en ocu­par las viviendas.

Según su rela­to, no disponían de agua por acue­duc­to, ni mucho menos luz eléc­tri­ca. Tam­poco existían calles de acce­so, “y el que se des­cuid­a­ba en la noche lo ata­ca­ban los cunaguaros”.

Las pocas famil­ias en OCEVI, pron­to se famil­iar­izaron con rebaños de bur­ros, vacas y muchas serpientes.

Refiere Cama­cho que des­de niño ha podi­do obser­var el crec­imien­to urbanís­ti­co de Cabu­dare, La Mata, Los Ras­tro­jos y La Piedad, así como la may­oría de otros asen­tamien­tos que surgieron en los años 80 en la denom­i­na­da explosión demográ­fi­ca más grande de Latinoamérica.

Era un caserío 

Remem­o­ra con devo­ción a don Eurípi­des Ponte, “quien ha sido nue­stro veci­no des­de que con­struyó su casa en la aveni­da La Mata más o menos en el 65 o 66”, después que Malar­i­ología edi­ficó en el mar­gen oeste de la calle que hoy es la aveni­da Pres­bítero Daniel Vizcaya.

En la déca­da de los 60, La Mata era un caserío com­puesto ini­cial­mente por Urban­ización OCEVI, hoy casi nadie recuer­da su nom­bre y es común indicar el organ­is­mo que la creó, “Ban­co Obrero”.

Entre 1961–62, el entonces pres­i­dente Rómu­lo Betan­court, jun­to a una numerosa comi­ti­va, vis­itó La Mata y cam­inó por la calle prin­ci­pal, tramo que fue asfal­ta­do des­de la hoy entra­da a Cabu­dare has­ta la Escuela Gran­ja Héc­tor Rojas Meza, pista que tenía el ancho de un automóvil.

Otra grá­fi­ca de la aveni­da La Mata y urb OCEVI, hoy Ban­co Obrero de Cabudare

El engranzon­a­do camino comen­zó a ver el futuro; más o menos por esa fecha pero pos­te­ri­or a la lle­ga­da de Betan­court, el Cen­tral Azú­carero Río Tur­bio, con­struyó la Urban­ización Daniel Carías para su per­son­al y el gran valle de pas­tos tendió a desaparecer.

Las escuelas de la zona

Para 1964 Malar­i­ología con­struyó todo el urban­is­mo des­de la calle 10 has­ta la 1, incluyén­do la Escuela Nacional Grad­u­a­da La Mata N° 353, a donde ingre­saron todos los niños de la zona, incluyen­do Cama­cho, cur­san­do 4to grado.

 

Indi­ca en su descrip­ción, que un tiem­po atrás, se había impro­visa­do una escuela mix­ta con aulas dobles 1 y 2, 3 y 4 y 5 y 6 en los tres cuar­tos de la casa N° 56 de la OCEVI.

 

Allí, en ese año nació el Abas­to La Mata en donde actual­mente está “Frutísi­ma” entre la calle 3 y 4. Igual­mente se con­struyó la primera quin­ta: “Cori­to” de Juan Mén­dez Gonzales.

 

Luego de este inmue­ble surgieron otros al mar­gen de la nue­va aveni­da que se ini­ció para la inau­gu­ración del nue­vo urban­is­mo, sien­do más tarde asfal­ta­da sus calles trans­ver­sales por el inge­niero Jorge Gómez Ruíz, al frente de la Con­struc­to­ra ‘Covial­sa’ que tenía su sede en el sitio donde hoy se asien­ta Cor­po­elec, antes Enelbar.

 

La Mata crecía al igual que lo hizo Cabu­dare pero sin expan­sión has­ta el primer gob­ier­no de Car­los Andrés Pérez, cuan­do pror­rumpe el desar­rol­lo urbanís­ti­co Las Mer­cedes, más tarde El Tri­gal y El Paraí­so y los edi­fi­cios de Almar­ri­era, en pre­dios de las hacien­das San­ta Bár­bara y Almariera.

 

AVENIDA PRINCIPAL DE URBANIZACION LA MATA. CABUDARE. 30/07/1970 B8. 21/01/2015.
 

 

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *