Hacienda Santa Bárbara desde su fundación: no Las Mercedes ni La Capilla

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista


La bella capilla levantada a finales del siglo XVIII fue un inmueble privado desde su construcción hasta nuestros días. Sus dos primeros propietarios, según petición testamentaria, se encuentran sepultados en el recinto religioso.

 

La Ofic­i­na del Cro­nista Munic­i­pal de Palave­ci­no ini­ció en 1989, una exhaus­ti­va pero paciente inves­ti­gación en torno a la históri­ca Hacien­da San­ta Bár­bara en el peri­o­do que parte des­de 1797 has­ta 1987. 

Los doc­u­men­tos con­sul­ta­dos, tan­to en el Archi­vo Arquid­ioce­sano e Bar­quisime­to como en el Reg­istro Munic­i­pal, plie­gos inclu­so inédi­tos, reg­is­tran siem­pre el nom­bre de San­ta Bár­bara a esa unidad de producción.

Un sis­mo ocur­ri­do el 26 de mar­zo de 1812  sepultó la Capil­la San­ta Bárbara

El his­to­ri­ador Tay­lor Rodríguez, cro­nista ofi­cial de Palave­ci­no, coor­di­nador del pro­ce­so inda­ga­to­rio, apun­ta que en un doc­u­men­to cor­re­spon­di­ente a un embar­go que afec­tó a su propi­etario en el mar­co de la Guer­ra de Inde­pen­den­cia, se advierte el nom­bre de San­ta Bár­bara a ese espa­cio.

Otro doc­u­men­to has­ta hace poco descono­ci­do, en donde se men­ciona a la hacien­da como San­ta Bár­bara, sería el pro­pio tes­ta­men­to de don Juan José Alvara­do de la Par­ra, alférez real del cabil­do de Bar­quisime­to y rico propi­etario de exten­sas tier­ras, entre ellas la cita­da unidad de producción.

La Capilla y Las Mercedes

El 16 de abril de 1916, cuan­do legal­mente adquiere esta propiedad Moisés Ben­dayán Solana, por transac­ción con sus legí­ti­mas propi­etarias hered­eras del señor Víc­tor Ariza, es cuan­do por primera vez se uti­liza el nom­bre de La Capil­la para iden­ti­ficar un área par­cial de la Hacien­da San­ta Bár­bara, nom­bre fre­cuente en las sub­sigu­ientes compra-ventas.

Capil­la San­ta Bár­bara. Se desconoce la fecha  exac­ta de la grá­fi­ca y su autor

El 29 de mayo de 1946, trein­ta años después, al ocur­rir la ven­ta que llevó a efec­to el señor Juan Pablo Yépez a su tío don Eustaquio Yépez, sobre otro pre­dio de la hacien­da que se infiere era veci­na a La Capil­la, se le denom­inó Las Mer­cedes, para referirse o iden­ti­ficar ese otro espacio.

La parte iden­ti­fi­ca­da como Las Mer­cedes la heredó Faus­ta Sánchez de Yépez, madre del desa­pare­ci­do propi­etario Juan Pablo Yépez, quien más tarde la vendió a Anto­nio Yépez Sil­va, el 3 de junio de 1968, por 850.000 bolívares.

Señala el his­to­ri­ador que en su con­jun­to la hacien­da sigu­ió cono­cién­dose como San­ta Bár­bara al mar­gen de las men­cionadas sub­di­vi­siones, nom­bres éstos, que no trascendieron en el devenir históri­co local.

Inventario sagrado

Durante la visi­ta ofi­cial del doc­tor Mar­i­ano Martí, autori­dad ecle­siás­ti­ca de la Provin­cia de Cara­cas, a pobla­dos de Bar­quisime­to en 1779, recor­rió comu­nidades ubi­cadas en el Valle del río Tur­bio, describe en sus ano­ta­ciones, otro recin­to sagra­do que pertenecía a la famil­ia Alvara­do de La Par­ra: … “este ora­to­rio o capil­la (está) bajo el títu­lo de la Inmac­u­la­da Con­cep­ción en el sitio de Bureche…”. 

El ora­to­rio San­ta Bár­bara perteneció  al alférez real del cabil­do de Bar­quisime­to  don Juan José Alvara­do de la Parra

Tran­scur­ri­do más de cua­tro décadas, de nue­vo se men­ciona a la Vir­gen de la Inmac­u­la­da Con­cep­ción y por supuesto a San­ta Bár­bara, no así la Vir­gen de Las Mer­cedes.

En el inven­tario del pat­ri­mo­nio sagra­do exis­tente en el ora­to­rio-capil­la de San­ta Bár­bara de Cabu­dare, según doc­u­men­to fecha­do el 15 de julio de 1835 redac­ta­do por el doc­tor José Igna­cio Mén­dez, arzo­bis­po de la Dióce­sis de Cara­cas, quien vino expre­sa­mente a Cabu­dare a efec­tu­ar un reg­istro de bienes, desta­ca: … “En El Altar May­or (Retablo May­or) que es (el) úni­co que hai… (Se obser­van)… dos imá­genes de escul­tura, una de la Ynmac­u­la­da Con­cep­ción de Nra (nues­tra) Sra (seño­ra)… y otra de San­ta Bárbara…”. 

Pero tam­bién se describen otras piezas como la de Nues­tra Seño­ra del May­or Dolor, que según el padre Juan Bautista Briceño Pérez, actu­al cura pár­ro­co de la igle­sia matriz de Cabu­dare, es la mis­ma Nues­tra Seño­ra de las Angus­tias, patrona de La Piedad, lo que deduce que jor­naleros de estos pre­dios tra­ba­ja­ban en la Hacien­da San­ta Bár­bara y trasladaron la devo­ción has­ta esa localidad.

En el doc­u­men­to se puede leer que igual­mente en la Capil­la San­ta Bár­bara desta­ca­ba una ima­gen de San José y una ter­cera del após­tol San Pedro. Pero tam­bién había unos graba­dos enmar­ca­dos como el de Nues­tra Seño­ra de Las Angus­tias, otro sobre San Fran­cis­co y San­to Tomás de Aquino.

El cro­nista apun­ta que de haber sido fer­vorosos devo­tos los miem­bros de la famil­ia Alvara­do de la Par­ra de la Vir­gen Las Mer­cedes, con un total de cua­tro hacien­das en el sitio de Cabu­dare, al menos en sus ora­to­rios par­tic­u­lares deberían haber con­ta­do con una de sus imágenes. 

En todo caso no se descar­ta la posi­bil­i­dad de la exis­ten­cia de otra u otras hacien­das en el amplio Valle del Tur­bio iniden­ti­fi­cadas con el nom­bre de Las Mer­cedes, pat­ri­mo­nio económi­co de otros propi­etar­ios, reg­istradas en fuentes pri­marias édi­tas o inédi­tas en el tiem­po colo­nial, pero no así la de San­ta Bár­bara. 

Se construye el oratorio

El 8 de junio de 1794, las autori­dades reli­giosas de Cara­cas otor­gan per­miso a don Juan José Alvara­do de la Par­ra, para que comience la edi­fi­cación de una… “Capil­la públi­ca” en el sitio de Cabudare. 

No obstante, Alvara­do de la Par­ra no ini­ció los tra­ba­jos de con­struc­ción, tran­scur­rien­do casi tres años cuan­do nue­va­mente el abona­do propi­etario de la hacien­da San­ta Bár­bara, real­iza ges­tiones ante la máx­i­ma jer­ar­quía ecle­siás­ti­ca de San­ti­a­go de León, con el propósi­to de lev­an­tar el recin­to sagra­do, licen­cia que le fue otor­ga­da el 15 de mar­zo de 1797.

Según inven­tario ecle­siás­ti­co den­tro de la Capil­la San­ta Bár­bara, habían piezas reli­giosas como Vir­gen de la Inmac­u­la­da Con­cep­ción,  Nues­tra Seño­ra de Las Angus­tias y San­ta Bárbara

El ora­to­rio se con­struyó man­tenién­dose “en pie” has­ta que el ter­re­mo­to del 26 de mar­zo de 1812 “sepultó” la casa de oración. En el tes­ta­men­to de Alvara­do de la Par­ra, éste requiere de sus albaceas fuer­an aligeran­do los tra­ba­jos de con­struc­ción de la nue­va sede, en sim­i­lar sitio de la ante­ri­or, man­te­nien­do en lo posi­ble el per­fil arqui­tec­tóni­co orig­i­nal.

Según afir­ma­ción del his­to­ri­ador Ambro­sio Per­era, para el 1º de enero de 1821, esta her­mosa casa de oración de Cabu­dare, abrió sus puer­tas a los fieles locales, hacien­do las veces de tem­p­lo matriz has­ta la inau­gu­ración de la igle­sia may­or San Juan Bautista inau­gu­ra­da en su sede par­cial­mente con­stru­i­da, el 24 de junio de 1834. 

Sepultados en la capilla

Asien­ta el his­to­ri­ador, que expro­fe­sa­mente desta­ca­do en cada una de sus piezas tes­ta­men­tarias e inclu­so rat­i­fi­ca­do en uno de los cod­i­ci­los, don Juan José Alvara­do de la Par­ra y don José Víc­tor Ariza, dos de los propi­etar­ios de la hacien­da y por ende del ora­to­rio San­ta Bár­bara en el siglo XIX, exigieron a sus albaceas ser sepul­ta­dos en esta casa de oración.

 

Ariza era hijo de una famil­ia de antiguas raíces en las comar­cas del actu­al esta­do Por­tugue­sa, exten­di­da hacia las enti­dades zuliana, yaracuyana y larense. Entre sus antepasa­dos descol­laron colab­o­radores con la causa inde­pen­den­tista. José Vicente Ariza tuvo deci­di­da par­tic­i­pación en la Guer­ra Fed­er­al, defen­di­en­do las ideas fed­erales, alcan­zan­do la jer­ar­quía de  gen­er­al de división. Reside más tarde en juris­dic­ción de Yaracuy, en donde ejer­ció car­gos de impor­tan­cia den­tro de la admin­is­tración públi­ca. Es des­ig­na­do máx­i­ma autori­dad de dos carteras min­is­te­ri­ales: Crédi­to Públi­co y Hacien­da. Ocu­pa tam­bién el car­go de gob­er­nador de la enti­dad bar­quisimetana en 1868.

 

Den­tro de la Capil­la San­ta Bár­bara están sepul­ta­dos los restos  de sus dos primeros propi­etar­ios.  En el fron­tis se puede leer la inscrip­ción abre­vi­a­da de uno de estos

Ariza com­pró el ora­to­rio-capil­la de San­ta Bár­bara por la can­ti­dad de 6.000 pesos, y veinte años después fal­l­e­ció entre Cabu­dare o Bar­quisime­to. En su tes­ta­men­to solic­itó, además de ser sepul­ta­do en el sagra­do recin­to, se grabara a la vez un mono­gra­ma en el fron­tis de la capil­la con las letras J.V.A, es decir José Vicente Ariza.

 

El inves­ti­gador de este ensayo, Tay­lor Rodríguez, ha declar­a­do en varias opor­tu­nidades que des­de su condi­ción de cro­nista ofi­cial de Palave­ci­no, se nie­ga a que tan­to la capil­la como las casas que la cir­cun­dan sean esta­ti­zadas dado los mon­u­men­tos históri­cos, declar­a­dos pat­ri­mo­nios cul­tur­ales de la nación en el munici­pio, están en fran­co dete­ri­oro desam­para­dos de cualquier pro­gra­ma de recuperación.

 

La más bella

En el libro Hacien­das Vene­zolanas, de los recono­ci­dos autores Graziano Gas­pari­ni y Ermi­la Tro­co­nis de Ver­a­coechea, ambos his­to­ri­adores, al estu­di­ar los detalles arqui­tec­tóni­cos de esta capil­la, escriben: “Se tra­ta de la hacien­da que tiene la capil­la más bel­la y arqui­tec­tóni­ca­mente más impor­tante entre todas las exis­tentes en Venezuela…”. Pag 180 año 1999.

 

Nótese en esta grá­fi­ca el púl­pi­to incli­na­do y la Vir­gen San­ta Bár­bara, así como el retablo may­or, un recli­na­to­rio y un cuadro del Sagra­do Corazón de Jesús

Evolución de la propiedad

Sín­te­sis de la evolu­ción de la propiedad del ora­to­rio-capil­la de San­ta Bár­bara y otros bienes cor­re­spon­di­entes a la Hacien­da San­ta Bár­bara des­de 1819 a 1987 

Una donación

Dos heren­cias

Dieciséis com­paras-ven­tas

Resumen del justiprecio

En resumen se ano­ta el justi­precio de la capil­la y otros bienes de la Hacien­da San­ta Bár­bara de Cabu­dare.

 

Siglo XIX

-3.500 pesos

-6.000 pesos

Siglo XX

-14.000 Bs

-14.000 Bs

-16.000 Bs

-45.000 Bs

-40.000 Bs

-33.000 Bs

-150.000 Bs

-850.000 Bs

-300.000 Bs

-2.500.000 Bs

 

Fuente: El Ora­to­rio-Capil­la de San­ta Bár­bara en el pro­ce­so históri­co de la comar­ca cabu­dareña 1793–2009 Tay­lor Rodríguez Gar­cía, cro­nista ofi­cial de Palavecino

Foto de la por­ta­da: Hacien­da San­ta Bár­bara en la actu­al­i­dad pertenece a la fun­dación que regen­ta el rec­tora­do de la Ciu­dad Inter­na­cional de la Salud

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *