En Palavecino sonaron los tambores en homenaje a San Antonio

Sombreros, garrotes y alpargatas, caracterizaron los bailes

Participaron los alumnos de
las escuelas José María Vargas y José Aparicio Salcedo
Cada 13 de junio, en diferentes
puntos del estado Lara se celebra la popular fiesta de San Antonio, digna
ceremonia que interpreta la devoción a este patrono y que especialmente en
Palavecino, el arraigo del evento es más acentuado al que se suman los
planteles escolares, sus alumnos, maestros y representantes.
El profesor Víctor Rivero,
director de la Escuela Estadal José María Vargas de Las Tunas, una localidad de
la parroquia Agua Viva, reseñó que esa institución cumplió 14 años promoviendo
la festividad “que es la esencia cultural del estado Lara”.
Alumnas y representantes de la Escuela El Tamarindo
-Lo celebramos en grande con la
procesión del santo co-patrono de Agua Viva por el entorno inmediato a la
escuela, para luego ofrecerle un tamunangue, que también es conocido también
como el baile de los negros de San Antonio, en donde los niños y maestros
combinan en baile una coreografía ampliamente ensayada desde educación inicial
hasta el sexto grado, para inculcarles ese legado de nuestros decendientes
afroamericanos, precisó Rivero entre el estruendo de los cohetes, tambores y
las cuerdas de los cuatros.

Semillero de tamunangueros

En plantel educativo que atiende
las comunidades Las Tunas, Vallecito, Agua Viva centro, se han trazado como
meta ser reconocidos como una escuela cultural, semillero de tamunangueros,
según sincera expresión de Rivas.
Acotó que el baile, es una
tradición que en la institución se promueve en todas las promociones salientes
con destacada participación de músicos y tamunangueros egresados de ese
“semillero” como Los tamunangueros de Agua Viva, patrimonio cultural de Palavecino.
 

Estudiantes de Escuela El Tamarindo

 homenajeron al santo con tamunangue

Notable participación

Detalló que en el baile a San
Antonio, participaron 67 escolares, desde educación inicial hasta sexto grado,
interpretando con su danza los sones del tamunangue en una nutrida actividad
cultural y académica.
Reseñó el docente que los niños
ejecutaron los siete bailes en honor a San Antonio.
Cada son del tamunangue fue  precedido de una salve (oración a la Virgen
María) en medio de la famosa pieza musical: La Batalla, interpretada por dos
alumnos que simularon una pelea con garrotes.
En la fiesta de San Antonio las
parejas bailaron al son de tambores, maracas y cuatros, dirigidos por 22
músicos, acompañados de cantos de los profesores Andrés Salguero y Editzzi
Lameda.
No faltó el tradicional sancocho
y el clarito para más de 120 representantes que deleitaron con la
extraordinaria coreografía en honor a San Antonio. 
Estudiantes de Escuela Las Tunas  de Agua Viva 
en homenaje a San Antonio 

Solemne promesa

Solemne y alegre fue la
celebración en honor a San Antonio en la Escuela José Aparicio Salcedo de El
Tamarindo, con la colaboración del cultor popular Miguel Pérez y las docentes
Margarita Barrios y María Fernanda Torín.
En la promesa al santo, las niñas
danzaron con sus esbeltos vestidos floreados en compañía de bailadores de
sombrero, garrote y alpargatas, con precisa coreografía que otorgó solemnidad a
la festividad popular. 

Texto y fotos:Luis Alberto Perozo Padua

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *