Fue intensa la actividad periodística en Lara

 

El primer periódico que apareció en Barquisimeto se llamó El Barquisimetano, editado por el licenciado Andrés Guillermo Alvizu.

 

En 1891 cir­culó el primer per­iódi­co de edi­ción diaria en Bar­quisime­to, denom­i­na­do El Mon­i­tor, dirigi­do por Anto­nio Álamo, vocero que se man­tu­vo infor­man­do a los lugareños durante seis años.

“Este diario imple­men­tó avi­sos, pregón, entre otros nove­dosos detalles”, apun­ta Rafael Domin­go Sil­va Uzcátegui, adi­cio­nan­do que fun­ciona­ba en una pequeña casa de pajaraque con gran cor­ral, que había en la esquina del ter­reno donde con­struyeron el Teatro Munic­i­pal (Teatro Juares).

Más tarde, en 1896, surgió otro diario: el Eco Indus­tri­al, el cual reseñó el acon­te­cer de la ciu­dad sin inter­rup­ción, has­ta finales de 1931. Este medio infor­ma­ti­vo fue fun­da­do y dirigi­do por don Loren­zo Álvarez.

Nace el vocero más antiguo

 

El 1º de enero de 1904, don Fed­eri­co Car­mona jun­to a su esposa y her­mano, inau­gu­ra la sede del diario EL IMPULSO en Carora.
Al cen­tro don Fed­eri­co Car­mona, renom­bra­do peri­odista  fun­dador de EL IMPULSO, acom­paña­do de famil­iares y colab­o­radores en Barquisiemto
En 1919, este vocero, el más antiguo aún en cir­cu­lación, se mudó a su mod­er­na sede en Bar­quisime­to, un edi­fi­cio de dos plan­tas, ubi­ca­do en la calle 25 entre 19 y 20, úni­co en la zona.
 

La imprenta en Lara

 

La primera imprenta cono­ci­da en Bar­quisime­to, la intro­du­jo Pablo María Unda en 1832. Fue situ­a­da en la casa de la seño­ra Jua­na Salas de Per­aza, casa anexa en donde per­noc­tó Simón Bolí­var, en la calle del Lib­er­ta­dor Nº 10, cuya primera impre­sión en este taller fue un avi­so para ofre­cer la nue­va empre­sa, con fecha 7 de mar­zo de 1833.
 
Según las cróni­cas de Sil­va Uzcátegui: “Era una imprenta pequeña, con una pren­sa de con­struc­ción antigua de madera y hier­ro, y todavía en 1904, esta­ba en esta ciu­dad. Para esta época pertenecía a un español de nom­bre Ángel Peche. Fue lle­va­da después a Gua­ma y, pos­te­ri­or­mente pasó a for­mar parte de la imprenta del esta­do Yaracuy”.
 

Cabudare tuvo su imprenta

 

La primera imprenta que se cono­ció en Cabu­dare, la intro­du­jo el gen­er­al Nicolás Patiño Sosa, al asumir la pres­i­den­cia del esta­do, pues esta local­i­dad era capital.
 
Era una imprenta usa­da que perteneció al gen­er­al Gumersin­do Giménez, quien la vendió al Gob­ier­no regional.
 
Se imprim­ió en esta pren­sa El Cón­dor de Tere­paima, primer medio de Cabu­dare, dirigi­do por el doc­tor Domin­go Ortiz y el gen­er­al Tomás Pérez.
 

Imprenta caroreña

 

Llegó a Caro­ra la primera imprenta una tarde de sep­tiem­bre de 1875, recibi­da con cohetes y vivas. “Pro­cedía de Mara­cai­bo… Con­ta­ba de una pren­sa de mano, cuya rama era de 35x24 ctms. No era muy grande el sur­tido de tipos… Fue estable­ci­da en la Calle del Sol.
 

Gil Fortoul, primer periodista

 

En 1878 se intro­du­jo la primera imprenta en El Tocuyo, com­pra­da por Car­los Lis­cano en sociedad con José Gil For­toul, des­ti­na­da para el Club de Ami­gos, quienes imprim­ieron el primer per­iódi­co apare­ci­do en dicha ciu­dad con el nom­bre de Aura Juve­nil, “dirigi­do por los direc­tores y redac­tores José Gil For­toul y Lisan­dro Alvarado.
 
El pres­bítero Ague­do Felipe Alvara­do, pár­ro­co de Quí­bor, jun­to a otros ciu­dadanos, com­praron una pequeña imprenta usa­da al gen­er­al Ramón Esco­bar para imprim­ir el Eco de Quí­bor en 1879.
 
A Siquisique la primera imprenta llegó en 1886 para edi­tar El Eco de Urdaneta.
 
La Imprenta Piar llegó a Dua­ca en julio de 1898, des­de Curazao, adquiri­da por Enrique Lingstuyl y Fer­mín Man­zanárez, para edi­tar en diciem­bre El Clarín.

 

POR Luis Alberto Perozo Padua

Publicado en Diario EL IMPULSO

 

Fran­cis­co Reyes Yanez,  reportero grá­fi­co de los años veinte
Pub­li­ci­dad de EL IMPULSO

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *