La maleta que olvidó Pérez Jiménez

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista


Todo comenzó cuando Pérez Jiménez, se fue en la madrugada del 23 de enero del 58. La casa de habitación del Presidente derrocado, en el callejón Sanabria de El Paraíso quedó en manos de la Guardia Nacional. El teniente Vinicio Augusto Plaza, uno de los militares encargados de la vigilancia, recibió una llamada telefónica en horas del mediodía del mismo 23 de enero.

Desde Europa, fue elegido como Senador  en las elecciones  de 1968 por el partido Cruzada Cívica Nacionalista (CCN);  sin embargo, la Corte Suprema de Justicia invalidó su elección basándose en tecnicismos legales

Era la señora Flor Núñez de Pérez Jiménez, esposa del dictador depuesto, quien llamaba desde Santo Domingo. 

-¿Qué sabe usted de una maleta que dejé olvidada en la casa, usted no la ha visto?
 
-No señora.
 
-Búsquela, por favor. Es una maleta blanca, de piel. Tiene una placa pequeña dorada con las iniciales ‘M.P.J.’. Yo lo llamo después. Debe estar en el cuarto o cerca de la puerta que va al jardín…
 

El teniente encontró la maleta en horas de la noche a eso de

El CCN logró postular a Pérez Jiménez para la Presidencia de la República en los comicios de 1973 pero representantes de los partidos mayoritarios propusieron y aprobaron en el Congreso Nacional, una enmienda constitucional destinada a inhabilitarlo políticamente

las siete, en uno de los corredores de la casa, cuando se estaban juramentando en Miraflores los nuevos ministrosdel Gobierno.

La señora de Pérez, días después, insistió en reclamar la maleta. 
 
El teniente Plaza se llevó el equipaje olvidado al cuartel de la Guardia Presidencial y luego se la entregó al contralmirante Larrazábal, presidente de la Junta de Gobierno. La maleta contenía ropa, por supuesto. Un uniforme de General de División, talla cuarenta y dos. Dos pijamas de seda natural, una de color azul con vivos de color rojo. La otra pijama era de color marfil y uno crema, con monograma ‘MPJ’ y documentos personales.
 

Reclamo del dictador

En octubre de 1958, Pérez Jiménez, en carta al cónsul general de Venezuela en Miami, señor Diógenes Peña, denuncia que cuando abandonó el país dejó ‘olvidada una maleta que contenía valores al portador. Y que parte de esos valores no figuran en la lista de los bienes que me han sido incautados. 
 
Los valores a los cuales me refiero -escribe Pérez Jiménez- son los siguientes: alrededor de tres millones de bolívares en bonos del Centro Simón Bolívar, alrededor de cien mil dólares en billetes y alrededor de trescientos mil bolívares en billetes de quinientos, cien, cincuenta, veinte y diez bolívares.
 

La conclusión de Oscar Yanes

A juicio del cronista e historiador Oscar Yanes, si se suma todos los sueldos legales que recibió el exdictador venezolano Pérez Jiménez, desde entonces hasta el 23 de enero de 1958, resultó que devengó legalmente del Estado venezolano por servicios prestados, incluyendo las remuneraciones especiales de fin de año, la suma de un millón doscientos ochenta y tres mil doscientos treinta y tres bolívares con tres puyas, (Bs1.283.233) pero cuando le restan a esta suma, la cifra que tenía en 1948, declara la Contraloría General, que se enriqueció en más de trece millones de dólares, ($13.000.000) “en exceso de haberes netos iniciales y su remuneración legítima” o sea, en una cifra que alcanza, siempre calculando el dólar a tres treinta y cinco, ($3.35) a cuarenta y tres millones quinientos cincuenta mil bolívares (Bs43.550.000).

 

Foto destacada: En agosto de 1963 el gobierno venezolano presidido por Rómulo Betancourt, extraditó al dictador depuesto Marcos Pérez Jiménez de Estados Unidos, lo encarceló y tras un controversial juicio lo sentenció a cuatro años de prisión por peculado y malversación de fondos. Al final de su sentencia, Pérez Jiménez fue liberado y se residenció en España
Fuente: Juicio y Sentencia al ex dictador Pérez Jiménez, Corte Suprema de Justicia de Venezuela. Ediciones Centauro. 1982
Oscar Yanes. Hoy es mañana o las vainas de un reportero muerto. Editorial Planeta 1994
 

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *