Rafael Arévalo González es el apóstol de la civilidad y las libertades ciudadanas

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista


Un cabito de vela servía para iluminar el trabajo literario de Rafael Arévalo González, desde su fría celda en La Rotunda. Por supuesto, no estaba permitida esa práctica para los presos políticos, menos para un confinado de su estatura moral. Ese día escribió una carta, una especial. Pese al contenido de la epístola -el cual lo afligía-, no cedió un ápice frente a la barbarie gomecista que intentó por años quebrar su espíritu. Restos de un creyón de grafito le favorecía los apuntes de sus pensamientos en aquellas líneas póstumas luego de más de tres décadas de encierro tras encierro.  

Rafael Arévalo González fue el primer periodista que desafió personalmente al despiadado dictador Juan Vicente Gómez. Una vida valiente, pues no entraba inconsciente en el peligro. Tenía los pies firmemente plantados sobre una tierra peligrosa. Lo han apodado el Apóstol de la Libertad de Expresión, otros El Mártir de la Libertad, por su atrevida postura frente a la tiranía.

juan-vicente-gomez-1934-640×381
gc3b3mez-en-el-hipodrc3b3mo-el-paraiso

A todas luces Rafael Arévalo González fue un civilista, un empedernido demócrata en tiempos cuando esa palabra era un anhelo en Venezuela, además de estar proscrita.

Contrariamente su vida intensa es poco conocida. Nació el 13 de septiembre de 1866, en Río Chico, hoy estado Miranda. Su hazaña, aparte de plantarle cara a la crueldad de Gómez y sus secuaces, se afinca en la fundación de El Pregonero, primer diario venezolano impreso en rotativa y vendido en las calles en voces de pregón en tiempos cuando hablar de libertades, era castigado con horrendas prácticas de tortura y muerte.

Preso político como oficio

Rafael Arévalo González, periodista, editor, padre de una honorable y honrada familia, también tuvo como singular oficio, ser un preso político porque era considerado un firme conspirador y desestabilizador tras las opiniones que nunca calló.

El principal pecado de Arévalo González fue precisamente opinar siempre en favor de las libertades ciudadanas, lo que le valió 14 prisiones, desde Joaquín Crespo hasta Juan Vicente Gómez, con residencia permanente en el Castillo San Carlos en el Zulia, en La Rotunda en Caracas y en el Castillo Libertador de Puerto Cabello. Todas por contrariar el régimen de turno. En total pasó 27 años detrás de los barrotes, o sea, el 40% de su vida preso.

Sus amigos y compañeros de luchas, afirmaban que Arévalo González tenía una maleta siempre dispuesta con un grabado en el que se leía: “Rafael Arévalo – La Rotunda”.

Una vista del macabro interior de la Cárcel La Rotunda en 1936

Su apoyo a la Generación del 28 fue contundente y abierta, y también lo encerraron por ese desafío. Encarcelado no vio nacer ni morir al último de sus diez hijos. Un celador le dijo una vez: “allá va el entierro de tu esposa” y así se enteró de su viudez. 

La periodista Carolina Jaimes Branger, destaca que su esposa Elisa Bernal Ponte -prima del Libertador- y sus hijos, padecieron las penurias que significaban tener al sostén de la familia preso. Jamás se quejaron. Elisa fue mujer de gran guáramo: se encargó de la Revista Atenas y con esa escasa ganancia mantuvo a sus 10 hijos. Murió unos meses antes de que Arévalo González saliera de su última prisión. En una carta escrita poco después de su liberación “Para mi Elisa”, él le expresa su infinita gratitud: «No obstante la inmensidad de tu infortunio, nunca tuviste para mí un reproche, ni una queja siquiera por haberte arrastrado a los horrores de mi negra suerte…Te encaraste con la desgracia, la frente erguida y el corazón sereno. Te reíste de la pobreza…». Elisa de Arévalo nunca se cansó de abogar por la libertad de su marido.

La numerosa familia de Don Rafael Arévalo Gonzalez Jorge Arévalo B., Doña Elisa B. de Arévalo, Gladys Arévalo B., Lilia Arévalo B., Graciela Arévalo B., Don Rafael Arévalo Gonzalez, Elba Arévalo B., Olga Arévalo B. y Nelly Arévalo

Rafael Arévalo González, jamás se doblegó, ni cedió sus principios a las pretenciones de los regímenes de turno. Su compromiso fue siempre las libertades ciudadanas, pese a su largo martirio. Falleció finalmente, en Caracas el 20 de abril de 1935.

Injustamente su memoria se ha tratado de echar al olvido por esa cultura militar heredada desde la Guerra de Independencia. Hoy más que nunca estamos llamados a desenterrar a estos héroes civilistas como Rafael Arévalo González, es nuestra obligación como honra a un pueblo que resiste y lucha en contra del oprobio, de la barbarie y el rescate de la decencia, los valores y el civismo, pisoteados por la abominable bota militar.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *