Tres días desde Barquisimeto a Caracas por tren

 

Juan José Peralta
Periodista


En febrero de 1877  el presidente, general Antonio Guzmán Blanco, puso en marcha el Ferrocarril Bolívar en su tramo de Aroa a Tucacas. De Barquisimeto los viajeros a la capital iban hasta Aroa por la carretera construida por el general Jacinto Fabricio Lara, hijo del prócer epónimo del estado.

En enero de 1891 el pres­i­dente Raimun­do Andueza Pala­cio inau­guró la eta­pa del fer­ro­car­ril Bar­quisime­to-El Hacha-Dua­ca, obra de gran trascen­den­cia que unió com­er­cial­mente al occi­dente con el cen­tro del país.

Via­jeros y car­gas Dos días a la sem­ana había via­je de Bar­quisime­to a Tuca­cas y los via­jeros a la cap­i­tal tard­a­ban un día en este trayec­to porque el tren se detenía en cada estación para recoger pasajeros y car­ga: Sacos de café o maíz, hua­cales de lechosas, cán­taras de leche, gal­li­nas vivas amar­radas por las patas, puerquitos muy pequeños, blo­ques de que­so y toda clase de car­ga iban en el piso jun­to a los pasajeros.

Lunes y jueves los via­jeros a Cara­cas lle­ga­ban a Tuca­cas donde dor­mían y al día sigu­iente  salían en un pequeño vapor de la com­pañía del fer­ro­car­ril y en unas cin­co horas desem­bar­ca­ban en Puer­to Cabel­lo, donde dor­mían para tomar al día sigu­iente el tren para Cara­cas. Eran “tres” días en trans­porte fer­roviario des­de Bar­quisime­to a la cap­i­tal de la república.

En la estación de Dua­ca se monta­ban pasajeros con pro­duc­tos del campo

La estación del fer­ro­car­ril Bolí­var esta­ba en ter­renos ocu­pa­dos hoy por la cat­e­dral met­ro­pol­i­tana y se con­vir­tió en epi­cen­tro de las activi­dades com­er­ciales, artís­ti­cas, cul­tur­ales y deporti­vas de Barquisimeto.

El tran­vía de cabal­li­tos Otra de las ini­cia­ti­vas del gob­er­nador del esta­do Lara, gen­er­al Aquili­no Juares, fue la con­struc­ción del tran­vía y la calle del Com­er­cio, hoy aveni­da 20, a par­tir de entonces fue sur­ca­da con rieles sobre los cuales se desplaz­a­ba un vagón tira­do por bes­tias lla­ma­do por la gente “el tran­vía de cabal­li­tos”, inau­gu­ra­do en 1897 para la reduc­ción del tiem­po de cir­cu­lación de pasajeros y mercancías.

Época de desar­rol­lo, en 1881 el gen­er­al Fabri­cio Jac­in­to Lara inau­guró el mer­ca­do públi­co que fue  demoli­do en la déca­da de los 50 para con­stru­ir el edi­fi­cio nacional. En 1890 fue inau­gu­ra­do el acue­duc­to y en 1896 mejoró el ser­vi­cio de alum­bra­do públi­co con la susti­tu­ción de faroles por bom­bil­los eléctricos.

El  inge­niero Andrés Pala­cios Hernán­dez con­struyó las líneas del tran­vía y la admin­is­tración estu­vo a car­go de la empre­sa Bolaño. El primer ger­ente fue el español Celesti­no Fraile Gar­cía, pop­u­lar y queri­do por su afa­bil­i­dad y cul­tura. Así fue la incor­po­ración de la vida bar­quisimetana a la era del fer­ro­car­ril con su tran­vía local que algunos uti­liz­a­ban para “pasear” des­de el cen­tro de la ciu­dad has­ta la estación del ferrocarril.

Foto de por­ta­da: La estación de Bar­quisime­to fue cen­tro de impul­so a la economía de la región

La estación de Aroa era cono­ci­da por su cer­canía a las minas de cobre del Libertador
El tran­vía de cabal­li­tos llev­a­ba a la gente del cen­tro de Bar­quisime­to a la estación del Fer­ro­car­ril Bolí­var, salien­do de la plaza frente a la catedral

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *