José Gregorio Hernández durante La Gripe Española

 

Francisco González Cruz
Escritor

En octubre de 1918 llega a Venezuela la pandemia de gripe española que causa la muerte de más de cuarenta millones de personas en el mundo; en Venezuela se estima unas ochenta mil, de las cuales más de 1.500 fueron en Caracas. El Dr. José Gregorio Hernández acaba de llegar de actualizar sus estudios de Embriología e Histología en Nueva York y en Madrid, y se incorpora al intenso trabajo de la emergencia. Se crean Juntas de Socorro, comisiones para cada parroquia y 6 hospitales de aislamiento


La Jun­ta de Socor­ro Nacional que­da encar­ga­da de coor­di­nar toda la lucha con­tra la epi­demia. Con­for­ma­da por el arzo­bis­po Mons. Felipe Rincón González, Vicente Lecu­na, San­ti­a­go Vegas, Dr. Fran­cis­co, Anto­nio Risquez, Dr. Rafael Reque­na y coor­di­na­da por el Dr. Luis Razetti, todos ami­gos y cole­gas del Dr. Hernán­dez, quien se incor­po­ra como uno de los más activos luchadores. Susti­tuye su cos­tum­bre de vis­i­tar a pie a los pacientes y uti­liza durante vein­tidós días un automóvil con chofer para dar may­or alcance a su tra­ba­jo. Los miem­bros de la Acad­e­mia Nacional de Med­i­c­i­na, ante la pro­lif­eración de noti­cias fal­sas y reme­dios inútiles, pub­li­can una declaración ofi­cial expli­can­do en qué con­sistía la enfer­medad y cuáles eran los tratamien­tos más convenientes.

Los doc­tores José Gre­go­rio Hernán­dez y Luis Razetti declar­an públi­ca­mente que lo que esta­ba matan­do a tan­ta gente no era la gripe propi­a­mente dicha, sino el esta­do de abso­lu­ta pobreza y mis­e­ria en que vivían la may­oría de los vene­zolanos, mal ali­men­ta­dos y con escasas o ningu­nas condi­ciones de higiene, muchos con padec­imien­tos cróni­cos de palud­is­mo y tuber­cu­lo­sis. En diciem­bre del mis­mo año, la gripe ‑luego de sus estragos‑, se fue como había llegado.

Toma­do de eneltapete.com

Foto de por­ta­da: José Gre­go­rio Hernán­dez en París, 1890

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *