Las bombas de gasolina en Barquisimeto

 

Omar Garmendia
Cronista y escritor

En los inicios del automovilismo en Barquisimeto hacia 1910, al ser los vehículos importados, así como los repuestos, la gasolina, aceites y lubricantes, también lo eran. La gasolina se expendía en latas de un galón y hasta en envases de 18 o 20 litros y se podían adquirir en las pulperías, al igual que ciertos repuestos y accesorios


Las cajas de 18 litros “sello azul” de 73 octanos se vendían en 20 bolívares y la “sello rojo” a 23, de 79 octanos. Hasta bien avanzado el año 30, en Venezuela se consumía la gasolina Wico, que traía la West India Oil Co. Un tambor Wico de 36 litros valía 70 bolívares. Todo automovilista tenía la obligación, de llevar su propio combustible, porque no en todos los poblados se vendía y no había ni una sola bomba o surtidor de gasolina en esos largos trayectos.

 

Primera bomba de gasolina moderna en el camino que conduce de Barquisimeto a El Tocuyo ( copiada del libro del escritor Larense Hernann Garmendia


En 1925-1930, la Standard Oil Co. implantó las primeras bombas en los garajes y sitios estratégicos en Caracas, así como a la entrada y salida de las poblaciones en el interior del país. Las bombas instaladas por las petroleras funcionaban por gravedad. Era necesario escurrir la manguera a fin de vaciar todo el contenido en el tanque.

Existían las bombas manuales de gasolina fabricadas por Gilbert & Baker de 40 litros. Su cilindro superior de vidrio se llenaba bombeando con una palanca en la parte inferior del artefacto que, al mover la la bomba de succión, llenaba el cilindro de vidrio. Se succionaba la gasolina desde un tanque subterráneo, cuya capacidad total no iba nunca más allá de los dos mil litros. Al abrir la válvula de la manguera, la gasolina bajaba por gravedad, a través del tubo de descarga.

Aspecto del Mercado Público de Barquisimeto y la bomba de gasolina de la ciudad


En Barquisimeto se instalaron estos surtidores. Uno de ellos estaba ubicado hacia el lado norte del Mercado Municipal, por la carrera 17 haciendo esquina con la calle 25 (esquina sureste). En una especie de glorieta se observa el surtidor de gasolina que lleva el nombre de Lagopet (compañía radicada en Maracaibo) e incluso se observa la manguera del mismo y arriba aparece el nombre de Esteban Ramón París, beneficiario de concesiones petroleras en la época de Juan Vicente Gómez. Otro surtidor de gasolina estaba colocado por el lado sur del Mercado Municipal de Barquisimeto en la carrera 16 esquina de la calle 24. Estas fotografías están contenidas en la memoria gráfica sobre obras ejecutadas por Juan Vicente Gómez en 1929.


Fuentes documentales consultadas:
Schael, Guillermo J. (1982). Apuntes para la historia del automovilismo. Caracas.
Schael, Alfredo (2008). Automóviles y caminos. Seguros Caracas: Fundación Museo del Transporte.
Garmendia, Hermann (1969).Sociología pintoresca de Barquisimeto.

Fuentes fotográficas:
Colección Museo del Transporte. Caracas.
Colección Gabriel Marullo, Remembranzas de un Pasado. Barquisimeto.
Colección Prof. Luis Suárez. Barquisimeto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *