Los dos Tocuyos

Ulises Dalmau 
Investigador histórico
ulisesdalmau22@gmail.com

En las Crónicas de Indias se refleja una curiosa identidad toponímica que establecieron los conquistadores a mediados del siglo XVI entre El Tocuyo, ciudad matriz (hoy estado Lara) y El Tocuyo provincia aledaña a la gran laguna de Tacarigua (hoy estado Carabobo)


Juan de Villegas

Se intuye que al llegar por primera vez al río El Tocuyo, la palabra más común escuchada en boca de los aborígenes fue Tucuy -agua de yuca- nombre del lienzo que elaboraban con fibra de algodón, endurecida seguramente con lo que hoy llamamos almidón. Pero ¿qué razón habría para, entre tantos nombres, duplicar más adelante el de esta ciudad recién fundada?

En las “Noticias Historiales de las Conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales” del cronista franciscano español Pedro Simón, se hace referencia a una expedición organizada por Alonso Arias de Villasinda, gobernador de la Provincia de Venezuela para el período 1553-1557, que salió de la ciudad de El Tocuyo para tomar las provincias que estaban hacia el este, más allá de Nirgua, dadas las “noticias que le avían dado por el Puerto de la Borburata, y por las entradas, y conquistas que se avían hecho en Nirua, de la muchedumbre de naturales que avía en las Provincias de adelante, derecho al leste que llamaban del Tocuyo (diferente deste otro, donde estava la ciudad) y otras cerca de la gran laguna que llaman Tacarihua.”  

La movilidad de los conquistadores estuvo marcada inicialmente por la ambición del oro. Luego de fundar a Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción de El Tocuyo, el 7 de diciembre de 1545, además de continuar tras el precioso metal, trataron de ubicar tierras para avecindarse y sembrar, así como un puerto más accesible que el de Santa Ana de Coro para el intercambio comercial.

Así fue como Juan de Villegas y sus expedicionarios atravesaron rumbo al este el valle que llamaron del Tocuyo (diferente a aquel) hasta llegar a la gran laguna de Tacarigua tomándola como posesión el 24 de diciembre de 1547.

Días después atravesaron la serranía hacia el norte para proveer el auto de fundación de Nuestra Señora de la Concepción de Borburata el 24 de febrero de 1548, poblamiento interrumpido por la muerte del gobernador Juan Pérez de Tolosa, que obligó a Villegas a devolverse a El Tocuyo, para concretarse con 40 pobladores el 10 de abril y ser nombrado su primer Cabildo.

La referencia a otro “Tocuyo”, hecha por los de Villegas en este viaje y mencionada por Villasinda como argumento de la expedición posterior a la del conquistador sevillano, quizá se fundamentó en la similitud que observaron entre el río El Tocuyo y el río Pao, dos cursos de agua que atraviesan sus sabanas en medio de valles, donde habitaban abundantes naturales.

Hoy se han difuminado con el tiempo las costumbres, modo de hablar y creencias comunes que lógicamente debieron haber compartido tocuyanos, borburateños y los primeros valencianos durante esa transición entre Conquista y Colonia.

Queda como recuerdo de aquella identidad el obligatorio paso y descanso entre jornadas, para los constantes viandantes entre occidente y centro. Un caserío (hoy capital del municipio Libertador) que en honor a su ancestral ciudad de origen- comenzaron a llamar El Tocuyito y llegó a tener gran desarrollo como sitio de intercambio agropecuario y asiento de fundos de los valencianos y una notable importancia histórica por ser territorio donde se libraron las dos batallas de Carabobo durante la Guerra de Independencia (1814 y 1821) y la batalla de Tocuyito que marcó en 1899 el triunfo de la Revolución Liberal Restauradora y el inicio de la hegemonía andina del siglo XX.

Catedral de El Tocuyo, estado Lara. Colección de Antonio José Saldivia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *