Los primeros monumentos del Campo de Carabobo

Luis Heraclio Medina Canelón
Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

Es falso que el primer monumento de Carabobo es el construido con motivo del centenario de la batalla en 1921, como se ha dicho en algunas redes. Veamos cuales fueron los primeros monumentos en el campo inmortal de Carabobo


Hoy en día todos conocemos el conjunto de monumentos del Campo  de Carabobo, compuestos por el Arco, el Altar de la Patria y la Avenida Monumental con sus anexos. Los que no han ido, por lo menos lo conocen por videos o fotografías. Pero son pocos los que conocen la historia de los anteriores monumentos de Campo de Carabobo.

El primer monumento

El Congreso de Colombia, reunido en Cúcuta, el 23 de julio, poco después de la batalla del 24 de junio de 1821 decretó erigir una columna conmemorativa en el lugar de la batalla. 

No tenemos con exactitud en qué fecha se colocó una enorme viga de madera, de unos diez metros de largo, a la que los lugareños llamaban “el Palo de Bolívar”    lo cierto es ya existía ese monumento para el año de 1886; en efecto, el diario valenciano “La Voz Pública” reseña la primera celebración de un aniversario de la batalla en el mismo lugar de los hechos.

La iniciativa de la celebración fue del músico Francisco Ricardo Lozada.  En el diario se describe una romería de coches y caballos que se trasladaron al sitio desde el día anterior, pernoctando en el caserío de Las Manzanas, inmediato al lugar,  para poder estar a primera hora del 24, cuando se llevó a cabo el acto central con una banda musical y presencia de multitud de personas,  entre ellas un anciano veterano de la batalla y un sobrino de El Libertador.

El segundo monumento

Ya en el siglo XX, en tiempos de Cipriano Castro, el presidente del estado Carabobo el general andino Gerónimo Maldonado, ordena en 1901 la construcción de la columna ática, que había sido decretada por el Congreso de Cúcuta, la cual sería de cimento romano, obra que ejecutaría el famoso marmolero Roversi, contratista de varias obras en Tocuyito y Valencia.

Esta bonita columna tenía casi diez metros de alto y estaba a un lado del camino y lo llamaban “el Obelisco de Carabobo”. Este monumento fue inaugurado con toda pompa el 31 de marzo de ese mismo año, lo cual fue reseñado por “El Cojo Ilustrado” con sus respectivas fotografías, donde se observan multitud de caballeros de a pié y a caballo, soldados uniformados, músicos y banderas.

Cada uno de los cuatro lados de la columna tenía una inscripción alegórica: Una alusiva a la victoria del 24 de junio de 1821 y Simón Bolívar, otras dos en honor a los comandantes divisionarios muertos en la batalla: Manuel Cedeño y Ambrosio Plaza y la cuarta hace referencia al decreto del Congreso de Cúcuta.

La columna de Maldonado permanecerá solitaria como único monumento hasta 1921 cuando sea derribada para la construcción del soberbio Arco de Carabobo.

El monumento que no fue 

Posteriormente, Cipriano Castro, años más tarde, decide hacer una obra de mayor prestancia y convoca a un concurso para la erección en el Campo de Carabobo de un monolito con una estatua alusiva.

El artista encargado es Eloy Palacios y en Europa ejecuta la obra diseñada con una base de rocas que representan el territorio liberado por Simón Bolívar en las rocas se sitúan tres figuras que representan las tres repúblicas que integraron la República de Colombia: Venezuela, Nueva Granada y Ecuador. Sobre las rocas surge una palmera con hojas de metal sobre las que se posa una escultural indígena desnuda, en nombre de la libertad.

La obra originalmente destinada a Carabobo terminó en Caracas, donde erróneamente la conocen como «India del Paraíso»

Pero en el ínterin y antes de que llegue la escultura a Venezuela, el vicepresidente Juan Vicente Gómez, traiciona a Castro y le da un golpe de estado. Cuando la estatua le es presentada a Gómez, éste manifiesta su descontento: no le gusta la obra y la escultura termina en las afueras de Caracas, en una nueva urbanización que se está construyendo: en El Paraíso, donde la conocen como “La India del Paraíso”.

Posteriormente, durante el gobierno de Gómez es que se construirá el Arco de Carabobo (1921) para celebrar el primer centenario de la batalla, y luego en 1930, para conmemorar el primer centenario de la muerte del Libertador se erigirá el Altar de la Patria.

En 1971 durante la administración del Dr. Rafael Caldera se hará una restauración total del conjunto y se fabricará la Avenida Monumental, con el Diorama, el Mirador, el edificio de la Guardia de Honor y otras obras menores, convirtiendo el área en un bellísimo parque.

Luis Medina Canelón

Abogado, escritor e historiador Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *