Mariano Kossowski, la pasión por el registro visual (FOTOS)

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista y cronista
luisperozop@hotmail.com
IG/TW: @LuisPerozoPadua

Solo se escuch­a­ba el cru­jir de las patas de madera de una antigua pero noble mece­do­ra en aquel caserón for­ti­fi­ca­do de sig­los pasa­dos, en donde el niño Mar­i­ano Kos­sows­ki, miran­do como escur­ría la llu­via por los vidrios de un ven­tanal, soña­ba despier­to con la magia del cine.

Des­de tier­na edad mostró un tem­pera­men­to dís­co­lo, lleván­do­lo a con­fe­sar­le a sus padres que quería perseguir el sueño de ser cineas­ta, rev­elación que alar­mó a sus prog­en­i­tores en espe­cial a su padre, Segis­mun­do Kos­sows­ki, un inge­niero y con­struc­tor de puentes, quien decidió, por recomen­dación de un tío, inscribir­lo en la escuela mil­i­tar para que olvi­dara tal disparate.

Ras­treamos en la gran red, que Mar­i­ano vino al mun­do en Polo­nia en 1921, en el seno de una famil­ia adin­er­a­da y que ostenta­ban un títu­lo de nobleza que hab­it­a­ban una for­t­aleza del siglo XII, que muchos años más tarde, ya ter­mi­na­da la guer­ra, fue con­ver­ti­da en una gran casa de huéspedes.

Dolorosa expe­ri­en­cia

La escrito­ra y colum­nista Marisela Gon­za­lo Febres, real­izó una extra­or­di­nar­ia sem­blan­za de nue­stro per­son­aje, en el cual describe que Mar­i­ano con­fe­saría que la eta­pa como mil­i­tar fue la más dura de su vida, ya que le tocó par­tic­i­par en una de las guer­ras más cru­eles y san­gri­en­tas de la his­to­ria de la humanidad, la Segun­da Guer­ra Mundi­al; recuer­da con espe­cial hor­ror la res­ur­rec­ción de Varso­via, sin embar­go, las difí­ciles cir­cun­stan­cias no impi­dieron que el joven Kos­sows­ki se destacara den­tro de los gru­pos coman­do, cuya mis­ión era volar puentes qué ironía, su padre los con­struía… para impedir el avance de las tropas alemanas.

El val­or demostra­do le val­ió el ran­go de teniente y la más hon­rosa dis­tin­ción que se le podía entre­gar a un com­bat­iente, la Cruz de Bronce, –retra­ta Gon­za­lo Febres y prosigue- pero tam­bién le dejó grabadas las más ter­ri­bles imá­genes que has­ta sus últi­mos días inter­rumpen sus escasas horas de sueño.

Es bueno men­cionar que el padre de Mar­i­ano Kos­sows­ki, no sólo con­struía puentes, sino que además, era afi­ciona­do al cine y por cada vil­la que vis­ita­ba, deja­ba insta­l­a­da una pequeña y rudi­men­ta­ria sala cin­e­matográ­fi­ca, explicán­dose entonces la pasión del mucha­cho por los aparatos que capt­a­ban las imá­genes y que luego cap­tarían tam­bién el sonido.

Cambió el fusil por una cámara

Al finalizar la con­tien­da béli­ca, Kos­sows­ki decidió perseguir su sueño de juven­tud, y ani­ma­do por unos ami­gos que cono­ció en Europa, e influ­en­ci­a­do por un tío-abue­lo (quien sería el primer inge­niero cerve­cero que vino a Venezuela) dio el gran salto del des­ti­no, el cual esta­ba mar­ca­do por la noticia.

Gon­za­lo Febres pre­cisa que lejos de su natal Polo­nia, cam­bió el uni­forme mil­i­tar por una cámara de cine que pesa­ba más que un car­go de con­cien­cia y una male­ta con todos los equipos nece­sar­ios para dejar plas­ma­da en miles de met­ros de cin­ta, parte impor­tante de la his­to­ria de Venezuela, des­de medi­a­dos del siglo pasado.

Su fasci­nación por la provin­cia, lo llevó a realizar los primeros noticieros regionales: los cuales tenían por nom­bres: “Actu­al­i­dades Chama” con noti­cias de la zona and­i­na; “Actu­al­i­dades Cata­tum­bo”, des­de la región zuliana y “Actu­al­i­dades Tere­paima”, desta­can­do los val­ores y la actu­al­i­dad infor­ma­ti­va de Cen­troc­ci­dente. Tam­bién copro­ducirá pro­gra­mas con gran reper­cusión, como” Aler­ta”, “Dimen­sión Humana” y “Venezuela Vibra”, par­tic­i­pan­do además de man­era desta­ca­da, en el primer gran noticiero del país “El Obser­vador Creole”.

Aunque decidió vivir en Bar­quisime­to, escribe Gon­za­lo Febres, nue­stro biografi­a­do recor­rió el país de pun­ta a pun­ta jun­to a su esposa y com­pañera incans­able, Luba de Kos­sows­ki, con quien tuvo tres hijos, Cristóbal, Jorge y San­ti­a­go, éste últi­mo moriría en un desafor­tu­na­do acci­dente aéreo, cuan­do, sigu­ien­do los pasos de su padre, cubría un incen­dio fore­stal en el esta­do Méri­da, en su memo­ria se creó el Grupo de Rescate San­ti­a­go Kossowski.

El infor­tu­nio nun­ca ami­lanó a Mar­i­ano Kos­sows­ki, destacán­dose como un ver­sátil reportero, lo que lo llevó a cubrir los acon­tec­imien­tos políti­cos, reli­giosos, deportivos, cul­tur­ales y sociales más rel­e­vantes del inte­ri­or del país.

Periodista y pionero

Kos­sows­ki doc­u­menta­ba todo, abso­lu­ta­mente todo lo que con­sid­er­a­ba noti­cioso o intere­sante, por tan­to, sobre­sal­ió con doc­u­men­tales de gran val­or como “Sigu­ien­do los pasos de Doña Bár­bara” donde enfa­ti­za la vida real de esta mujer inmor­tal­iza­da por Rómu­lo Gallegos.

En una entre­vista para el Diario El Impul­so, su hijo Jorge Kos­sows­ki rev­eló que en 1978, sien­do Mar­i­ano Kos­sows­ki jefe de cor­re­spon­sales de RCTV “mi padre y yo desar­rol­lam­os el primer sis­tema de microon­das ded­i­ca­do al envío de noti­cias y mate­r­i­al audio­vi­su­al des­de todas las regiones del país hacia Cara­cas”, esto los con­vir­tió en los pre­cur­sores de esta tec­nología en Latinoamérica.

El agu­do olfa­to de peri­odista de Mar­i­ano lo llevó a fun­dar la Aso­ciación Vene­zolana de Peri­odis­tas en su Capí­tu­lo Cen­troc­ci­den­tal y creó la primera y más impor­tante red de cor­re­spon­salías en el ter­ri­to­rio nacional, la cual prestó sus ser­vi­cios durante muchos años a Radio Cara­cas Tele­visión, has­ta que llegó el momen­to del gran reto: su propia televisora.

Noticiero Lara

“Noticiero Lara” dará de que hablar, pues era otra de las pro­duc­ciones pio­neras de Kos­sows­ki. El espa­cio era pro­duci­do por Mar­i­ano & Co, su com­pañía de pro­duc­ción cin­e­matográ­fi­ca reg­istra­da a fines de 1949.

El noticiero sal­ió al aire a finales de 1950 y era graba­do en for­ma­to de 16 mm, en loca­ciones calle­jeras, pos­te­ri­or­mente era proyec­ta­do en clubes, escue­las, y en una enorme pan­talla situ­a­da en el esta­cionamien­to de Sears, durante tres años, has­ta que los propi­etar­ios de cines de Bar­quisime­to protes­taron, dada su gra­tui­ta condición.

“Noticiero Lara” fue denun­ci­a­do ante el Con­ce­jo Munic­i­pal local por ser un “infe­liz” com­peti­dor de los teatros y cin­e­mató­grafos de la región.

Este espa­cio fue la primera pro­duc­ción de noti­cias más impor­tante hecha fuera de la cap­i­tal de Venezuela.

En 1953, apare­ció la tele­visión en Venezuela, y “Noticiero Lara” fue incor­po­ra­do como un seg­men­to del “Obser­vador Cre­ole” pro­duci­do por Radio Cara­cas Televisión.

Pasa­do los años, Mar­i­ano Kos­sows­ki fun­dará Pro­mar Tele­visión, tras su expe­ri­en­cia con la cor­re­spon­salía de Radio Cara­cas Tele­visión. La nove­dosa tele­vi­so­ra sal­ió al aire el 14 de sep­tiem­bre de 1995.

Mar­i­ano Kos­sows­ki se marchó a otras instan­cias el 15 de octubre del 2000, a recor­rer rum­bos celes­tiales, per­sigu­ien­do su pasión en un tra­jín infinito.


Fotos: Car­los Guer­ra Brandt

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Un comentario en « Mariano Kossowski, la pasión por el registro visual (FOTOS)»

  • el 19 octubre, 2021 a las 2:36 am
    Enlace permanente

    IT que tiem­pos aquellos
    A. MARIANO .lo conocí cuan­do yo tra­ba­ja­ba en el aerop­uer­to Jac­in­to lara .en barquisimeto.por los años70 .era muy bue­na persona .
    .ERA UN ” AMIGO”

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *