Naudy Salguero “A los cuatro años aprendí a leer con EL IMPULSO”

Naudy Salguero, lle­va con­si­go el gen­ti­li­cio palavecinense

ESCUCHAR LOS RELATOS de Naudy Salguero,
quien recientemente arribó a los 69 años de edad, es sumergirse en el Cabudare de
antaño

Pre­cisa Salguero que su relación con EL IMPULSO tuvo su géne­sis cuan­do tenía cua­tro años “porque en Cabu­dare solo se conocía este diario. Era el úni­co que cir­cu­la­ba a manos de aque­l­la leg­en­daria figu­ra denominado
el pregonero”.
Expli­ca que este míti­co per­son­aje no preg­o­na­ba, “no anun­cia­ba la ven­ta del per­iódi­co a fuerza de gri­tos como luego se cono­ció, sino que sim­ple­mente salía con los per­iódi­cos a pie a
dis­tribuir­los selec­ti­va­mente casa por casa, a las per­snal­i­dades que en ese
entonces era con­se­cuentes lec­tores y no alcan­z­a­ban unas treinta”.
“Podemos men­cionar como
lec­tores asid­u­os de EL IMPULSO, a tío don Eurípi­des Ponte, don Felipe
Ponte, el doc­tor Agustín Gómez Rojas, Augus­to Casamay­or, entre otros, que
era recono­ci­dos caballeros letra­dos del pueblo”, comen­ta con vehe­men­cia sumergi­do en los rescol­dos de sus recuerdos.
Refiere que muy niño, acom­pañan­do la con­va­le­cen­cia de
su tío Eurípi­des, que padecía una infec­ción pul­monar, tuvo la
suerte que cua­do éste ter­mina­ba de leer EL
IMPULSO, lo senta­ba jun­to a su sil­lón para enseñar­le las primeras
letras. 
“Esto me per­mi­tió, que a la edad de cua­tro años, me pro­movier­an al primer gra­do en una
escuela que regenta­ba la edu­cado­ra y enfer­mera Aura Rosa Aguero de Rojas,
situ­a­da en Pueblo Arri­ba”, man­i­festó sum­i­do en los recuerdos.
Otra de las viven­cias de Salguero, sería que a midad de estar cur­san­do el primer
gra­do, fue pro­movi­do para segun­do gra­do, exa­m­en que pre­sen­tó en la ofic­i­na de la direc­to­ra cuya prue­ba fue
leer una pa´gina de EL IMPULSO, para
demostrar que esta­ba apto para con­frontar el nue­vo grado.
Desta­ca que ya un poco más grande, a los doce años conc­re­ta­mente, bus­ca­ba afanosa­mente entre las pági­nas de EL IMPULSO, todo lo ref­er­ente al
beis­bol, “Esa rival­i­dad permanente
entre Mag­a­l­lanes y el Cerve­cería Cara­cas, venía muy bien reseña­do en EL IMPULSO”.
Otros artícu­los de oblig­a­da lec­tura para Salguero era la colum­na del
his­to­ri­ador y peri­odista de opinión ‑como se les denom­ina­ba -, Ramón Brito Calles bajo el seudón­i­mo de Juan de Tere­paima, esclare­ci­do cabu­dareño, cuya pluma abor­d­a­ba temas históri­cos del pueblo, geografía, políti­ca y cotidianidad.
Como anec­do­rio vin­cu­la­do al per­iódi­co cen­te­nario, Salguero remar­ca que cuando
vis­ita­ba a don Jesús María Aguero, el bar­bero más antiguo de Cabu­dare, quien salud­a­ba con afec­to a los transeúntes que se detenían en el local con­tiguo a la aveni­da Lib­er­ta­dor, la gente le
pre­gunt­a­ba cómo esta­ba, el fígaro respondía con gra­cia bajo un serio sem­blante: “pa‘ trás ni pa cojer impulso
que fue fun­da­do en 1904”.

Texto y foto:

Luis Alberto Perozo Padua

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *