Argenis Latiegue “Crecí en Cabudare leyendo EL IMPULSO”

Argenis Latiegue, Cabudareño ejemplar

ENCONTRAMOS A ARGENIS LATIEGUE rebuscando libros en la Biblioteca Hector Rojas Meza de Cabudare. 

Con EL IMPULSO debajo
del brazo para no olvidarlo en algún lugar, afirma que creció leyendo EL IMPULSO en casa de la familia Rodríguez Colmenárez, situada en el barrio Turén.

Argenis llegaba temprano a la amplia casona
a esperar al joven Dante Rojas, distribuidor del diario en el Cabudare de antaño.
“EL IMPULSO costaba 0,50
bolívares para la época de mi niñéz”, sostiene al tiempo que
añade que se afanaba en
buscar la columna Camino y Espejo de Hermann Garmendia y El Hilo de la Cuarenta
de José Indave Meléndez.
Uno de los artículos de Garmendia que más le llamó la atención sería aquel en donde narraba que “a las personas con los cachetes chupados, el barbero le ofrecía una metra para poder realizar mejor el
trabajo de rasurado. Así iba empleando la metra
a los clientes subsiguientes”.
Con el periódico en mano, apretujado como un tesoro, Argenis describe que lo que
leía con más pasión era el cuerpo de deportes, pues esboza, que los reporteros
narraban las noticias con tanta pasión “que el lector se
transportaba y vivía la experiencia. Leer
los juegos de beisbol en los años 70 era algo
sensacional”.
Dante Rojas distribuía EL IMPULSO desde una casona patrimonial, en
donde había nacido el doctor José Antonio Ponte, sexto arzobispo de Venezuela.
“La gente acudía a esa casona colonial, especialmente a mi,
porque tenían un tinajero debajo de
un arbol de mamón, con una totuma para
beber agua fresca”. Narra que la piedra
del tinajero estaba recubierta de muzgo.
El periódico no lo leía todo el mundo -dice-,
más que todo compraban EL
IMPULSO la gente que le gustaba leer, de cierta condición social.
Asienta con agradecimiento que en EL
IMPULSO, el pueblo de Cabudare y el hoy municipio Palavecino, ha tenido un
espacio preponderante, destacando en sus páginas el diario acontecer, las crónicas e historias del ayer, y la cultura.
Con las páginas de EL IMPULSO se ha enriquecido la colosal hemeroteca de la
biblioteca pública en donde labora,
lo cual ha sido de especial utilidad para los estudiantes de media y
diversificado, y tesistas universitarios.
Según el registro del bibliotecario, una de las páginas más consultadas por mucho tiempo era la de ecología de EL IMPULSO, escrita por Mayra Tornay, así como los ensayos biográficos de GENTE, escritos por Oscar Castro
Leal, Larry Camacho, Martín Martínez y quien suscribe esta nota.
“Quisiéramos que EL IMPULSO retomara nuevamente la página de GENTE, para seguir resaltando figuras
y personajes de a pie, que edificaron con su proceder este lar. Con estas páginas EL IMPULSO sacó del anonimato a hombres y mujeres de gran relevancia”, puntualiza Argenis.

Texto y foto:
Luis Alberto Perozo Padua

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *