Paisajismo larense, la perpetuación de la cambiante naturaleza y realidad

Freddy Torrealba Z.
Historiador y escritor

Los pin­tores que hicieron vida en la primera mitad del siglo XX pasa­do son los des­cubri­dores de la par­tic­u­lar­i­dad de la luz y su col­or azul gris en la local­i­dad, sien­do su prin­ci­pal pro­tag­o­nista Rafael Monas­te­rios. Estos artis­tas plás­ti­cos con­vierten en arte ese fenó­meno atmos­féri­co sin repeti­ción en el resto del país. Su ori­gen rad­i­ca en la lumi­nosi­dad del sol trop­i­cal y los ras­gos de esta tier­ra larense. 

Es así como este arte se ha arraiga­do has­ta la actu­al era de la glob­al­ización en que la var­iedad del arte sigue grav­i­tan­do la vida del hombre.

A par­tir de 1936 con la fun­dación de la escuela de Artes Plás­ti­cas el hecho atmosférico–climática será abor­da­do en las clases de la EAP por Monas­te­rios lo cual en lo suce­si­vo pros­eguirán otros docentes y alumnos.

Antes de 1936 lo harán los artis­tas auto­di­dac­tos, entre otros Pablo Suárez. Los prin­ci­pales mae­stros del paisajis­mo larense se sem­braron en las nuevas gen­era­ciones a través del aula en la Escuela de Artes Plás­ti­cas Martín Tovar y Tovar. De esa for­ma Rafael Monas­te­rios, José Reque­na y Tri­no Oroz­co tienen sus mejores suce­sores en var­ios artis­tas cul­tores de esta cor­ri­ente pic­tóri­ca. Cada uno con sus par­tic­u­lares téc­ni­cas y estilos.

Por lo tan­to ten­emos dos ver­tientes, a saber: la de los auto­di­dac­tos lev­an­ta­dos en la prác­ti­ca y estu­dios por cuen­ta propia y la de los aca­d­e­micis­tas pro­vis­tos de teoría for­ma­dos en el seno de la EAPMTT.

Paisaje de Rafael Monasterios

Algunos ofi­ciantes

Pablo Suárez es un pin­tor auto­di­dac­to echa­do al olvi­do, pero creador de una obra en la que desta­can unos atrac­tivos paisajes y estam­pas cos­tum­bris­tas. Era habi­tante del sec­tor de La Estación detrás de la igle­sia Cat­e­dral donde se le observ­a­ba diari­a­mente ded­i­ca­do a su labor artística.

José “Che” María Giménez es dis­cípu­lo de Rafael Monas­te­rios entre 1936 y 1941. Se le con­sid­era un expo­nente del paisajis­mo larense en que apela a los col­ores tenues y la exaltación de lo vernáculo.

Arístides Are­nas pertenece a la primera cama­da de la Escuela de Artes Plás­ti­ca. Tam­bién era morador de La Estación en la car­rera 29 entre 32 y 33. Le sobre­vive el músi­co y edu­cador Julián Are­nas, direc­tor del Grupo Cul­tur­al Trébol. 

Calle Larense de Fred­dy G. Peña, artista plás­ti­co naci­do en la ciu­dad de Bar­quisime­to Esta­do Lara

En la Escuela de Artes Plás­ti­cas Martín Tovar y Tovar de los años 50 nos encon­tramos con paisajis­tas for­ma­dos bajo la égi­da de José Reque­na, entre algunos ten­emos a: Sócrates Escalona, José Anto­nio Dávi­la, Juve­nal Rav­elo, Jorge Artea­ga, Luis José González, Gre­go­rio Cama­cho, Crisó­jeno Arau­jo, Hugo Daza.

Otro que sobre­sale es Enrique González con mer­i­to­ria obra, y docente de la EAPMTT en la déca­da de 1960. González es autor de un exce­lente cuadro sobre el mer­ca­do de El Man­te­co que tit­u­la “El Man­te­co de Bar­quisime­to” en los años 30 y 40 del siglo pasa­do. En el mis­mo mues­tra acer­tada­mente su agi­ta­da y medieval ambi­ente de inter­cam­bio com­er­cial de diver­sos pro­duc­tos agropecuar­ios. Su cielo por cier­to es sim­i­lar al de Monasterios.

Jorge Artea­ga es un exce­lente paisajista con un esplen­doroso col­ori­do en sus obras. Usa un seduc­tor col­or rosa­do en las mis­mas pro­vis­tas de una expre­si­va belleza. En diciem­bre de 2016 real­izó en el Museo de Bar­quisime­to una exposi­ción antológ­i­ca con unas 200 obras. Es igual­mente un rep­uta­do muralista.

Gre­go­rio Cama­cho se for­mó académi­ca­mente en los años 50 en la EAPMTT para sobre­salir como un mae­stro del paisajis­mo con la par­tic­u­lar­i­dad de pre­vi­a­mente retratar el moti­vo. Cama­cho se pro­nun­cia sobre todo por los col­ores fuertes del amar­il­lo y rojo en sus paisajes bar­quisimetanos. Res­i­den­ci­a­do en Cara­cas fue cat­a­lo­ga­do como “el pin­tor de la ciu­dad” cap­i­tal. Es autor de una per­ti­nente obra plástica.

José A. Sanabria, un pin­tor auto­di­dac­to y pop­u­lar en la línea del paisaje con­fe­sion­al ganador del VIII Salón de Artes Visuales Div­ina Pas­to­ra 2014.

Un paisaje de Arman­do Villalón

Nue­vo paisajismo

Tran­scur­ri­dos más de 30 años de pre­em­i­nen­cia de esta expre­sión pic­tóri­ca sur­gen nuevas búsquedas de sus artis­tas. Es un arte que se mueve y crece. Es lo que se denom­i­na nue­vo paisajis­mo larense con ren­o­vadas propuestas.

El paisajis­mo es un hecho humano y cul­tur­al suje­to a trans­for­ma­ciones las cuales son inevita­bles. Las nuevas condi­ciones mate­ri­ales del ambi­ente donde dis­curre así lo impo­nen entre otras el desar­rol­lo pobla­cional y de la infraestruc­tura traí­da por la mod­ern­ización de la Venezuela con­tem­poránea. La pos­mod­ernidad nos tra­jo una ciu­dad cos­mopoli­ta. La his­to­ria y el arte son además dinámi­cos y en per­ma­nente rehacerse. 

Con pos­te­ri­or­i­dad sobre­salen otros val­ores de esta cor­ri­ente con ren­o­va­da fres­cu­ra en sus con­cep­ciones y teorías artís­ti­cas, pero con la con­stante de una geografía en mutación. Estos incor­po­ran novedades en la for­ma y con­tenido, entre éstas la man­i­festación e inci­den­cia de la atmós­fera en la obra, como sucede en las bru­mas expues­tas por Arman­do Vil­lalón. Entre las cor­ri­entes resaltantes ten­emos el expre­sion­is­mo en que el creador rehace a su man­era de pen­sar el tema.

Año­ran­za de Alirio Echev­er­ría. Acrílico
  • Ramón Chiri­nos, abo­ca­do a la defen­sa per­ma­nente del medio ambi­ente des­de su rica pale­ta de la que se despren­den col­ores fríos como el ceniza y blanco.
  • Alirio Echev­er­ría, autodefinido como un sim­bolista expone unos paisajes cuyo cen­tro es el hom­bre y en otros la tier­ra xeró­fi­la de su lar nati­vo Bobare con una mar­ca­da textura.
  • Arman­do Vil­lalón con la fres­cu­ra y sosiego de las bru­mas del Valle del Tur­bio que ha desar­rol­la­do con per­sis­ten­cia, dis­ci­plina, coheren­cia y estu­dio. Es parte de lo nove­doso en esta escuela pic­tóri­ca en con­stante evolución.
  • José Borau­re, un paisajista het­ero­doxo por la notable pres­en­cia del arte con­tem­porá­neo en sus exce­lentes pro­duc­ciones que lin­dan en la per­fec­ción de las imá­genes. Una ines­per­a­da enfer­medad lo aparta a tem­prana edad de este mun­do de los humanos. Era hijo del pub­licista José Borau­re, par­tic­i­pante en la lucha guer­rillera de los años 60 del siglo pasado.
  • Ramón Lizar­di con unos impeca­bles paisajes los cuales seducen por su belleza que emana de una acer­ta­da pigmentación.
  • Anto­nio Pavón es un ver­sátil dibu­jante algu­nas de cuyas obras des­ti­lan una atmos­fera tenue devenido del col­or verde oscuro. Pero evi­den­cia en las mis­mas un indis­cutible val­or estético.

Entre los expre­sion­istas de las nuevas gen­era­ciones ten­emos al caroreño Víc­tor Salazar, quien sub­je­ti­va­mente rein­ven­ta esos espa­cios geográ­fi­cos con­tem­pla­dos sobre todo entre Caro­ra y Bar­quisime­to. Salazar se car­ac­ter­i­za por el acen­tu­a­do uso de los col­ores fríos blan­co y rosa­do pro­duc­to de su libre imag­i­nación. Todos guardan fidel­i­dad a esta cor­ri­ente plás­ti­ca con una var­iedad de obras.

XI Salón de Artes Visuales «Div­ina Pas­to­ra» en la galería munic­i­pal Mae­stro José Requena

El vapuleo  

Esta cor­ri­ente pic­tóri­ca sufre un fuerte cues­tion­amien­to en 1967 cuan­do en el seno de la EAPMTT estal­la un con­flic­to pro­tag­on­i­za­do por sus estu­di­antes. Estos exigían cam­bios en los méto­dos de estu­dio y con­tenidos didác­ti­cos impar­tidos en su seno, entre estos el del aca­d­e­mi­cis­mo uno de cuyos com­po­nentes es el paisajis­mo. Eran los momen­tos de los inevita­bles cam­bios y la lle­ga­da de lo nue­vo. No obstante, el paisajis­mo sigue sien­do cul­ti­va­do en la región por desta­ca­dos seguidores con aceptación del públi­co, mer­ca­do y crítica. 

Este es el gra­to dis­frute del paisajis­mo larense, la per­pet­uación de un momen­to úni­co y tem­po­ral que nos brin­da la nat­u­raleza Un hecho artís­ti­co visu­al­iza­do y plas­ma­do por tal­en­tosos creadores pic­tóri­cos impul­sores y con­tin­u­adores de esta cor­ri­ente de la plás­ti­ca regional.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *