Ramón Vilaró fue gobernador de la Provincia de Barquisimeto

Yolanda Aris
Cronista Oficial del Municipio Palavecino

El cargo más importante que desempeñó, fue el de Gobernador Accidental de la Provincia de Barquisimeto en 1848, (marzo-diciembre), supliendo al General Florencio Jiménez, quien ejercía el Poder Ejecutivo


Se pre­sume que nació en Cabu­dare, era casa­do y ded­i­ca­do a la activi­dad agrí­co­la, se desconoce su fecha de nacimien­to y muerte, y demás datos famil­iares.  Sin embar­go, la recon­struc­ción de la vida de este per­son­aje, casi descono­ci­do, nos per­mite com­pren­der parte del perío­do históri­co vene­zolano, car­ac­ter­i­za­do por la lucha entre los sec­tores con­ser­vadores y lib­erales, después de la lucha inde­pen­den­tista, y su influ­en­cia en el actu­al munici­pio Palavecino.

A pesar de los pocos datos local­iza­dos, evi­den­ci­amos que tuvo una actuación desta­ca­da en varias activi­dades vin­cu­ladas al que­hac­er políti­co y mil­i­tar del actu­al esta­do Lara, y par­ticipó en difer­entes rev­olu­ciones y acciones políti­cas que car­ac­teri­zaron la segun­da mitad del siglo XIX. Se le encuen­tra vin­cu­la­do a las famil­ias Ortiz, Juares, Ponte, Mén­dez, Planas, entre otras.  Ramón Vilaró y Eduar­do Ortiz eran veci­nos en Cabu­dare en 1865.

1910: Creación de la Acad­e­mia mil­i­tar de Venezuela. El museo Históri­co Mil­i­tar de La Plani­cie. Foto Venezuela Inmortal

En 1846, fue nom­bra­do jefe políti­co del Can­tón Cabu­dare, a dos años de la creación de esta unidad, políti­co, admin­is­tra­ti­va y ter­ri­to­r­i­al perteneciente a la Provin­cia de Bar­quisime­to, y equiv­a­lente hoy a los munici­p­ios Palave­ci­no y Simón Planas. (Gac­eta de Bar­quisime­to, 15 de mar­zo de 1846. No. 6). Fue el segun­do en ocu­par ese car­go, después de José Fran­cis­co Tovar, quien había sido des­ig­na­do en 1844.

Pero el car­go más impor­tante que desem­peñó, fue el de Gob­er­nador Acci­den­tal de la Provin­cia de Bar­quisime­to en 1848, (mar­zo-diciem­bre), suplien­do al Gen­er­al Flo­ren­cio Jiménez, quien ejer­cía el Poder Ejec­u­ti­vo en propiedad des­de el mes de enero de ese año, pero tuvo que ocu­parse como Jefe de Opera­ciones de Occi­dente, de la defen­sa del gob­ier­no, y salir en cam­paña a com­bat­ir la “rev­olu­ción” lid­er­a­da por José Anto­nio Páez, que estal­ló el 24 de enero de 1848, con­tra el pres­i­dente José Tadeo Mon­a­gas, en el lla­ma­do Ataque al Con­gre­so.

Mapa de la provin­cia de Bar­quisime­to. 1840

Ramón Vilaró  fue felic­i­ta­do en la Gac­eta de Bar­quisime­to del 1º de mar­zo de 1848, por un grupo de ciu­dadanos de Yaritagua,  por su des­i­gnación, y dicen:

Dota­do US. de sen­timien­tos ver­dadera­mente repub­li­canos, amante de la lib­er­tad y el pro­gre­so nacional, le es alta­mente sat­is­fac­to­rio á todo patri­o­ta ver las rien­das del gob­ier­no en manos tan exper­tas que las con­ducirá con acier­to por el camino del bien á afi­an­zar los prin­ci­p­ios con­sti­tu­cionales que nos rijen.” (Se mantiene la ortografía original)

A lo que Vilaró respondió, en el mis­mo periódico:

“El ciu­dadano que suscribe vivía gozan­do de lo apaci­ble de la vida pri­va­da y muy dis­tante de las emboscadas de la políti­ca; pero nom­bra­do gob­er­nador acci­den­tal en reem­pla­zo del Ben­eméri­to Señor Coro­nel Flo­ren­cio Giménez, no vac­iló en acep­tar tal encar­go por más que le con­sid­erase supe­ri­or a sus fuerzas.” 

       Ini­cial­mente defendió al gob­ier­no lib­er­al de José Tadeo Mon­a­gas, tal como lo reseña Juan Guedez, en el artícu­lo tit­u­la­do Ras­gos históri­cos de Cabu­dare, pub­li­ca­do en el per­iódi­co La Rein­te­gración Lib­er­al del 27 de mayo de 1887, donde al referirse a los inte­grantes fun­dadores del par­tido lib­er­al en esa ciu­dad, men­ciona entre otros: “…el inteligente Simón Planas…Marcos e Igna­cio Ortiz, Fran­cis­co y Domin­go Anto­nio Méndez…Ramón Vilaró…”  

Agre­ga además, la nota peri­odís­ti­ca, refir­ién­dose a Cabu­dare: “Allí se orga­nizó un par­tido poderoso que debía con­trape­sar como en efec­to con­trapesó las pre­ten­siones de la oli­gar­quía; allí entre los pueb­los bar­quisimetanos, fue donde primero flameó el pabel­lón amar­il­lo;…” y agre­ga: “…des­ig­naron a Cabu­dare como cen­tro de sus reuniones…”.

Gen­er­al José Flo­ren­cio Jiménez, nati­vo de Quíbor

Pero luego, tuvo difer­en­cias y par­ticipó en difer­entes acciones que se orga­ni­zaron con­tra el Gob­ier­no de José Gre­go­rio Mon­a­gas. En 1851 fue miem­bro de la Sociedad Políti­ca de Bar­quisime­to; aso­ciación crea­da en 1849, para defend­er las ideas con­ser­vado­ras que lid­er­a­ba, José Anto­nio Páez. En 1853, jun­to a Mar­i­ano Isa­va y Rudecin­do Fre­it­ez, pro­movió un movimien­to en los can­tones de Quí­bor y Caro­ra, con el fin de der­ro­car a José Gre­go­rio Mon­a­gas, el cual fra­casó. Her­mann Gar­men­dia en Bar­quisime­to has­ta el nove­cien­tos, al respec­to señala:

“El cír­cu­lo rev­olu­cionario esta­ba com­puesto y ani­ma­do por el Dr. Rudecin­do Fre­ites, el Dr. Juan de Dios Ponte, el Licen­ci­a­do Ramón Per­era, el Licen­ci­a­do Andrés G. Alizu (sic. Alvizu), el Licen­ci­a­do Anto­nio María Pine­da, los Pres­bíteros José Macario Yépez y José María Rald­i­riz, Bacilio Roque, Ramón Vilaró, Mar­i­ano Isa­va Alcalá, los Ama­r­ales y otras per­sonas prin­ci­pales”. (p. 176)

A este grupo se le men­ciona vin­cu­la­do, el 12 de julio de 1854, en el asalto a la Gob­er­nación y muerte del Gob­er­nador lib­er­al Martín María Aguina­galde y de Pedro Par­ra, quien había sido con­ce­jal de Cabu­dare y en ese momen­to ejer­cía como jefe políti­co de esa población. Entre los detenidos por este suce­so, estu­vo su com­pañero, veci­no y ami­go, Mar­cos Ortiz, quien fal­l­e­ció  pro­duc­to de los mal­os tratos  que recibió.

Mon­ton­eras en Venezuela. CorreodeLara

Este movimien­to inten­tó con 2.000 hom­bres, ir a Cara­cas a der­ro­car al gob­ier­no de Mon­a­gas, pero fueron ven­ci­dos en Carabobo.  Los her­manos Jac­in­to  Fabri­cio y Ela­dio Lara, que venían con el Gen­er­al José Lau­ren­cio Sil­va, Jefe de las Tropas del Gob­ier­no lib­er­al, detu­vieron a Ramón Vilaró, Rudecin­do Fre­it­ez y al padre Macario Yépez,  quienes eran los líderes del movimien­to, pero, durante su trasla­do a Cara­cas lograron huir y se ocul­taron en Quíbor.

El 15 de  mar­zo de 1858, estal­ló una revuelta, donde se unieron lib­erales y con­ser­vadores, en la denom­i­na­da Rev­olu­ción de Mar­zo, que der­rocó el gob­ier­no de José Tadeo Mon­a­gas. Estu­vo lid­er­a­da por el gob­er­nador de la Provin­cia de Carabobo, Gen­er­al Julián Cas­tro, y prop­i­ci­a­da en Cara­cas por Manuel Felipe Tovar, Fer­mín Toro y Wences­lao Urrutia.

Calle real de Cabu­dare. Se obser­va el jabil­lo real donde acam­pó el Lib­er­ta­dor el 10 de noviem­bre de 1810. Foto: Archi­vo Diario El Impul­so. 1939

En Bar­quisime­to el movimien­to fue dirigi­do por Juan de Dios Ponte, Rudecin­do Fre­it­ez y Ramón Vilaró, que al pare­cer, aún per­manecían refu­gia­dos en Quí­bor. Par­tic­i­paron en ella tam­bién Jac­in­to Fabri­cio y Ela­dio Lara, quienes vivían en Carora.

Sin embar­go, el nue­vo gob­ier­no pre­si­di­do por el Gen­er­al Julián Cas­tro, no logró acabar con las difer­en­cias entre los gru­pos lib­erales y con­ser­vadores. Con el Pro­to­co­lo Urru­tia,  no se enjuició a José Tadeo Mon­a­gas, y  jun­to a su famil­ia se le con­cedió un salvo­con­duc­to para salir del país. En agos­to de ese año fue der­ro­ca­do Cas­tro, asum­ió la Pres­i­den­cia Pedro Gual durante dos meses, y fue elegi­do Manuel Felipe Tovar, quien emprendió una per­se­cu­ción con­tra los liberales.

La inesta­bil­i­dad políti­ca, por el enfrentamien­to entre lib­erales y con­ser­vadores, la grave cri­sis económi­ca que vivía el país, la per­sis­ten­cia del sis­tema lat­i­fundista, la grave situación social que vivían los campesinos y esclavos lib­er­a­dos, la difusión de las ideas lib­erales, entre otros fac­tores; desem­bo­caron al año sigu­iente, en la Guer­ra Federal.

Gen­er­al José Anto­nio Páez, pres­i­dente de Venezuela

El Gen­er­al José Anto­nio Páez retornó al país y asum­ió la Pres­i­den­cia en 1861. Estos con­flic­tos se extendieron has­ta 1908, cuan­do final­mente Juan Vicente Gómez logrará la paci­fi­cación, medi­ante la cár­cel, eje­cu­ciones y expul­siones del país de los prin­ci­pales líderes de estos grupos.

Sabe­mos que para 1904, Ramón Vilaró bas­tante entra­do en años, seguía con vida, ya que Rafael Sil­va Uzcátegui en su Enci­clo­pe­dia Larense, tomo I, señala que en la par­ti­da de defun­ción de Aquili­no Juares, dice:

 “… Clemente Soto, primera autori­dad civ­il del Munici­pio Con­cep­ción hace con­star: que hoy trein­ta y uno de agos­to de mil nove­cien­tos cua­tro, se ha pre­sen­ta­do ante mí el ciu­dadano Ramón Vilaró, casa­do, agricul­tor, may­or de edad, veci­no de este Munici­pio y man­i­festó que anoche a las diez pm. Fal­l­e­ció en esta ciu­dad (Bar­quisime­to), el Gen­er­al Aquili­no Juares…” (p. 458)

Ramón Vilaró, vivió en la Venezuela post-inde­pen­den­tista, que en sus ini­cios repub­li­canos, se car­ac­ter­izó por la búsque­da de su con­for­ma­ción como nación inde­pen­di­ente, en medio de la diver­si­dad de visiones y mod­e­los que se plante­a­ban los difer­entes gru­pos sociales, quienes tenían sus pro­pios intere­ses económi­cos y políticos.

Fuentes con­sul­tadas
Hemero­grá­fi­cas
Gac­eta de Bar­quisime­to. 15 de mar­zo de 1846. Año I. No. 6
Gac­eta de Bar­quisime­to. 1 de mar­zo de 1848. Año III. No. 61.

Bib­li­ográ­fi­cas
Gar­men­dia, Her­mann. Bar­quisime­to has­ta el nove­cien­tos. Bar­quisime­to, 1965. 209 p.
Sil­va Uzcátegui, Rafael D. Enci­clo­pe­dia Larense. Tomo I. Cara­cas, 1969. 505 p.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *