Retrato de Francisco Antonio Paúl Terreros (Coto Paúl)

Yolanda Aris
Cronista Oficial del Municipio Palavecino

Ded­i­ca­do con mi may­or def­er­en­cia a todo el per­son­al docente, admin­is­tra­ti­vo y obrero, 
a los estu­di­antes, y rep­re­sen­tantes que han for­ma­do parte de esta insti­tu­ción educa­ti­va barquisimetana, 
próx­i­ma a cumplir 50 años de exis­ten­cia,
y donde tra­ba­jé durante 27 años

Fran­cis­co Anto­nio Paúl Ter­reros, nació en Cara­cas el 2 de agos­to de 1773, hijo del escrib­ano públi­co Fran­cis­co Anto­nio Paúl Albur­ga y de Petron­i­la Ter­reros. Her­mano del Doc­tor Felipe Fer­mín Paúl, quien era abo­ga­do y fue Pres­i­dente del Primer Con­gre­so Nacional en 1811, Rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Cara­cas en 1823 y Min­istro del Inte­ri­or y Jus­ti­cia en 1837.  Se casó en esa ciu­dad con María de Jesús Almei­da, hija de José Almei­da y de Ana María de Miran­da, quien era her­mana del Gen­er­alísi­mo Fran­cis­co de Miranda.

Coto Paul

Debido a que sufría de bocio, que con­siste en el aumen­to de la glán­du­la tiroides, que se denom­i­na bocio o coto, se le conocía con el apo­do de “Coto” Paúl. “Coto” Paúl se graduó de abo­ga­do en la Uni­ver­si­dad de Cara­cas y fue un emi­nente orador. El his­to­ri­ador Juan Vicente González en su libro Biografía de José Félix Ribas, lo describe como:

…orador fácil, sin freno ni mod­eración con dos agu­jeros por ojos, afea­do por la viru­ela, de cabeza enorme, cubier­ta de rizadas cer­das, de ideas febriles, servi­das por una voz de trueno. El des­or­den pre­side su espíritu, que se exha­la en gri­tos de cólera y excla­ma­ciones súbitas. (p. 74)

Vida política y militar

Los suce­sos del 19 de abril de 1810 dieron ini­cio al pro­ce­so eman­ci­pador de Venezuela al descono­cer el Con­se­jo de Regen­cia, que con­sti­tuía el gob­ier­no pro­vi­sion­al de España y sus provin­cias, mien­tras el Rey Fer­nan­do VII, lograra recu­per­ar el trono usurpa­do por Napoleón Bonaparte.

De esta man­era se creó, la Jun­ta Supre­ma Con­ser­vado­ra de los Dere­chos de Fer­nan­do VII, que asum­ió el man­do de Venezuela, y reem­plazó a los fun­cionar­ios españoles por vene­zolanos adscritos a la causa patri­o­ta. Así fue nom­bra­do Coto Paúl como Fis­cal de la Real Hacienda.

La Jun­ta Supre­ma creó la Sociedad Patrióti­ca que bus­ca­ba por medio de asam­bleas abier­tas, artícu­los de pren­sa, etc., pro­mover en el pueblo la idea de inde­pen­den­cia, pre­sion­ar al Con­gre­so para que la estableciera, y romper con el dominio español.

Fran­cis­co Anto­nio (Coto) Paúl, fue miem­bro de la Sociedad Patrióti­ca de Cara­cas jun­to a Fran­cis­co Espe­jo, Anto­nio Muñoz Tebar, Miguel Peña, Pedro Gual, Simón Bolí­var, Fran­cis­co de Miran­da, los Her­manos Salias, Miguel José Sanz, Fran­cis­co Javier Yánez y otros. Allí tuvo una desta­ca­da par­tic­i­pación. Se le recuer­da por el dis­cur­so que pro­nun­ció, invo­can­do a la anarquía.

La Jun­ta Supre­ma con­vocó a elec­ciones para orga­ni­zar un Con­gre­so, que se instaló el 2 de mar­zo de 1811, el cual declaró la Inde­pen­den­cia de Venezuela el 5 de julio de ese año y elaboró la primera Con­sti­tu­ción, dan­do ini­cio a la Primera República.

El Con­se­jo de Regen­cia de España blo­queó las costas vene­zolanas cre­an­do una cri­sis económi­ca, debido a la par­al­ización del com­er­cio exte­ri­or, lo que creó el descon­tento de la población, pro­ducién­dose motines con­tra las autori­dades patri­o­tas. Lo que unido a la oposi­ción de los par­tidar­ios del Rey, parte del Clero y las autori­dades españo­las; obligó al gob­ier­no a enfrentar mil­i­tar­mente la sub­l­e­vación, cuyas tropas esta­ban al man­do de Fran­cis­co de Miran­da, y Coto Paúl mil­itó bajo sus órdenes.

Batal­la de Vigirima

Den­oda­do repúblico

La cri­sis obligó al gob­ier­no a otor­gar a Fran­cis­co de Miran­da el poder supre­mo con el títu­lo de Gen­er­alísi­mo. Sin embar­go, la Repúbli­ca esta­ba per­di­da,  por lo que de acuer­do a J. A. Cova, en su obra Miran­da, señala que se real­izó una reunión donde esta­ban pre­sentes: Fran­cis­co de Miran­da, Car­los Sou­blette, el Mar­qués de Casa León, Fran­cis­co Espe­jo, Juan Roscio, Coto Paúl y otros jefes, y allí se decidió la Capit­u­lación ante Domin­go Mon­teverde, jefe de los real­is­tas, el 25 de julio de 1812; perdién­dose así la Primera Repúbli­ca. (p. 339)

Final­iza­da la Cam­paña Admirable o de Occi­dente y la de Ori­ente en 1813, con las que Simón Bolí­var logró estable­cer la Segun­da Repúbli­ca, asum­ien­do como gob­ier­no la dic­tadu­ra, Coto Paúl fue nom­bra­do Gob­er­nador de Cara­cas y en ejer­ci­cio de este car­go, orga­nizó el escuadrón Defen­sor Patrio y sal­ió en campaña.

A fin de man­ten­er la nue­va repúbli­ca se pro­du­jeron com­bat­es entre patri­o­tas y real­is­tas. Coto Paúl com­bat­ió en la Batal­la de Vigir­i­ma (25–11-1813) donde tenía bajo su man­do los escuadrones Agricul­tores y Esco­lares. Tam­bién estu­vo en la Batal­la de Arau­re (5–12-1813), Camoru­co (Cojedes) y en otras acciones. Per­di­da la Segun­da Repúbli­ca en 1814, los patri­o­tas se fueron al exilio, y Coto Paúl se refugió en Curazao.

En 1820 se unió en Río Hacha al Gen­er­al Mar­i­ano Mon­til­la, quien lo nom­bró Audi­tor de Guer­ra y su sec­re­tario. Con­tribuyó a la lib­eración de Nue­va Grana­da, toman­do parte en la Cam­paña del Mag­dale­na, en el Sitio y Toma de Carta­ge­na y orga­nizó fuerzas para expe­di­ciones a San­ta Mar­ta. Fal­l­e­ció en 1821 a los cuarenta y ocho años a causa de fiebre palúdica.

En Bar­quisime­to, se decretó en 1973, el Ciclo Bási­co Creación I Sem­i­nario Div­ina Pas­to­ra, en las insta­la­ciones del Grupo Esco­lar Doc­tor Ramón Gual­drón, que dic­taría los tres primeros años del bachiller­a­to. Con la Res­olu­ción Nº 26 del 15 de  enero de 1974 (Gac­eta Ofi­cial de Venezuela Nº 30323 del 16 de febrero de 1974), el Ejec­u­ti­vo Nacional lo trans­for­mó en Ciclo Bási­co Coto Paúl. Nom­bre prop­uesto por el Teniente de Navío Saúl Octavio Nieto (1921–1987), quien era Pres­i­dente de la Sociedad de Padres y Rep­re­sen­tantes de ese plantel, y acep­ta­do en asam­blea general.

Fue insta­l­a­do en la sede del antiguo Sem­i­nario Div­ina Pas­to­ra, edi­fi­cación con­stru­i­da en 1954. Se rinde así hom­e­na­je a este desta­ca­do, pero descono­ci­do prócer de la Inde­pen­den­cia de Venezuela.


Fuentes con­sul­tadas
Aris, Yolan­da. Con­tribu­ciones a la His­to­ria del Liceo Coto Paúl. Ven­cis edi­tores r. l. Bar­quisime­to, 2008. 64 p.
Cova, A. J. Miran­da. Tipografía Var­gas. Cara­cas, 1949. 360 p.
González, Juan Vicente. Biografía de José Félix Ribas. Edi­to­r­i­al Monte Ávi­la. Cara­cas, 1990. 275 p.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *