Seis cabudareños gobernaron Lara y uno fue presidente de Venezuela

 

Yolanda Aris 
Cronista Oficial del Municipio Palavecino

Seis cabu­dareños ejercieron la primera mag­i­s­tratu­ra del actu­al esta­do Lara, en el siglo XIX, bajo las difer­entes denom­i­na­ciones que recibió a lo largo del tiem­po. Ellos  fueron en orden cronológi­co: Bern­abé Planas, Juan de Dios Ponte, Ramón Vilaró, Domin­go Anto­nio Mén­dez, el Gen­er­al Nicolás Patiño y el Gen­er­al Aquili­no Juares.        El cabu­dareño, Vicente Amen­gual, dirigió los des­ti­nos de la nación de man­era inte­ri­na. A con­tin­uación pre­sen­ta­mos un breve esbo­zo de estos per­son­ajes y  su actu­ar, al frente de sus cargos.

Bern­abé Planas

Nació el 25 de mayo de 1792. Se cree que nació en Cabu­dare. Sus padres fueron José Anto­nio Planas y Feli­ciana de las Mer­cedes Espinoza de los Mon­teros y casó con Mer­cedes Guadar­ra­ma. Murió el 30 de enero de 1843. Fue el padre de Simón Planas. Sus her­manos: el Padre Pedro Planas murió en la acción de la Puer­ta de Bobare; y  el Coman­dante José Anto­nio Planas, luchó en la Batal­la de los Hor­cones, en la Batal­la de Arau­re y murió en el com­bate de San Mateo en 1814. 

Bern­abé Planas en 1819, fue Alcalde de Bar­quisime­to, y fue diputa­do de la Provin­cia de Carabobo des­de 1824, a la que pertenecían los ter­ri­to­rios, que hoy con­for­man el esta­do Lara y parte de Yaracuy. Des­de ese car­go pro­movió la división de la exten­sa provin­cia de Carabobo para crear una nueva.

Pre­sen­tó un informe, donde señaló la necesi­dad de su desmem­bración, debido a la numerosa población de la Provin­cia de Carabobo y las largas dis­tan­cias a recor­rer para ges­tionar trámites; y donde man­i­festó los ben­efi­cios que ten­dría para la admin­is­tración públi­ca y de jus­ti­cia una nue­va provin­cia.  Con el decre­to 144, el 29 de mar­zo de 1832, logró la aprobación de la creación de la Provin­cia de Bar­quisime­to; la cual fue divi­di­da en los can­tones Bar­quisime­to, San Felipe, Yaritagua, Quí­bor, Tocuyo y Caro­ra; y se nom­bró a Bar­quisime­to como su capital.

El  Pres­i­dente de Venezuela, Gen­er­al José Anto­nio Páez, lo designó como el primer pres­i­dente de esta provin­cia. Ejer­ció des­de el 1º de julio  has­ta el 30 de diciem­bre de 1832, y nue­va­mente  gob­ernará entre 1842 y 1843. Durante su manda­to se intro­du­jo la primera imprenta del esta­do Lara traí­da por Pablo Unda, donde se imprim­ió el primer per­iódi­co, El Bar­quisimetano, dirigi­do por el cabu­dareño Andrés Guiller­mo Alvizu.

Juan de Dios Ponte

Según Mac.Pherson, nació en Cabu­dare el 8 de febrero de 1805. Fueron sus padres Juan de Dios Ponte y Bár­bara Here­dia. Estudió en Cabu­dare y en El Tocuyo. Era tío del Arzo­bis­po Ponte. Murió en Bar­quisime­to el 18 de abril de 1894. Se graduó de  abo­ga­do en Cara­cas en 1831, y cuan­do se creó la Provin­cia de Bar­quisime­to en 1832, Andrés Guiller­mo Alvizu y él, eran los úni­cos abo­ga­dos grad­u­a­dos en esta ciudad.

Ese año fue nom­bra­do, Juez Letra­do de Hacien­da de esta nue­va Provin­cia, con juris­dic­ción civ­il y crim­i­nal, sien­do el primer juez de la enti­dad. Fue diputa­do al Con­gre­so Nacional en 1833 y pre­sidió la Cámara de Rep­re­sen­tantes en 1834 y 1836. Ocupó el car­go de Juz­ga­do del primer cir­cuito judi­cial de esta provincia.

Los Gen­erales San­ti­a­go Mar­iño y Pedro Caru­jo, con­spir­aron con­tra la pres­i­den­cia de José María Var­gas y con la Rev­olu­ción de las Refor­mas; lograron su  der­ro­camien­to en 1835, y ocupó la pres­i­den­cia el Gen­er­al Car­los Sou­blette. En Bar­quisime­to, el Gen­er­al Flo­ren­cio Giménez atacó la ciu­dad, el 24 de sep­tiem­bre e hizo pri­sionero al Gob­er­nador de la provin­cia, Juan Eli­zon­do. Des­de Cabu­dare, Juan de Dios Ponte y otros, orga­ni­zaron la recu­peración de Bar­quisime­to y el alza­mien­to region­al fue der­ro­ta­do, recu­perán­dose la autoridad.

Fue gob­er­nador de la Provin­cia de Bar­quisime­to entre 1837–1842. Se pre­ocupó por el abastec­imien­to de agua para la ciu­dad, ini­cian­do la insta­lación de tuberías des­de el río Tur­bio. Com­pró a la famil­ia Vásquez los ter­renos ady­a­centes del bosque Macu­to, y los hizo plan­tar para que los man­an­tiales no se secaran. Instaló una pila o fuente de agua en la plaza de la igle­sia par­ro­quial de Cabu­dare, traí­da de la que­bra­da La Mata y mejoró el camino de Cabu­dare a Bar­quisime­to. El Cole­gio Nacional de Bar­quisime­to, dec­re­ta­do por el Gen­er­al José Anto­nio Páez, en 1835; se instaló durante su manda­to, el 1º de enero de 1838. Solic­itó jun­to al Dr. Ramón Per­era en 1847, el Obis­pa­do para Bar­quisime­to y con­struyó la antigua Cat­e­dral de Bar­quisime­to, hoy Igle­sia San Francisco.

Ramón Vilaró

En 1846 fue jefe políti­co del Can­tón Cabu­dare. Fue pres­i­dente encar­ga­do de la Provin­cia de Bar­quisime­to entre 1848 y 1849, cuan­do el Gen­er­al Flo­ren­cio Jiménez debió ocu­parse de la defen­sa del gob­ier­no y salir en cam­paña a com­bat­ir la “rev­olu­ción” lid­er­a­da por José Anto­nio Páez, con­tra el pres­i­dente José Tadeo Mon­a­gas, en el lla­ma­do ataque al Con­gre­so, el 24 de enero de 1848.

Ramón Vilaró fue afec­to al sec­tor lib­er­al, pero luego rec­hazó la for­ma de gob­ier­no de los Mon­a­gas y se pasó al ban­do con­ser­vador. En 1851 era miem­bro  de la Sociedad Políti­ca, aso­ciación crea­da en 1849, para defend­er las ideas con­ser­vado­ras que lid­er­a­ba José Anto­nio Páez.

Par­ticipó en el movimien­to con­tra el Gob­ier­no de José Gre­go­rio Mon­a­gas en 1853. El 12 de julio de 1854 estu­vo involu­cra­do en el asalto y muerte del gob­er­nador Martín María Aguina­galde y Pedro Par­ra.  El 15 de  mar­zo de 1858, estal­ló una revuelta de lib­erales y con­ser­vadores que der­rocó el gob­ier­no de José Tadeo Mon­a­gas, dirigi­da por el gob­er­nador de la Provin­cia  de Carabobo, Gen­er­al Julián Cas­tro. En Bar­quisime­to el movimien­to era dirigi­do por Juan de Dios Ponte, Rudecin­do Fre­it­ez y Ramón Vilaró. Par­tic­i­paron en ella tam­bién Jac­in­to Fabri­cio y Ela­dio Lara.

Domin­go Anto­nio Méndez

DomingNació en Cabu­dare el 17 de agos­to de 1818.  Hijo del rico com­er­ciante de Cabu­dare, José Fran­cis­co Mén­dez  y María Loren­za Pérez. Casó con María de la Cruz Morán con quien tuvo 4 hijos, de los cuales sobre­vivieron José Fran­cis­co y Teo­tiste. Luego, casó con Jua­na Fran­cis­ca Ponte con quien tuvo a Amelia de Jesús y Jesús María.  Murió en Cabu­dare el 5 de julio de 1868.

En Cabu­dare desem­peñó los sigu­ientes car­gos públi­cos: Alcalde,  Pres­i­dente del Con­ce­jo Munic­i­pal y Tesorero de Rentas. Fue Pres­i­dente de la Diputación Provin­cial de Bar­quisime­to, (equiv­a­lente al actu­al  Con­se­jo Leg­isla­ti­vo Estadal), y en ese car­go fir­mó el primer decre­to de Abol­i­ción de la Esclav­i­tud en Venezuela,  el 25 de noviem­bre de 1851, con el que se pidió al Con­gre­so Nacional, una ley para otor­gar la lib­er­tad a los esclavos. Esta ini­cia­ti­va se con­solidó el 24 de mar­zo de 1854, cuan­do se aprobó la Ley de Abol­i­ción de la Esclav­i­tud durante la pres­i­den­cia de José Gre­go­rio Mon­a­gas, con el impul­so de los cabu­dareños, Simón Planas des­de el Min­is­te­rio de lo Inte­ri­or y Jus­ti­cia y de Vicente Amen­gual en el Con­gre­so. Fue Senador y Diputa­do suplente.

Fue seguidor del Par­tido Lib­er­al y en Cabu­dare for­mó el Comité Rev­olu­cionario jun­to con su padre; sus tíos, los Gen­erales Con­cep­ción y Juan Euse­bio Mén­dez; el Dr. Eduar­do Ortíz;  Gen­er­al Igna­cio Anto­nio Ortíz;  José Víc­tor Ariza (Redac­tor de la Con­sti­tu­ción Fed­er­al de 1864) y otros.  Fue ami­go de los her­manos Monagas.

Fue pres­i­dente de la Provin­cia de Bar­quisime­to en 1860 y cuan­do se creó el Esta­do Sober­a­no de Bar­quisime­to en 1864, con­tin­uó en el car­go por lo que se con­vir­tió en su primer pres­i­dente has­ta 1865, cuan­do asum­ió el Gen­er­al Nicolás Patiño.

Gen­er­al Nicolás Patiño

Nació en Cabu­dare en 1821. Fueron sus padres José Fran­cis­co Patiño y Joaquina Sosa. Murió el 7 de sep­tiem­bre de 1876.  En su ado­les­cen­cia fue peón de hacien­da.  Su vida se desar­rol­ló entre la lucha mil­i­tar por la fed­eración y  en la lucha políti­ca por el par­tido lib­er­al, destacán­dose en ambas áreas.

Fue Gen­er­al y líder del movimien­to lib­er­al en el can­tón y luego dis­tri­to Cabu­dare. Se incor­poró al ejérci­to lib­er­al al man­do del Gen­er­al Eze­quiel Zamo­ra, cuan­do éste pasó por Cabu­dare, el 2 de sep­tiem­bre de 1859. Al día sigu­iente, el Gen­er­al Juan Crisós­to­mo Fal­cón tomó Bar­quisime­to, y lo nom­bró Coman­dante Mil­i­tar de Cabu­dare. Des­de la ser­ranía de Tere­paima, jun­to a sus her­manos Juan Anto­nio y Cayetano, fue un acti­vo defen­sor de la fed­eración en el occi­dente del país, durante  la Guer­ra Fed­er­al (1859–63).

Al finalizar este con­flic­to, la nue­va con­sti­tu­ción lib­er­al de 1864, creó los Esta­dos Unidos de Venezuela y dividió el ter­ri­to­rio nacional en Esta­dos. La Provin­cia de Bar­quisime­to pasó a ser Esta­do Bar­quisime­to, fue des­ig­na­da Cabu­dare como su cap­i­tal, Nicolás Patiño fue nom­bra­do pres­i­dente del mis­mo (1865–1868), y cir­culó el primer per­iódi­co de Cabu­dare: El Cón­dor de Terepaima.

Con el tri­un­fo de la Rev­olu­ción Azul en 1868, lid­er­a­da por el Gen­er­al José Tadeo Mon­a­gas, final­izó el poder que habían ejer­ci­do los fed­erales bajo la pres­i­den­cia de Juan Crisós­to­mo Fal­cón durante 4 años. En Cabu­dare, el Gen­er­al Nicolás Patiño  se enfren­tó a los par­tidar­ios de Mon­a­gas, pero fue ven­ci­do en las Lomas de Tere­paima, el 26 de agos­to de 1868, y debió entre­gar su car­go al Doc­tor Ilde­fon­so Riera Aguina­galde, y asume el Gen­er­al Bue­naven­tu­ra Fre­it­ez, rep­re­sen­tante del  gob­ier­no de José Tadeo Mon­a­gas y Bar­quisime­to volvió a ser la cap­i­tal del estado.

En 1870, se restable­ció el poder para los lib­erales, con la Rev­olu­ción de Abril, cuan­do el Gen­er­al Anto­nio Guzmán Blan­co der­rocó a José Ruper­to Mon­a­gas y ocupó la pres­i­den­cia. Los Gen­erales Patiño y José Puli­do vencieron a los Gen­erales Bue­naven­tu­ra Fre­it­ez y Fer­nan­do Adames, ocu­pan­do Bar­quisime­to, que pasó a manos  lib­erales.  Aunque, Patiño fue ven­ci­do por el Gen­er­al Pablo Man­zano, par­tidario de Mon­a­gas, en Los Ras­tro­jos, el 17 de octubre de 1870; las tropas fed­er­al­is­tas tri­un­faron a niv­el nacional y ocu­paron la pres­i­den­cia durante 18 años.

Gen­er­al Aquili­no Juares

Nació en Cabu­dare,  el 5 de enero de 1846 y murió el 30 de agos­to de 1904.  Su padre fue Nieves Juares,  su madre  Inés Rum­bos y   casó con Mer­cedes Gue­vara. Vivió en Sarare entre 1849 has­ta 1859, donde recibió edu­cación de parte de su padre, quien regenta­ba allí una escuela municipal.

A los 13 años se inte­gró al ejérci­to cen­tral­ista que pasa­ba por Sarare  y dos días después par­ticipó en la Batal­la de Tier­ri­tas Blan­cas (03 09–1859), pero desertó y se incor­poró al ejérci­to del Gen­er­al Juan Crisós­to­mo Fal­cón. Par­ticipó en la Batal­la de San­ta Inés (10–12-1859) y de Coplé (17–02-1860). Final­iza­da la guer­ra, asciende al poder Juan Crisós­to­mo Fal­cón, y Aquili­no Juares ocupó var­ios car­gos públicos.

José Tadeo Mon­a­gas, en junio de 1868, con la Rev­olu­ción Azul, puso fin a esa admin­is­tración, pero murió meses después, y el Gen­er­al  Anto­nio Guzmán  Blan­co con la Rev­olu­ción de Abril de 1870, asum­ió la presidencia. 

Aquili­no Juares, seguidor de la ten­den­cia lib­er­al y ami­go de Guzmán, en 1872,  a los 26 años, fue  pres­i­dente del Esta­do Bar­quisime­to,  pero fue  depuesto el 18 de febrero del año sigu­iente, por una rev­olu­ción local lid­er­a­da por los Gen­erales Euse­bio Díaz y Fer­nan­do Adames, par­tidar­ios del Gen­er­al León Col­i­na. (Héroe de la fed­eración en San­ta Inés, quien dirigía otra frac­ción del lib­er­al­is­mo en esta región).  Aquili­no Juares se retiró a su hacien­da en Río Claro. 

En 1885 lid­eró el par­tido políti­co denom­i­na­do La Pro­pa­gan­da,  que se oponía al par­tido La Tradi­ción dirigi­do por el Gen­er­al Jac­in­to Fabri­cio Lara. (Ambas eran divi­siones del par­tido lib­er­al en este esta­do). Entre 1894 y 1898, sien­do Pres­i­dente Joaquín Cre­spo, Juares ejer­ció la pres­i­den­cia del aho­ra, Esta­do Lara. Se car­ac­ter­izó por ser demócra­ta, lib­er­al, pro­tec­tor de las letras, de las artes, la cul­tura y progreso.

Hizo impor­tantes aportes a todos los sec­tores de la población, tenía ideas avan­zadas, con­sid­er­a­ba impor­tante la preparación de la mujer, y su incor­po­ración al pro­gre­so de la sociedad. En agos­to de 1894,  abrió un cur­so de bachiller­a­to para damas, en el Cole­gio Nacional de Niñas, a solic­i­tud de ellas, otorgán­dose­les su títu­lo en 1897. 

Decretó difer­entes insti­tu­ciones para ele­var el niv­el educa­ti­vo  de los larens­es. En enero de 1895, creó en Bar­quisime­to la Escuela Sucre, con el fin de for­mar oficin­istas, y por la escasa con­cur­ren­cia de alum­nos, fue suprim­i­da en junio del año sigu­iente, y con ese dinero, instaló en cada cap­i­tal de los once dis­tri­tos del Esta­do Lara, una escuela noc­tur­na para arte­sanos, sirvientes y jor­naleros, inau­gu­radas de man­era con­jun­ta, el 5 de julio de 1896. Becó estu­dios en el exte­ri­or a var­ios artis­tas plás­ti­cos como Julio T. Arce.

 Vicente Amen­gual

Nació en 1821. Se cree que en Cabu­dare, pero,  en un doc­u­men­to local­iza­do, él declara que es: “nat­ur­al y avecin­da­do en Sarare”, pero vivió may­or­mente en Cara­cas. Sus padres fueron Vicente Amen­gual y Micaela Anto­nia Vil­la­lon­ga. Murió el 29 de agos­to de 1894, a los 73 años.

Fue Políti­co, Par­la­men­tario, Estadista y Mil­i­tar con gra­do de Gen­er­al. Desem­peñó var­ios car­gos: Diputa­do al Con­gre­so Nacional por Bar­quisime­to, de 1851 a 1854 y de 1869 a 1870; Min­istro de Inte­ri­or y Jus­ti­cia en 1869, 1882, 1884; Audi­tor de Guer­ra del Ejérci­to en 1874; Pres­i­dente del Esta­do Yaracuy en 1868, 1877 y 1879; Pres­i­dente del Esta­do Guzmán Blan­co en 1880; Pres­i­dente Encar­ga­do de Venezuela en 1880 en ausen­cia de Anto­nio Guzmán Blan­co y en 1882 ocu­pa de man­era inte­ri­na la Pres­i­den­cia de la Repúbli­ca; Pres­i­dente del Sena­do en 1883; Min­istro de Rela­ciones Exte­ri­ores en 1884; y Miem­bro de la Corte Fed­er­al de 1886 a 1890.

Fue direc­tor del Per­iódi­co “La Causa Lib­er­al” e impul­sor des­de el Con­gre­so del Decre­to de Instruc­ción Públi­ca del Gen­er­al Anto­nio Guzmán Blan­co en 1870. Es con­sid­er­a­do el fun­dador del Min­is­te­rio de Instruc­ción Públi­ca. Par­ticipó en las dis­cu­siones sobre la abol­i­ción de la esclav­i­tud. Fue el primer  encar­ga­do de la Pres­i­den­cia de la Repúbli­ca naci­do en tier­ras cabu­dareñas. Par­ticipó en la Guer­ra Fed­er­al, donde obtu­vo el gra­do de Gen­er­al. Siem­pre ocupó car­gos de alta jerarquía.

       En la Revista El Cojo Ilustra­do se refieren a él como: 

orador, par­la­men­tario de pal­abra fácil, hom­bre de clara inteligen­cia, ilustra­do y sagaz…”.  En la mis­ma revista, un año más tarde, a raíz de su muerte se señala: “…este ilus­tre ciu­dadano cuyo nom­bre viene sonan­do en nues­tra his­to­ria con­tem­poránea des­de hace largo tiem­po, como que en casi todas las admin­is­tra­ciones públi­cas de las tres últi­mas décadas, han sido esti­ma­dos de impor­tan­cia sus ser­vi­cios en diver­sos ramos, señal­ada­mente en la legislación.

Impor­tante es la con­tribu­ción que realizaron estos cabu­dareños al ser­vi­cio de la Repúbli­ca, por lo que mere­cen ser recor­da­dos y reconocidos.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *