Seis cabudareños gobernaron Lara y uno fue presidente de Venezuela

 

Yolanda Aris 
Cronista Oficial del Municipio Palavecino

Seis cabudareños ejercieron la primera magistratura del actual estado Lara, en el siglo XIX, bajo las diferentes denominaciones que recibió a lo largo del tiempo. Ellos  fueron en orden cronológico: Bernabé Planas, Juan de Dios Ponte, Ramón Vilaró, Domingo Antonio Méndez, el General Nicolás Patiño y el General Aquilino Juares.        El cabudareño, Vicente Amengual, dirigió los destinos de la nación de manera interina. A continuación presentamos un breve esbozo de estos personajes y  su actuar, al frente de sus cargos.

Bernabé Planas

Nació el 25 de mayo de 1792. Se cree que nació en Cabudare. Sus padres fueron José Antonio Planas y Feliciana de las Mercedes Espinoza de los Monteros y casó con Mercedes Guadarrama. Murió el 30 de enero de 1843. Fue el padre de Simón Planas. Sus hermanos: el Padre Pedro Planas murió en la acción de la Puerta de Bobare; y  el Comandante José Antonio Planas, luchó en la Batalla de los Horcones, en la Batalla de Araure y murió en el combate de San Mateo en 1814. 

Bernabé Planas en 1819, fue Alcalde de Barquisimeto, y fue diputado de la Provincia de Carabobo desde 1824, a la que pertenecían los territorios, que hoy conforman el estado Lara y parte de Yaracuy. Desde ese cargo promovió la división de la extensa provincia de Carabobo para crear una nueva.

Presentó un informe, donde señaló la necesidad de su desmembración, debido a la numerosa población de la Provincia de Carabobo y las largas distancias a recorrer para gestionar trámites; y donde manifestó los beneficios que tendría para la administración pública y de justicia una nueva provincia.  Con el decreto 144, el 29 de marzo de 1832, logró la aprobación de la creación de la Provincia de Barquisimeto; la cual fue dividida en los cantones Barquisimeto, San Felipe, Yaritagua, Quíbor, Tocuyo y Carora; y se nombró a Barquisimeto como su capital.

El  Presidente de Venezuela, General José Antonio Páez, lo designó como el primer presidente de esta provincia. Ejerció desde el 1º de julio  hasta el 30 de diciembre de 1832, y nuevamente  gobernará entre 1842 y 1843. Durante su mandato se introdujo la primera imprenta del estado Lara traída por Pablo Unda, donde se imprimió el primer periódico, El Barquisimetano, dirigido por el cabudareño Andrés Guillermo Alvizu.

Juan de Dios Ponte

Según Mac.Pherson, nació en Cabudare el 8 de febrero de 1805. Fueron sus padres Juan de Dios Ponte y Bárbara Heredia. Estudió en Cabudare y en El Tocuyo. Era tío del Arzobispo Ponte. Murió en Barquisimeto el 18 de abril de 1894. Se graduó de  abogado en Caracas en 1831, y cuando se creó la Provincia de Barquisimeto en 1832, Andrés Guillermo Alvizu y él, eran los únicos abogados graduados en esta ciudad.

Ese año fue nombrado, Juez Letrado de Hacienda de esta nueva Provincia, con jurisdicción civil y criminal, siendo el primer juez de la entidad. Fue diputado al Congreso Nacional en 1833 y presidió la Cámara de Representantes en 1834 y 1836. Ocupó el cargo de Juzgado del primer circuito judicial de esta provincia.

Los Generales Santiago Mariño y Pedro Carujo, conspiraron contra la presidencia de José María Vargas y con la Revolución de las Reformas; lograron su  derrocamiento en 1835, y ocupó la presidencia el General Carlos Soublette. En Barquisimeto, el General Florencio Giménez atacó la ciudad, el 24 de septiembre e hizo prisionero al Gobernador de la provincia, Juan Elizondo. Desde Cabudare, Juan de Dios Ponte y otros, organizaron la recuperación de Barquisimeto y el alzamiento regional fue derrotado, recuperándose la autoridad.

Fue gobernador de la Provincia de Barquisimeto entre 1837-1842. Se preocupó por el abastecimiento de agua para la ciudad, iniciando la instalación de tuberías desde el río Turbio. Compró a la familia Vásquez los terrenos adyacentes del bosque Macuto, y los hizo plantar para que los manantiales no se secaran. Instaló una pila o fuente de agua en la plaza de la iglesia parroquial de Cabudare, traída de la quebrada La Mata y mejoró el camino de Cabudare a Barquisimeto. El Colegio Nacional de Barquisimeto, decretado por el General José Antonio Páez, en 1835; se instaló durante su mandato, el 1º de enero de 1838. Solicitó junto al Dr. Ramón Perera en 1847, el Obispado para Barquisimeto y construyó la antigua Catedral de Barquisimeto, hoy Iglesia San Francisco.

Ramón Vilaró

En 1846 fue jefe político del Cantón Cabudare. Fue presidente encargado de la Provincia de Barquisimeto entre 1848 y 1849, cuando el General Florencio Jiménez debió ocuparse de la defensa del gobierno y salir en campaña a combatir la “revolución” liderada por José Antonio Páez, contra el presidente José Tadeo Monagas, en el llamado ataque al Congreso, el 24 de enero de 1848.

Ramón Vilaró fue afecto al sector liberal, pero luego rechazó la forma de gobierno de los Monagas y se pasó al bando conservador. En 1851 era miembro  de la Sociedad Política, asociación creada en 1849, para defender las ideas conservadoras que lideraba José Antonio Páez.

Participó en el movimiento contra el Gobierno de José Gregorio Monagas en 1853. El 12 de julio de 1854 estuvo involucrado en el asalto y muerte del gobernador Martín María Aguinagalde y Pedro Parra.  El 15 de  marzo de 1858, estalló una revuelta de liberales y conservadores que derrocó el gobierno de José Tadeo Monagas, dirigida por el gobernador de la Provincia  de Carabobo, General Julián Castro. En Barquisimeto el movimiento era dirigido por Juan de Dios Ponte, Rudecindo Freitez y Ramón Vilaró. Participaron en ella también Jacinto Fabricio y Eladio Lara.

Domingo Antonio Méndez

DomingNació en Cabudare el 17 de agosto de 1818.  Hijo del rico comerciante de Cabudare, José Francisco Méndez  y María Lorenza Pérez. Casó con María de la Cruz Morán con quien tuvo 4 hijos, de los cuales sobrevivieron José Francisco y Teotiste. Luego, casó con Juana Francisca Ponte con quien tuvo a Amelia de Jesús y Jesús María.  Murió en Cabudare el 5 de julio de 1868.

En Cabudare desempeñó los siguientes cargos públicos: Alcalde,  Presidente del Concejo Municipal y Tesorero de Rentas. Fue Presidente de la Diputación Provincial de Barquisimeto, (equivalente al actual  Consejo Legislativo Estadal), y en ese cargo firmó el primer decreto de Abolición de la Esclavitud en Venezuela,  el 25 de noviembre de 1851, con el que se pidió al Congreso Nacional, una ley para otorgar la libertad a los esclavos. Esta iniciativa se consolidó el 24 de marzo de 1854, cuando se aprobó la Ley de Abolición de la Esclavitud durante la presidencia de José Gregorio Monagas, con el impulso de los cabudareños, Simón Planas desde el Ministerio de lo Interior y Justicia y de Vicente Amengual en el Congreso. Fue Senador y Diputado suplente.

Fue seguidor del Partido Liberal y en Cabudare formó el Comité Revolucionario junto con su padre; sus tíos, los Generales Concepción y Juan Eusebio Méndez; el Dr. Eduardo Ortíz;  General Ignacio Antonio Ortíz;  José Víctor Ariza (Redactor de la Constitución Federal de 1864) y otros.  Fue amigo de los hermanos Monagas.

Fue presidente de la Provincia de Barquisimeto en 1860 y cuando se creó el Estado Soberano de Barquisimeto en 1864, continuó en el cargo por lo que se convirtió en su primer presidente hasta 1865, cuando asumió el General Nicolás Patiño.

General Nicolás Patiño

Nació en Cabudare en 1821. Fueron sus padres José Francisco Patiño y Joaquina Sosa. Murió el 7 de septiembre de 1876.  En su adolescencia fue peón de hacienda.  Su vida se desarrolló entre la lucha militar por la federación y  en la lucha política por el partido liberal, destacándose en ambas áreas.

Fue General y líder del movimiento liberal en el cantón y luego distrito Cabudare. Se incorporó al ejército liberal al mando del General Ezequiel Zamora, cuando éste pasó por Cabudare, el 2 de septiembre de 1859. Al día siguiente, el General Juan Crisóstomo Falcón tomó Barquisimeto, y lo nombró Comandante Militar de Cabudare. Desde la serranía de Terepaima, junto a sus hermanos Juan Antonio y Cayetano, fue un activo defensor de la federación en el occidente del país, durante  la Guerra Federal (1859-63).

Al finalizar este conflicto, la nueva constitución liberal de 1864, creó los Estados Unidos de Venezuela y dividió el territorio nacional en Estados. La Provincia de Barquisimeto pasó a ser Estado Barquisimeto, fue designada Cabudare como su capital, Nicolás Patiño fue nombrado presidente del mismo (1865-1868), y circuló el primer periódico de Cabudare: El Cóndor de Terepaima.

Con el triunfo de la Revolución Azul en 1868, liderada por el General José Tadeo Monagas, finalizó el poder que habían ejercido los federales bajo la presidencia de Juan Crisóstomo Falcón durante 4 años. En Cabudare, el General Nicolás Patiño  se enfrentó a los partidarios de Monagas, pero fue vencido en las Lomas de Terepaima, el 26 de agosto de 1868, y debió entregar su cargo al Doctor Ildefonso Riera Aguinagalde, y asume el General Buenaventura Freitez, representante del  gobierno de José Tadeo Monagas y Barquisimeto volvió a ser la capital del estado.

En 1870, se restableció el poder para los liberales, con la Revolución de Abril, cuando el General Antonio Guzmán Blanco derrocó a José Ruperto Monagas y ocupó la presidencia. Los Generales Patiño y José Pulido vencieron a los Generales Buenaventura Freitez y Fernando Adames, ocupando Barquisimeto, que pasó a manos  liberales.  Aunque, Patiño fue vencido por el General Pablo Manzano, partidario de Monagas, en Los Rastrojos, el 17 de octubre de 1870; las tropas federalistas triunfaron a nivel nacional y ocuparon la presidencia durante 18 años.

General Aquilino Juares

Nació en Cabudare,  el 5 de enero de 1846 y murió el 30 de agosto de 1904.  Su padre fue Nieves Juares,  su madre  Inés Rumbos y   casó con Mercedes Guevara. Vivió en Sarare entre 1849 hasta 1859, donde recibió educación de parte de su padre, quien regentaba allí una escuela municipal.

A los 13 años se integró al ejército centralista que pasaba por Sarare  y dos días después participó en la Batalla de Tierritas Blancas (03 09-1859), pero desertó y se incorporó al ejército del General Juan Crisóstomo Falcón. Participó en la Batalla de Santa Inés (10-12-1859) y de Coplé (17-02-1860). Finalizada la guerra, asciende al poder Juan Crisóstomo Falcón, y Aquilino Juares ocupó varios cargos públicos.

José Tadeo Monagas, en junio de 1868, con la Revolución Azul, puso fin a esa administración, pero murió meses después, y el General  Antonio Guzmán  Blanco con la Revolución de Abril de 1870, asumió la presidencia. 

Aquilino Juares, seguidor de la tendencia liberal y amigo de Guzmán, en 1872,  a los 26 años, fue  presidente del Estado Barquisimeto,  pero fue  depuesto el 18 de febrero del año siguiente, por una revolución local liderada por los Generales Eusebio Díaz y Fernando Adames, partidarios del General León Colina. (Héroe de la federación en Santa Inés, quien dirigía otra fracción del liberalismo en esta región).  Aquilino Juares se retiró a su hacienda en Río Claro.  

En 1885 lideró el partido político denominado La Propaganda,  que se oponía al partido La Tradición dirigido por el General Jacinto Fabricio Lara. (Ambas eran divisiones del partido liberal en este estado). Entre 1894 y 1898, siendo Presidente Joaquín Crespo, Juares ejerció la presidencia del ahora, Estado Lara. Se caracterizó por ser demócrata, liberal, protector de las letras, de las artes, la cultura y progreso.

Hizo importantes aportes a todos los sectores de la población, tenía ideas avanzadas, consideraba importante la preparación de la mujer, y su incorporación al progreso de la sociedad. En agosto de 1894,  abrió un curso de bachillerato para damas, en el Colegio Nacional de Niñas, a solicitud de ellas, otorgándoseles su título en 1897.      

Decretó diferentes instituciones para elevar el nivel educativo  de los larenses. En enero de 1895, creó en Barquisimeto la Escuela Sucre, con el fin de formar oficinistas, y por la escasa concurrencia de alumnos, fue suprimida en junio del año siguiente, y con ese dinero, instaló en cada capital de los once distritos del Estado Lara, una escuela nocturna para artesanos, sirvientes y jornaleros, inauguradas de manera conjunta, el 5 de julio de 1896. Becó estudios en el exterior a varios artistas plásticos como Julio T. Arce.

 Vicente Amengual

Nació en 1821. Se cree que en Cabudare, pero,  en un documento localizado, él declara que es: “natural y avecindado en Sarare”, pero vivió mayormente en Caracas. Sus padres fueron Vicente Amengual y Micaela Antonia Villalonga. Murió el 29 de agosto de 1894, a los 73 años.

Fue Político, Parlamentario, Estadista y Militar con grado de General. Desempeñó varios cargos: Diputado al Congreso Nacional por Barquisimeto, de 1851 a 1854 y de 1869 a 1870; Ministro de Interior y Justicia en 1869, 1882, 1884; Auditor de Guerra del Ejército en 1874; Presidente del Estado Yaracuy en 1868, 1877 y 1879; Presidente del Estado Guzmán Blanco en 1880; Presidente Encargado de Venezuela en 1880 en ausencia de Antonio Guzmán Blanco y en 1882 ocupa de manera interina la Presidencia de la República; Presidente del Senado en 1883; Ministro de Relaciones Exteriores en 1884; y Miembro de la Corte Federal de 1886 a 1890.

Fue director del Periódico “La Causa Liberal” e impulsor desde el Congreso del Decreto de Instrucción Pública del General Antonio Guzmán Blanco en 1870. Es considerado el fundador del Ministerio de Instrucción Pública. Participó en las discusiones sobre la abolición de la esclavitud. Fue el primer  encargado de la Presidencia de la República nacido en tierras cabudareñas. Participó en la Guerra Federal, donde obtuvo el grado de General. Siempre ocupó cargos de alta jerarquía.

       En la Revista El Cojo Ilustrado se refieren a él como:

orador, parlamentario de palabra fácil, hombre de clara inteligencia, ilustrado y sagaz…”.  En la misma revista, un año más tarde, a raíz de su muerte se señala: “…este ilustre ciudadano cuyo nombre viene sonando en nuestra historia contemporánea desde hace largo tiempo, como que en casi todas las administraciones públicas de las tres últimas décadas, han sido estimados de importancia sus servicios en diversos ramos, señaladamente en la legislación.

Importante es la contribución que realizaron estos cabudareños al servicio de la República, por lo que merecen ser recordados y reconocidos.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *