Toros coleados, su historia y origen

Emilio Acosta
Historiador

Los toros coleados constituyen una manifestación popular arraigada en la tradición de los venezolanos. Se practica en los territorios de la actual Colombia y Venezuela, desde mediados del siglo XVI.

Los toros coleados tienen un origen ancestral, diversos historiadores asocian al coleo con una práctica española en la que se derriba a la res en plena carrera apoyando el jinete una vara en el cuadril.

Esta practica española, es llamada «suerte del derribo», la tradición consistía en la persecución del caballo al toro, y su derribo en plena carrera en una cara, apoyándola en el cuadril de la bestia con la fuerza suficiente para tumbarle al lado contrario.

Entre los años de 1529 y 1530, la familia de los Welser fueron los primeros que trajeron grandes cantidades de ganado a la provincia de Venezuela. Desde su centro administrativo en Santa Ana de Coro, se fue extendiendo hacia otros puntos del territorio venezolano.

Para el año de 1530, el conquistador Cristóbal de Mendoza Rodríguez fundó el primer hato en los llanos centrales, exactamente en el Sitio de Uberito, zona próxima a la ciudad de Calabozo, actual estado Guárico.

Las primeras ganaderías en los llanos del Meta se establecieron hacia 1540, en las misiones Jesuitas, donde los indígenas evangelizados aprendieron el manejo del caballo y del ganado. Las haciendas más antiguas son Caribabare, La Yeguera, Tocaría, Cravo.

De toda esta cultura ganadera traída desde España, surgen los toros coleados, los llaneros que entre el trabajo y la diversión median sus capacidades coleando y derribando los toros en las faenas y con habilidad también utilizaban lanzas para manejar el ganado.

Muchas veces los dueños de las haciendas organizaban competencias para demostrar las destrezas de los llaneros que trabajaban en el hato, y ofrecían grandes cantidades de reales de plata, a quien fuese el primero en derribar al animal.

Estas competencias se mantienen durante los siglos XVII y XVIII, extendiéndose a las celebraciones y fiestas patronales; sobre todo en la zona de los llanos que, junto al joropo, y la carne en vara, establecen la identidad de la Venezuela rural en la época hispánica.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *