Tradiciones culinarias de Semana Santa en Yaracuy

Mario R. Tovar G.
Historiador y escritor

“El pasa­do es tan con­je­tur­al como el futuro”.
Jorge Luís Borges

La Sem­ana San­ta es un momen­to prop­i­cio para el recogimien­to espir­i­tu­al y además es el tiem­po del año donde la feli­gresía católi­ca rinde un cul­to espe­cial a nue­stro Señor Jesu­cristo, quien con su sac­ri­fi­cio y antes de su cru­ci­fix­ión, cargó el peso de la cruz, asum­ien­do con ello la reden­ción de todos los hom­bres del planeta.

Igle­sia San Rafael Arcán­gel del munici­pio Inde­pen­den­cia, esta­do Yaracuy

A niv­el cul­tur­al en nue­stro país, son muchas las tradi­ciones que con­ju­gan el hecho reli­gioso con nues­tras cos­tum­bres autóc­tonas, las cuales varían según la idios­in­cra­sia de cada región geográ­fi­ca en particular.

De esta man­era, exis­ten vari­antes cul­tur­ales entre las regiones de la cos­ta- mon­taña, and­i­na, zuliana, ori­en­tal, llan­era, deltana, insu­lar y sur del país, las cuales en un momen­to dado se han mati­za­do y proyec­ta­do a otras áreas del país. Un ejem­p­lo par­tic­u­lar se evi­den­cia con la gas­tronomía pop­u­lar, la cual ha trascen­di­do a cada región y se ha arraiga­do en el con­tex­to nacional.

Cacha­pas y chigüire, un apeti­toso pla­to típi­co en la región

En tal sen­ti­do, es común encon­trar en cualquier esta­do del país bebidas, comi­das y dul­cería típi­ca de algu­nas regiones en par­tic­u­lar; pero que en la actu­al­i­dad se han traslada­do a la mesa de cualquier hog­ar vene­zolano, tal como ha ocur­ri­do con el casabe ori­en­tal, el moji­to zuliano, las sopas and­i­nas, los dul­ces cori­anos, los hervi­dos insu­lares y costeños y el pabel­lón llanero; hoy por hoy, con­ver­tido en uno de nue­stros platos típi­cos nacionales al igual que la hal­la­ca, la arepa de maíz, la cacha­pa, la chicha criol­la y las diver­sas vari­antes de mon­don­gos; adereza­dos según las cos­tum­bres de cada localidad.

Pues bien, el munici­pio Inde­pen­den­cia, del esta­do Yaracuy, no ha escapa­do de tales cos­tum­bres nacionales y es por ello por lo que, durante la Sem­ana San­ta, sus habi­tantes han prac­ti­ca­do cier­tas tradi­ciones, algu­nas de las cuales han per­du­ra­do; mien­tras otras han sido super­adas con el cor­rer de los años. 

Es prop­i­cio recor­dar que durante la lla­ma­da Sem­ana May­or esta­ba veda­do con­sumir carnes rojas, razón por la cual los habi­tantes de nues­tra comu­nidad llen­a­ban sus despen­sas con sar­di­nas con difer­entes adere­zos, tales como: picantes, con tomates, nat­u­rales y en aceite de oli­va, entre otras.

De igual man­era, se con­sumían diver­sos tipos de carnes secas, pre­vi­a­mente sal­adas de especies como pesca­dos y chigüire, respec­ti­va­mente; cos­tum­bre que todavía se mantiene arraiga­da en el gus­to del venezolano.

Dul­cería típica

Asimis­mo, se era típi­co preparar diver­sos dul­ces y comi­das tenien­do como su prin­ci­pal ingre­di­ente, el uso del coco. En tal sen­ti­do, era común obser­var en las bode­gas y demás expen­dios de comi­da del sec­tor, grandes can­ti­dades de este gus­toso fruto.

En este orden de ideas, era común ver aparca­dos a difer­entes camiones en los alrede­dores de la Plaza Sucre, expen­di­en­do cocos de difer­entes tamaños, los cuales eran ofre­ci­dos en for­ma nat­ur­al o despro­vis­tos de su piel, según las necesi­dades de la clien­tela; muchos de los cuales los adquirían para realizar las par­tidas o peleas con cocos; tradi­cional juego con apues­tas de dinero, prac­ti­ca­do sólo durante la Sem­ana San­ta, que con­sistía en turn­arse dos com­peti­dores para gol­pear cada uno al coco del con­trario y gan­a­ba aquel que partía el coco del contrario.

Camión Far­go de los años 40 en Bar­quisime­to, propiedad del señor Marullo. 
Colec­ción Gabriel Marullo

Por su parte, los perde­dores en la may­oría de las oca­siones obse­quia­ban dichos cocos par­tidos a la muchacha­da pre­sente durante la jor­na­da, quienes los con­sumían en el sitio o los llev­a­ban para sus casas, donde sus madres pos­te­ri­or­mente se esmer­arían en preparar los riquísi­mos dul­ces de arroz con coco, con­ser­vas de coco con papelón, que­sil­lo de coco, con­ser­vas de coco con piña, tor­tas de coco y bien­mesabe, entre otros.

Otro de los man­jares prepara­dos durante la Sem­ana May­or en este ter­ri­to­rio yaracuyano, son los exquis­i­tos buñue­los de yuca, prepara­dos con este tubér­cu­lo y traí­dos cuida­dosa­mente des­de las zonas rurales del sec­tor con anterioridad.

Dichos buñue­los, son prepara­dos a base de una mez­cla de yuca pre­vi­a­mente hervi­da, con huevos, que­so y man­te­qui­l­la, los cuales se asan en un budare durante pocos min­u­tos y luego se le añade un mela­do a base de azú­car o papelón, canela y cla­vo de olor, según el gusto.

Una vez prepara­dos los buñue­los por cada famil­ia eran obse­quia­dos a las vis­i­tas o repar­tidos entre los veci­nos del sec­tor y lit­eral­mente se hacía un con­cur­so no declar­a­do, para ver a qué famil­ia le quedaron más sabrosos durante ese año.

Sin lugar a duda, el pesca­do, el chigüire, la yuca y el coco, son los ele­men­tos pri­or­i­tar­ios de la gas­tronomía pop­u­lar durante la Sem­ana San­ta en nue­stro munici­pio, que resisten cos­tum­bres foráneas y el inex­orable paso del tiempo.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *