Visión militar del general Juan Crisóstomo Falcón

Cruz Enrique Otero Duno
cruzoteroelcronista@gmail.com
@cruzoteroelcronista

    Juan Crisóstomo Falcón Zavarce nació el día 27 de mayo de 1820 en el Hato Tabes, península de Paraguaná. Fueron sus padres el dominicano José Falcón y la paraguanera Josefa Zavarce de Falcón. Desde muy joven practicó la esgrima, equitación y tiro al blanco. Realizó estudios en el Colegio Federal de Coro para luego viajar a la isla de Curazao con el fin de aprender idiomas y adquirir cultura general.

Juan Crisóstomo Falcón

     Falcón aparece por vez primera en el firmamento militar y político en 1846 cuando, al vincularse al régimen del presidente José Tadeo Monagas, llega a desempeñarse como oficial de las milicias. Al estallar la revolución contra Monagas Falcón prefiere quedarse al margen de los acontecimientos. Luego, al llegar al poder el presidente Julián Castro, establece unión estratégica con los liberales para oponerse al nuevo gobierno. Es por eso que, el 7 de junio de 1858, es expulsado hacia Curazao.

Inicios de la Guerra Federal

En la isla de Curazao Falcón inicia los preparativos de la Guerra Federal, Guerra Larga, Guerra de los Cinco Años o Federación. La lucha se inició en Coro pero, con excepción de Guayana, sus focos se extienden por toda Venezuela. La guerra movilizó la pasión de los hombres y dividió el partidismo político en federalistas y centralistas.

Del odio al federalismo

     El federalismo es de vieja data ya que aletea en la época de la colonia. Sus varias raíces acumulan buenos detalles sociales, económicos, políticos y humanos; al igual que ambición de poder, mezquindad de propósitos, ansiedad de dinero, búsqueda de mejores posiciones y cultivo de odios.

La historia registra movimientos que precipitaron su apertura. Citaremos el viejo enfrentamiento entre los partidos conservadores y liberales exaltados con la elección del presidente José Tadeo Monagas, y la reactivación de las antiguas rencillas políticas entre los generales Páez y Monagas.

     En la década de 1850 a 1860 grandes conflictos sacudieron a la nación. Hubo problemas económicos, escasez de alimentos e insurgencias durante la segunda presidencia del general José Tadeo Monagas que lo llevaron a su derrocamiento. Monagas cayó por medio de un estallido en Valencia el 5 de marzo de 1858, capitaneado por Julián Castro, comandante de armas de Carabobo.

     El acto de Castro recibió el estimulo de los conservadores, muchos de los cuales formaron parte del gobierno en el gabinete ministerial y en las presidencias de estados, habiendo sido designado para Coro el doctor Juan de Dios Monzón. Durante el régimen de Julián Castro se inició un primer movimiento cuya noticia hubo de filtrarse al público, por lo que el gobierno tomó medidas al citar a Caracas a Juan Crisóstomo Falcón y Ezequiel Zamora.

Firma del Tratado de Coche

Fuego iniciado en Coro

     A principios de 1859 el gobierno intensificó la persecución de sus enemigos políticos. Es por eso que el Comité Revolucionario de Coro, integrado por Juan Navarrete, Pedro Torres, Nicolás Zaldarriaga y Tirso Salaverría, decidió precipitar los hechos finalizando la conspiración y dando inicio a acciones de calle el día 20 de febrero de 1859 con la toma militar de la Casa del Parque y la cárcel pública de Coro.

     Desde las últimas horas de aquel domingo 20 de febrero se fueron congregando en la casa del coronel José Rivero, los comandantes Tirso Salaverría, Jesús María Hernández y Catalino Aceituno, al igual que los señores José Toledo, Pedro Torres, Juan José Navarrete, José Tomás Pereira, Emilio Navarro Miquilena, Carlos Manuel Acosta, Maximiliano Iturbe y casi ochenta liberales.

A las ocho de la noche del citado día salieron de uno en uno, tomaron la acera del cuartel, desarmaron al centinela y al oficial de guardia y, a los gritos de ¡Viva la Federación, abajo el Gobierno!, tomaron el cuartel sin pelear. De inmediato hicieron presos al jefe de la guarnición y al comandante Carabaño. El botín militar estuvo compuesto por 900 fusiles, una gran cantidad de pólvora, fornituras, cornetas, cajas de guerra, banderas y dos cañones de bronce.

     El 21 de febrero el comandante Salaverría, convertido en jefe de la plaza, emitió una proclama explicativa de los motivos que condujeron a esos sucesos. De igual forma dio un esbozo del programa de trabajo ofreciendo solucionar los problemas del país mediante la Federación. Salaverría otorgó vivas a los federalistas corianos y al general Juan Crisóstomo Falcón, apoyándolo como primer jefe del movimiento federalista nacional.

Primera incursión de Zamora

     En La Vela respaldaron el movimiento los señores Sergio Rincón y Carlos Galán quienes, al tomar las goletas “La Guaireña” y “El Coriano”, despacharon al primero de los barcos nombrados hacia Curazao llevando a bordo a Maximiliano Iturbe con pliegos informativos de los hechos cumplidos en Coro.

    Esto dio lugar a que, el día 22 de febrero, llegara a ese puerto el general Ezequiel Zamora acompañado de los generales Desiderio Trias y José Rosario González, al igual que los señores Napoleón Sebastián Arteaga, José Gabriel Ochoa y Juan Francisco Manrique. Al pasar a Coro Zamora ocupó el cargo de jefe de operaciones del Ejército Federal de Occidente.

Gobierno provisional de la región coriana

     El 25 de febrero el general Zamora convoca a los ciudadanos a una asamblea en la plaza principal. A partir de ese momento quedó instalado el Gobierno Provisorio del Estado Independiente de Coro, resultando presidente Nicolás Zaldarriaga. Esa fecha el gobierno decretó que el pabellón nacional tendrá siete estrellas azules en la faja amarilla como símbolo de las siete provincias que constituyen la Federación de 1811. 

     Mediante la Constitución Federal se eligieron las autoridades del gobierno central y las de los veinte estados. También quedó elegido el gobierno del Estado Independiente Coro, para así evitar que el país quedara sin representantes.

     Las normas establecidas fueron la abolición de la pena de muerte, la libertad absoluta de prensa, la libertad de tránsito, la abolición perpetua de la esclavitud, la libertad de asociación, la inviolabilidad del hogar, la libertad de cultos, la inviolabilidad de la correspondencia y de los escritos privados, la independencia del poder electoral, el derecho a la asistencia social en caso de invalidez o pobreza absoluta y la inviolabilidad de la propiedad de los ciudadanos. 

Juan Crisóstomo Falcón,1863

Avanzada de Falcón

     Juan Crisóstomo desembarcó el 24 de julio de 1859 en la playa de Palma Sola con su grupo de oficiales, entre ellos Jacinto Regino Pachano, Antonio Guzmán Blanco, Jesús María Aristiguieta, Wenceslao Casado, Maximiliano Iturbe y otros valientes oficiales y civiles. A bordo de los barcos “Tacia” y “La Esperanza” trasladaban mil fusiles.

En ese sitio les esperó el general Gabriel Guevara acompañado de sesenta hombres quienes juntos tomaron el camino de Morón, Urama, Bejuma y Montalbán, siguiendo hacia Portuguesa, Cojedes, Guárico, Barinas y Barquisimeto. Falcón siguió propagando la Federación por Maracaibo, Agua Clara, Pedregal, Capatárida, Dabajuro, San Luís, Cabure, Curimagua y Churuguara.

La post guerra

     El general Juan Crisóstomo Falcón fue nombrado presidente de la república en pleno campo de batalla, siendo designado vicepresidente el general Antonio Guzmán Blanco. El 23 de abril de 1863, bajo la necesidad de dar por concluida la guerra, quedó firmado un convenio bajo el título de Tratado de Coche. La Guerra Federal, luego de la época de la independencia, fue el segundo gran episodio bélico del país. Falcón se mantuvo en el poder hasta el 5 de junio de 1868, siendo el creador del decreto de garantías ciudadanas.

Muerte del mariscal
El Mariscal Juan Crisóstomo Falcón Zavarce falleció en la colonia de Fort France, el día 29 de abril de 1870. Sus restos fueron repatriados el 28 de abril de 1874 y reposan en el Panteón Nacional.

Reconocimiento ciudadano

Recordemos que Falcón Zavarce fue el ideólogo de la revolución federal, al lado Ezequiel Zamora, convirtiéndose en un tolerante estadista, estudioso de la revolución francesa, fiel comentarista de los clásicos griegos y creador de los estados que conforman el territorio de nuestra amada república bolivariana de Venezuela.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *