Yaracuy, génesis de una provincia venezolana

Mario R. Tovar G.
Historiador y escritor

“Ven­i­mos de una larga his­to­ria en donde los dos extremos 
de lo humano han esta­do per­ma­nen­te­mente de la mano.” 
Alirio Pérez Lo Presti. El Uni­ver­sal (15–03-2021).-

Tradicionalmente el Día de Yaracuy se venía conmemorando cada 19 de marzo por sobrados motivos históricos,  pero desafortunadamente hace un tiempo atrás fue cambiada por las autoridades gubernamentales para el 28 de marzo, alegando someras  razones que un amplio sector de la población yaracuyana no comparte. En razón de ello, sirva  este importante espacio, para esbozar algunas ideas sobre la génesis de la Provincia de Yaracuy


Evolución del espacio territorial yaracuyano 

     Le cor­re­spondió al con­quis­ta­dor Alemán Nicolás de Fed­er­man (1531), reseñar en su his­to­ria Indi­ana las car­ac­terís­ti­cas geo­históri­c­as del ter­ri­to­rio que hoy ocu­pa nue­stro esta­do Yaracuy. A este respec­to, sobre sus antigu­os habi­tantes agre­garía que: “Son gentes de estatu­ra ele­va­da y bien pro­por­ciona­da y de fuerte dis­posi­ción, espe­cial­mente las mujeres son muy bel­las por lo que lla­mamos a este valle y provin­cia, que los indios lla­man Varari­da, el Valle de las Damas, que quiere decir en alemán El Valle de las Mujeres”. Nótese en la referi­da cita, el empleo de la pal­abra “provin­cia” para referirse al ter­ri­to­rio descrito y bau­ti­za­do por Fed­er­man como el Valle de las Damas; pero jurídica­mente, fal­tarían muchos años para que estos ter­ri­to­rios pud­iesen adquirir, tal categoría.

      Den­tro de este con­tex­to, según el his­to­ri­ador yaracuyano Nicolás Per­az­zo (1982), nue­stro ter­ri­to­rio tuvo que pasar por tres eta­pas para lle­gar a alcan­zar la tan ansi­a­da autonomía provin­cial. La primera de ellas se remon­ta a la creación de la Provin­cia de Carabobo, según Decre­to emana­do el 25 de junio de 1824, den­tro del Depar­ta­men­to de Venezuela de la Repúbli­ca de Colom­bia (Gran Colom­bia), la cual estaría con­for­ma­da por 13 can­tones a saber: Valen­cia (cap­i­tal), Ocumare, Puer­to Cabel­lo, Mon­tal­bán, San Car­los, Pao de San Juan Bautista, Bar­quisime­to, Caro­ra, el Tocuyo, Quí­bor, Nir­gua, San Felipe y Yaritagua.

     En este orden de ideas, en la segun­da eta­pa se ubi­ca a ter­ri­to­rios, hoy yaracuyanos, den­tro de la Provin­cia de Bar­quisime­to, ya que según decre­to emana­do el 29 de mar­zo de 1832, dicha provin­cia qued­a­ba con­for­ma­da por los can­tones de: Bar­quisime­to, San Felipe, Yaritagua, Quí­bor, Caro­ra y El Tocuyo; mien­tras que el Can­tón de Nir­gua aún per­manecería adscrito a la Provin­cia de Carabobo. Es de destacar que el can­tón de San Felipe quedó con­for­ma­do para la época por las par­ro­quias: Cocorote, Gua­ma, Aroa, Albari­co y San Javier, las cuales tenían  una población esti­ma­da de 13 mil habitantes.

Yaracuy,  provincia venezolana

     Tal como lo expre­sa  el recono­ci­do peri­odista y escritor yaracuyano, Juan Vicente Navas Miralles (1962), en su pro­fu­so tex­to tit­u­la­do: “Vida Políti­ca y Mil­i­tar del Yaracuy (1855–1945)”, la creación de la provin­cia de Bar­quisime­to abrió un nue­vo hor­i­zonte de esper­an­zas para los yaracuyanos, prin­ci­pal­mente para los san­fe­lipeños, que no olvid­a­ban que su pueblo había sido eman­ci­pa­do de Bar­quisime­to por Real Cédu­la expe­di­da en Sevil­la el 6 de noviem­bre de 1729, cuan­do Felipe V, monar­ca de turno en España, lo había erigi­do como ciu­dad, con autori­dad propia y con todos los req­ui­si­tos exigi­dos, con autori­dad propia y con todos los req­ui­si­tos exigi­dos; sin embar­go, este ide­al anhela­do se fue madu­ran­do a lo largo de 21 años, pues sería en enero de 1853, cuan­do llegó al Ejec­u­ti­vo Nacional un pliego suscrito por veci­nos de San Felipe y Nir­gua, en el cual se pedía la creación de la provin­cia de Yaracuy. 

A este respec­to,  el Sec­re­tario del Inte­ri­or y Jus­ti­cia se dirigió a los gob­er­nadores de Carabobo y de Bar­quisime­to, solic­i­tan­do un informe sobre la necesi­dad y legit­im­i­dad de la peti­ción intro­duci­da ante el gob­ier­no de la República.

     Den­tro de este con­tex­to, es nece­sario resaltar que dicha solic­i­tud tardó dos años en dar­le cur­so legal, tiem­po que fue aprovecha­do para dar­le calor a la idea y para sumar­le prosél­i­tos, donde sin duda algu­na sobre­sal­ió como fer­viente defen­sor de dicha causa, el señor Pedro Pablo Guédez, quien des­de la colum­na de “El Yaracuyano”, per­iódi­co que redacta­ba, no cesó en su noble empeño de dar­le fuerza a la rep­re­sentación, y en alen­tar a todos los pueb­los enclava­dos en el Valle del Yaracuy, para que secun­daran aque­l­la jus­ta reivin­di­cación que les traería la ansi­a­da autonomía, la cual  de bue­na ley habían adquiri­do los san­fe­lipeños, después de los bár­baros ataques y atro­pel­los que había sufri­do en la época colo­nial la ciu­dad, cuan­do en más de una ocasión había sido saque­a­da y destru­i­da por los nat­u­rales de Barquisimeto.

     Una vez pasa­do el tiem­po y madu­ra­do el proyec­to auton­o­mista yaracuyano, éste fue intro­duci­do en Cámaras Leg­isla­ti­vas el año de 1855 y tras lar­gos y acalo­rados debates, inter­vinieron como ardi­entes defen­sores los rep­re­sen­tantes, coro­nel Hermenegildo Meleán por Carabobo, el  pres­bítero doc­tor José Ramón Agüero y Juan de la C. Sequera, por Bar­quisime­to y el senador Ramón Viñas, por Por­tugue­sa, entre otros. 

Final­mente este esper­a­do proyec­to resul­ta aproba­do en ambas cámaras el 15 de mar­zo  y  cua­tro días después, es decir el 19 de mar­zo de 1855, hace 166 años, recibía el “Ejecútese “ de rig­or por parte del Pres­i­dente de la Repúbli­ca, gen­er­al José Tadeo Mon­a­gas, el cual refrendó el Sec­re­tario del Inte­ri­or, Jus­ti­cia y Rela­ciones Exte­ri­ores, Fran­cis­co Aran­da. Por lo per­ti­nente del mis­mo, a con­tin­uación inser­ta­mos tex­tual­mente el históri­co decreto.

 

“El Sena­do y Cámara de Rep­re­sen­tantes de la Repúbli­ca de Venezuela, reunidas en Con­gre­so, decreta: 

Artícu­lo 1°.- Se erige una nue­va Provin­cia con el nom­bre de “Yaracuy”, com­pues­ta de los can­tones de “Yaritagua” y “San Felipe”, pertenecientes a la Provin­cia de Bar­quisime­to, y del can­tón “Nir­gua”, de la de Carabobo. La ciu­dad de San Felipe será su cap­i­tal. Artícu­lo 2°.- Los límites de la nue­va provin­cia son los que tienen hoy los tres can­tones expresados. 

Artícu­lo 3°.- El rég­i­men y admin­is­tración de esta provin­cia comen­zará el 1° de julio del pre­sente año. 

Artícu­lo 4°.- Las orde­nan­zas, res­olu­ciones y acuer­dos vigentes en los tres can­tones expre­sa­dos en el artícu­lo 1°, con­tin­uarán en obser­van­cia en tan­to sean retoma­dos o dero­ga­dos por la diputación de la provincia. 

Artícu­lo 5°.- El Poder Ejec­u­ti­vo nom­brará un gob­er­nador para la Provin­cia “Yaracuy” y durará fun­cio­nan­do has­ta que se nom­bre el que haya de ser­lo en propiedad, en vir­tud de ter­na pre­sen­ta­da por la Diputación Provincial. 

Artícu­lo 6°.- En la Provin­cia del “Yaracuy” se for­ma un nue­vo can­tón com­puesto por las par­ro­quias Chiva­coa, Cam­po Elías y Urachiche, que será su cabecera y cuyo nom­bre llevará. 

Artícu­lo 7°.- En la mis­ma provin­cia se for­ma otro can­tón que se lla­mará “Sucre”, com­puesto de las par­ro­quias Gua­ma, su cabecera y de las de Aroa y San Pablo. 

Artícu­lo 8°.- Mien­tras los nuevos can­tones no ten­gan elec­tores, la Asam­blea Munic­i­pal de San Felipe nom­brará los emplea­d­os del can­tón “Sucre” y la de Yaritagua para el de Urachiche. 

Artícu­lo 9°.- La Provin­cia pertenecerá al mis­mo Dis­tri­to Judi­cial que la de Barquisimeto. 

Artícu­lo 10°.- El Poder Ejec­u­ti­vo que­da autor­iza­do para dic­tar todas las prov­i­den­cias que sean con­du­centes al establec­imien­to de la nue­va Provin­cia del Yaracuy. 

Dado en Cara­cas el 15 de mar­zo de 1855, año 26 de la Ley y 45 de la Inde­pen­den­cia. El P. del S., Samuel Amador. El P. de la Ca. De R., Euge­nio A. Riera. El So, del S., J. A. Pérez. El So., de la Ca. de R., J. Padil­la. Cara­cas, 19 de mar­zo de 1855. Año 26 de la Ley y 45 de la Inde­pen­den­cia. Ejecútese. José Tadeo Mon­a­gas. El So., de E., en los D.D., del Inte­ri­or, Jus­ti­cia y R.E., Fran­cis­co Aranda.”

     

Una vez logra­do tan anhela­do decre­to para la creación de la nue­va Provin­cia de Yaracuy, éste tuvo gra­ta reper­cusión en el seno de la colec­tivi­dad yaracuyana, y con la debi­da antic­i­pación, empezaron los prepar­a­tivos para cel­e­brar el adven­imien­to de la recién obteni­da autonomía. 

Tras ello, el Con­ce­jo Munic­i­pal de San Felipe, en sesión ver­i­fi­ca­da el 30 de abril bajo la pres­i­den­cia de don José Anto­nio Cor­di­do, acordó a proposi­ción del con­ce­jal Anto­nio María Salom, nom­brar una jun­ta que recabaría por suscrip­ción pop­u­lar y vol­un­taria, los fon­dos nece­sar­ios para cel­e­brar “el Acto Solemne” en que el pueblo de San Felipe, sep­a­rán­dose de Bar­quisime­to, entra dueño de su suerte a ocu­parse de su por­venir y futu­ra grandeza, fig­u­ran­do en la repúbli­ca en el puesto que la provin­cia le ha señal­a­do en sus grandezas e ine­scruta­bles designios.

En este sen­ti­do, la jun­ta quedó integra­da por los con­ce­jales Pedro Zumeta y Ale­jan­dro Blan­co; los señores Agustín Rivero, Dr. José T. González, Rafael Ama­r­al, Manuel A. Lava­do y Manuel Fer­reiro, quienes se encar­garían de “dis­tribuir los fon­dos que resul­tasen y de orga­ni­zar el pro­gra­ma de la fun­ción que ten­dría lugar el 1° de julio próx­i­mo”; impor­tante día en que el Ejec­u­ti­vo Nacional nom­bró como gob­er­nador interi­no de la novísi­ma provin­cia a don Juan José Lien­do, quien eligió como Sec­re­tario al señor Juan Sano­ja, y entre ambos se encar­garon de orga­ni­zar todas las ramas de la admin­is­tración públi­ca y de hac­er los nom­bramien­tos de jue­ces de cir­cuito y de la provincia. 

Por últi­mo, el gob­er­nador interi­no Juan José Lien­do sería rat­i­fi­ca­do en el car­go por el Pres­i­dente José Tadeo Mon­a­gas y estu­vo en el car­go has­ta el 09 de mar­zo de 1856, cuan­do le entre­ga el despa­cho al gen­er­al José Víc­tor Ariza, quedan­do reg­istra­do su nom­bre en las pági­nas de nues­tra his­to­ria region­al, como el primer gob­er­nador de la recién crea­da y autóno­ma, Provin­cia de Yaracuy.

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *