El pabellón criollo es el plato por excelencia en Venezuela

Emilio Acosta
Escritor e investigador
Administrador de Venezuela Colonial

Los primeros escritos en Venezuela sobre el pabel­lón criol­lo son de la ciu­dad de El Tocuyo, en el siglo XVII y su creación es atribui­da a los esclavos que recogían las sobras de sus amos para con­for­mar una comida


El arroz hervi­do, las carao­tas (alu­bias negras o fri­joles) guisadas y el plá­tano, son tres ele­men­tos muy comunes en la gas­tronomía criol­la caribeña.

El arroz es de ori­gen asiáti­co llegó al Caribe de la mano de los españoles, espe­cial­mente de los lev­an­ti­nos (mur­cianos y valen­cianos). El plá­tano es orig­i­nario del sud­este de Asia, la especie llegó a Canarias en el siglo XV y des­de allí fue lle­va­do a Améri­ca en 1516. Las carao­tas, sin embar­go, son autóc­tonas de Cen­troaméri­ca, y for­man parte de ese grupo de exce­lentes ali­men­tos que se expor­taron a Europa.

Los fri­joles, el arroz y la carne en un mis­mo pla­to es un ali­men­to cotid­i­ano en Brasil y Por­tu­gal lla­ma­do «fei­joa­da», con­sum­i­do en menor medi­da en las colo­nias por­tugue­sas del África. El «gal­lop­in­to» de cen­tro Améri­ca tam­bién guar­da las mis­mas seme­jan­zas con el pabel­lón criol­lo. En Cuba los insusti­tu­ibles moros y cris­tianos; arroz con gan­d­ules en Puer­to Rico; moris­que­ta o pis­pi­ote en Méx­i­co; o moros en Dominicana.

El Pabel­lón es la comi­da típi­ca en Venezuela

La for­ma de elab­o­rar el arroz blan­co y los fri­joles con su sofrito, lla­ma­do con­grí (con fri­jol rojo), tiene su ori­gen en la Recon­quista españo­la, en la que batal­laron los reinos cris­tianos con­tra los moros de Al-Ándalus.

Este arte culi­nario lle­ga a las Indias de la mano de los primeros colonos españoles, quienes fueron agre­gan­do ele­men­tos nuevos con el paso de las décadas, como la carne mecha­da o en tiras como se le conoce en España, o el plá­tano frito o tajadas como se le conoce en América.

Los primeros escritos en Venezuela sobre el pabel­lón criol­lo son de la ciu­dad de El Tocuyo, esta­do Lara, en el siglo XVII. Gran parte de la his­to­ri­ografía his­panoamer­i­cana, espe­cial­mente la vene­zolana y la argenti­na, refieren que este pla­to de arroz, fri­joles y pro­teí­na ani­mal fue creación de los esclavos al unir las sobras que deja­ban sus amo, algo muy sim­i­lar a lo que se les atribuye a las hallacas.

Cat­e­dral de El Tocuyo, esta­do Lara. Ima­gen de dominio públi­co en Internet

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *