José Gregorio Bastidas, el prócer cabudareño

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista


A juicio del investigador cabudareño José Ramón Brito, el prócer de la Independencia José Gregorio Bastidas nació en Cabudare, en 1793 era hijo legítimo de don José Gregorio Bastidas y de doña Teresa Salcedo.

 
No obstante, la infor­ma­ción no ha sido cor­rob­o­ra­da pues cuan­do no ha sido posi­ble hal­lar un doc­u­men­to que así lo tes­ti­fique. Mac Pher­son en su dic­cionario históri­co del Esta­do Lara, lo hace apare­cer como hijo de Alférez Real don Juan José de Alvara­do de la Par­ra, alférez real del Ayun­tamien­to bar­quisimetano que vivía en el antiguo sitio de Cabudare.
 
Brito ase­gu­ra que el padre de José Gre­go­rio, era hacen­da­do y poseía una hacien­da de cañas en el sitio de “Bureche” (car­retea vie­ja Bar­quisime­to-Yaritagua) en inmedia­ciones de Cabudare.
 
Se sabe que Basti­das se incor­poró a las filas patrióti­cas, cuan­do pasó el Lib­er­ta­dor por Cabu­dare, los días 9 y 10 de noviem­bre de 1813, habi­en­do toma­do parte en la acción cono­ci­da de Tier­ri­ta Blan­ca, en la mese­ta de Bar­quisime­to, (donde hoy se encuen­tra Ascar­dio y la plaza José Macario Yépez).
 
Todo ese sec­tor forma­ba has­ta hace poco tiem­po, aledaños de Bar­quisime­to, nom­bre debido a que una bue­na parte del sec­tor lo forma­ba una capa de tier­ra blan­ca que parecía cal, en cuya acción salieron der­ro­ta­dos los patri­o­tas, y se dice que debido a un con­trario toque de cor­ne­ta, puesto que se tocó ‘reti­ra­da’, descono­cién­dose has­ta aho­ra de donde sal­ió el referi­do toque fatal que hizo des­ban­dar a los patri­o­tas, después de ten­er toma­da la plaza de Bar­quisime­to, salien­do bajo el fuego de las fuerzas real­is­tas al man­do de Fran­cis­co Ober­to, apun­ta el his­to­ri­ador cabu­dareño, que Mac Pher­son en su dic­cionario trae una pequeña nar­ración ref­er­ente a Basti­das, “que la con­sidero una inven­ti­va, y de tinte infan­til, cuan­do dice que “el año de 1819 era Basti­das, teniente de caballería y con un pequeño piquete, recor­ría los alrrede­dores de Bar­quisime­to, ocu­pa­do por los real­is­tas al man­do de Ober­to, cuan­do fue sor­pren­di­do y hecho pri­sionero en los Cer­ri­tos Blancos. 
 
En el momen­to que entra­ba pri­sionero a la ciu­dad y con­duci­do a la plaza de Alt­a­gra­cia para ser fusila­do, ponían en la mis­ma plaza, un muñe­co de paja que habían traí­do de Cabu­dare, en un bur­ro, y que rep­re­senta­ba al Lib­er­ta­dor, pues era día de resurrección.
 
Ober­to se le ocur­rió, com­ple­tar la fies­ta, y pro­pu­so a Basti­das con­ced­er­le la vida y dar­le la lib­er­tad sí le ponía fuego al muñe­co. Basti­das acep­tó. Prendió el muñe­co y cumpl­i­da la ofer­ta por el jefe español, fue puesto en lib­er­tad” … con­tin­ua Mac Pher­son dicien­do que Basti­das “par­tió en pos de Bolí­var, al que fue a encon­trar en Apure”, que para con­tar­le lo que le había suce­di­do al jefe español, y con el muñe­co, dan­do a enten­der como si Apure qued­a­ba a inmedia­ciones de Cabu­dare, para hac­er el via­je a pie para ir a con­tar­le a Bolí­var seme­jante despropósi­to: todo ello es inaceptable”.
 

Bastidas estuvo en Carabobo

 
Es bien sabido que Basti­das estu­vo siem­pre a “las órdenes del gen­er­al Páez con quien tomó parte en varias acciones, pero espe­cial­mente, en la de Carabobo en 1821. Era capitán de Caballería. Ter­mi­na­da la lucha por la Inde­pen­den­cia, Basti­das se man­tu­vo en Cabu­dare, has­ta su fal­l­ec­imien­to en 1855. 
 
Casó el prócer con Manuela Par­ra, de cuyo mat­ri­mo­nio hubo un hijo de nom­bre tam­bién José Gre­go­rio, que con­tra­jo mat­ri­mo­nio en Quí­bor, el 18 de agos­to de 1862, con Eulo­gia Agüero.
 
Es de adver­tir que muchos hom­bres nota­bles de Cabu­dare se tienen como no naci­dos en Cabu­dare, apoyán­dose deter­mi­na­dos escritores en doc­u­men­tos “incom­ple­tos”; y se debe ten­er en cuen­ta que el sitio de Cabu­dare es bas­tante pobla­do, no poseía la cat­e­goría ni de caserío sino de sitio; y muchos de los que nacían no sola­mente en Cabu­dare, y otros sitios de su juris­dic­ción, eran bau­ti­za­dos en Bar­quisime­to, o en San­ta Rosa por ser pueblo de indios mucho más antiguo que Cabu­dare, el que tenía tem­p­lo y pár­ro­co: la capil­la de San­ta Bár­bara que de antiguo existía en Cabu­dare, era una propiedad par­tic­u­lar del Alférez Real don Juan José Alvara­do, la destruyó el ter­re­mo­to de 1812, y con­stru­i­da en el mis­mo sitio: una expli­cación de ello lo hace el Alférez Alvara­do en su tes­ta­men­to otor­ga­do en 1819, para lo cual se trasladó a él un escrib­ano públi­co de Bar­quisime­to al sitio de Cabudare.
 

Próceres cabudareños

 
Brito ates­tigua que el doc­tor Mario Briceño Per­o­zo direc­tor del Archi­vo Gen­er­al de la Nación, le envió foto­copias del expe­di­ente que con­tenía una “lista de la com­pañía de Cabu­dare del Batal­lón de Mili­cias del 3er. Dis­tri­to Bar­quisime­to” en la que apare­cen cien­to cin­co (105) ciu­dadanos de Cabu­dare que tomaron parte acti­va en la Guer­ra de Inde­pen­den­cia: cien­to cin­co próceres con sus nom­bres y apel­li­dos com­ple­tos, su esta­do civ­il, lugar de nacimien­to, sien­do casi todos del sitio de Cabu­dare, y los demás, de los sitios Ras­tro­jos, El Jobal y Tarabana.
 
Repor­ta­je pub­li­ca­do en EL IMPULSO 

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *