José Gregorio Bastidas, el prócer cabudareño

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista


A juicio del investigador cabudareño José Ramón Brito, el prócer de la Independencia José Gregorio Bastidas nació en Cabudare, en 1793 era hijo legítimo de don José Gregorio Bastidas y de doña Teresa Salcedo.

 
No obstante, la información no ha sido corroborada pues cuando no ha sido posible
hallar un documento que así lo testifique.
 
Mac Pherson en su diccionario histórico del Estado Lara, lo hace aparecer como hijo de Alférez Real don Juan José de Alvarado de la Parra, alférez real del Ayuntamiento barquisimetano que vivía en el antiguo sitio de Cabudare.
 
Brito asegura que el padre de José Gregorio, era hacendado y poseía una hacienda de cañas en el sitio de “Bureche” (carretea vieja Barquisimeto-Yaritagua) en inmediaciones de Cabudare.
 
Se sabe que Bastidas se incorporó a las filas patrióticas, cuando pasó el Libertador por Cabudare, los días 9 y 10 de noviembre de 1813, habiendo tomado parte en la acción conocida de Tierrita Blanca, en la meseta de Barquisimeto, (donde hoy se encuentra Ascardio y la plaza José Macario Yépez).
 
Todo ese sector formaba hasta hace poco tiempo, aledaños de Barquisimeto, nombre debido a que una buena parte del sector lo formaba una capa de tierra blanca que parecía cal, en cuya acción salieron derrotados los patriotas, y se dice que debido a un contrario toque de corneta, puesto que se tocó ‘retirada’, desconociéndose hasta ahora de donde salió el referido toque fatal que hizo desbandar a los patriotas, después de tener tomada la plaza de Barquisimeto, saliendo bajo el fuego de las fuerzas realistas al mando de Francisco Oberto, apunta el historiador cabudareño, que Mac Pherson en su diccionario trae una pequeña narración referente a Bastidas, “que la considero una inventiva, y de tinte infantil, cuando dice que “el año de 1819 era Bastidas, teniente de caballería y con un pequeño piquete, recorría los alrrededores de Barquisimeto, ocupado por los realistas al mando de Oberto, cuando fue sorprendido y hecho prisionero en los Cerritos Blancos.
 
En el momento que entraba prisionero a la ciudad y conducido a la plaza de Altagracia para ser fusilado, ponían en la misma plaza, un muñeco de paja que habían traído de Cabudare, en un burro, y que representaba al Libertador, pues era día de resurrección.
 
Oberto se le ocurrió, completar la fiesta, y propuso a Bastidas concederle la vida y darle la libertad sí le ponía fuego al muñeco. Bastidas aceptó. Prendió el muñeco y cumplida la oferta por el jefe español, fue puesto en libertad” … continua Mac Pherson diciendo que Bastidas “partió en pos de Bolívar, al que fue a encontrar en Apure”, que para contarle lo que le había sucedido al jefe español, y con el muñeco, dando a entender como si Apure quedaba a inmediaciones de Cabudare, para hacer el viaje a pie para ir a contarle a Bolívar semejante despropósito: todo ello es inaceptable”.
 

Bastidas estuvo en Carabobo

 
Es bien sabido que Bastidas estuvo siempre a “las órdenes del general Páez con quien tomó parte en varias acciones, pero especialmente, en la de Carabobo en 1821. Era capitán de Caballería. Terminada la lucha por la Independencia, Bastidas se mantuvo en Cabudare, hasta su fallecimiento en 1855. 
 
Casó el prócer con Manuela Parra, de cuyo matrimonio hubo un hijo de nombre también José Gregorio, que contrajo matrimonio en Quibor, el 18 de agosto de 1862, con Eulogia Agüero.
 
Es de advertir que muchos hombres notables de Cabudare se tienen como no nacidos en Cabudare, apoyándose determinados escritores en documentos “incompletos”; y se debe tener en cuenta que el sitio de Cabudare es bastante poblado, no poseía la categoría ni de caserío sino de sitio; y muchos de los que nacían no solamente en Cabudare, y otros sitios de su jurisdicción, eran bautizados en Barquisimeto, o en Santa Rosa por ser pueblo de indios mucho más antiguo que Cabudare, el que tenía templo y párroco: la capilla de Santa Bárbara que de antiguo existía en Cabudare, era una propiedad particular del Alférez Real don Juan José Alvarado, la destruyó el terremoto de 1812, y construida en el mismo sitio: una explicación de ello lo hace el Alférez Alvarado en su testamento otorgado en 1819, para lo cual se trasladó a él un escribano público de Barquisimeto al sitio de Cabudare.
 

Próceres cabudareños

 
Brito atestigua que el doctor Mario Briceño Perozo director del Archivo General de la Nación, le envió fotocopias del expediente que contenía una “lista de la compañía de Cabudare del Batallón de Milicias del 3er. Distrito Barquisimeto” en la que aparecen ciento cinco (105) ciudadanos de Cabudare que tomaron parte activa en la Guerra de Independencia: ciento cinco próceres con sus nombres y apellidos completos, su estado civil, lugar de nacimiento, siendo casi todos del sitio de Cabudare, y los demás, de los sitios Rastrojos, el Jobal, y Tarabana.

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *