Alirio Díaz: la musicalidad del semiarido, fuerza creadora con sentido de futuro

 

Carlos Giménez Lizarzado
Historiador y editor



En las manos de Alirio Díaz, la guitarra ha dejado de ser un instrumento musical, para convertirse en fuerza creadora de historia y realización de un país.  Este hombre de La Candelaria nacido un 12 de noviembre de 1923, habrá de darle vuelta al mundo en las seis cuerdas de su guitarra.  Seguirle la pista a su vocación es encontrar la historia de su Carora y de Venezuela en las coordenadas cosmopolitas.  No está en el simple deleite del ejecutante el sentido de lo que hace, sino que observa en su entorno, los valores de su aldea  e  investiga al hombre venezolano para hacer  universal su quehacer como músico.

El Premio Nacional de Música, el Premio Gabriela Mistral y la Orden de Ciudadano Honorario del gobierno de Alessandría, Italia, le dan una dimensión internacional, no para colocarlo en un pedestal, sino para reconocer la labor de un pueblo al cual reconoce el maestro Alirio Díaz como fundamento de lo que es su ser.

Sus primeros quince años transcurren en la aldea rural, de estos días recordará y asimilará el lenguaje de los árboles y de las aves; al dividive dedicará una epístola para agradecer por los recuerdos de los ritmos y la musicalidad presente en su armazón. ¨Cualquier gesto del viento o de la brisa bastaba para que, con el crujido entrañable de tus mismos brazos tarareases tu musical mensaje: un sonsonete reiterativo y sugestivo que debió asemejarse al que aprendieron hombres y pájaros de inmemoriales parientes tuyos¨[1]. 

En La Candelaria, en el calor del hogar y el ritmo de los quehaceres domésticos de su madre y hermanas oirá tempranamente el sentido musical de la vida. Ya a los nueve años tocaba el cuatro.  Dice que aprendió  ¨El Ausente¨ por las interpretaciones que hacía la Banda Lara, durante las fiestas patronales del pueblo.

Junto a Baudilio Urquiola Mosquera, forma una orquesta infantil cuyos instrumentos eran pitos de totumas y matracas hechos del tallo del maíz.  La música estaba en la naturaleza y en la sociedad.  En las influencias de la localidad Alirio Díaz, resalta que entre 1928 y 1938 se gesta espontáneamente  la  ¨sociedad musical rural¨.  Así destacan las familias: Mosquera Urquiola, Verde Díaz, Riera Riera, Carmen María Verde y Gumersindo Meléndez y sus propios padres crean un grupo musical.  En este ambiente, Alirio Díaz dice  ¨y por eso mismo también yo tuve que nacer para la música¨. [2]

De su padrino Tita Verde, oriundo de La Candelaria recibirá las enseñanzas en lectura y escritura, pero también algunas destrezas para la guitarra.  ¨Evitar el uso del dedo pulgar de la mano izquierda para pisar los bajos por detrás del diapasón de la guitarra, y a ejercitar más el uso del dedo meñique de la izquierda en ejecuciones bandolinisticas¨[3].

Una vez que aprendió a leer y escribir comenzó su relación con la cultura; en 1938, escribió una historia de La Candelaria. Seguro que entre historia y tradición Alirio Díaz marcha hacia la universalidad de su vocación.  El mismo padrino Tita Verde, le enseñó ¨los cantos de los dos mundos artísticos propios de la Guitarra. El popular y el clásicoacadémico¨[4]

Cuando se traslada a Carora cuenta con 16 años de edad y ocurre otro encuentro maravilloso; allí conoce a Rodrigo Riera con quien habrá de compartir el universo de la música.  Su asistencia a la Escuela Montesinos le habrá de fortalecer la visión de progreso y los valores que había adquirido en su entorno familiar y de las amistades en su pueblo natal. En este cambio no sólo es el reencuentro con la música, sino que se relaciona con los escritos y el espíritu intelectual de Chío Zubillaga; lee a Alí Lameda, Luis Oropeza Vásquez, Elisio Jiménez Sierra y a Héctor Mujica.

¨Me recomendó que me fuera a Trujillo a estudiar con Laudelino Mejías.  Yo le había dicho que quería estudiar humanidades, pero él me dijo: No hagas eso, eres guitarristaDedícate a tu guitarra, porque ese va a ser tu futuro¨[5]

Y ya con una madurez y sabiendo lo que quiere se va a Trujillo, donde es alumno de Laudelino Mejías, ingresa a una banda local y aprende el saxofón y clarinete.  Su pasantía por Trujillo también le permitirá aprender inglés gracias a las enseñanzas de un trinitario.  Aquí se relaciona con Luis Beltrán Guerrero, quien seguro habrá de influenciar su visión universal de las cosas.  Por cierto la gran admiración del notable humanista y poeta caroreño al músico Alirio Díaz, lo condujo a dedicarle esta loa a l guitarra del maestro:

            Guitarra de Alirio Díaz*

                               Clavileño:                                                                                                                                                              

Clavijero;

Corcel de sueño.

Ella, sí, Alirio, entre tus manos

Para entonar el salmo y la alegría;

Sirena de la sal en los arcanos

De la cisterna mágica y sombría.

Cuerpo de amaranto y de canela

Voz del agua, caricia del sentido,

Limbo de la gozosa duermevela,

Sangre de soledad, llanto de olvido.

 

Si, ella sí; temblor de terciopelo,

Al aire seis conjuros de alegría,

Mástil de amor en el oscuro cielo,

Diosa de melodiosa compañía.

 

Alígeros, volad, peces y pluma.

De Alirio el triunfo celebrad, cantores.

Mordiendo riendas de sonora espuma

Clavijero, al azar.

                                                            ¡Loor, loores¡

En 1945,  llega a Caracas, tiene en su haber las relaciones culturales e intelectuales de Carora y Trujillo. Aquí se hará definitivamente el artista de la guitarra.  Su vinculación con Vicente Emilio Sojo, Juan Bautista Plaza, Antonio Lauro, Manuel Enrique Pérez y Raúl Borges, fundador de la Primera Cátedra de Guitarra del Mundo en Caracas, será su puente para la consolidación de una vocación, y para recibir el título de Maestro del instrumento de las seis cuerdas.

El horizonte continúa fuera de las fronteras y en 1950 el Ministerio de Educación le concede una beca para estudiar en Madrid. En el Real Conservatorio de Música y Declamación  obtiene en 1951 el diploma de Profesor y Premio Extraordinario que otorga esta institución. Su maestro Regino Sáinz de la Maza lo colocará en el camino de la gloria.  Una vez en Siena, Italia, en la Academia Musical Chigiana, conoce a otra gran figura de la guitarra, se trata de Andrés Segovia.  Llega a ser su asistente y posteriormente profesor de los cursos de guitarra clásica en la misma academia hasta 1964.

Desde esta fecha, el norte ha sido el trabajo para hacer de su arte una vía que conduzca el sentido de lo nacional hacia el futuro.  En su itinerario desde La Candelaria hasta Europa, está el secreto de sus éxitos.  No imita, o difunde modas, busca en las raíces de nuestros territorios-hombres la esencia de lo que somos.  El antropólogo Miguel Acosta Saignes nos da la dimensión de este hombre nacido en un campo venezolano, que desde la música descubre el sentido histórico de la cultura de su país.

                                 ¨…os intereses intelectuales y nacionalistas de Alirio Díaz

                                   Van mucho más allá del ámbito musical.  En sus trabajos

                                  muestra olvidados  precedentes  de  las  que  son hoy sus

                                  preocupaciones  y  la  de  miles de  venezolanos.  Realiza

                                  descubrimiento  de  orígenes  musicales, correlaciona los

                                  fenómenos   de  la  cultura   musical   con   la   de    otras

                                  significaciones sociales, relata biografías  de  personajes

                                  olvidados, se refiere a  las  características  adquiridas en

                                  nuestro   país   por   rasgo   venido    de   otros   mundos,

                                  contribuye  al  estudio  de  la  formación  mestiza  de  la

                                  cultura nacional.[6]

Esta apreciación viene dada porque no sólo Alirio Díaz ejecuta magistralmente la guitarra, sino que desde 1980,  se ha dedicado a la investigación antropológica e histórica de la cultura venezolana.  Ha descubierto desde sus tempranas observaciones en La Candelaria que el hombre es síntesis entre su ambiente, la historia y la tradición.  De ello nos ha entregado dos extraordinarios libros: ¨Música en la vida y lucha del pueblo venezolano¨ (1980) y ¨Al divisar el humo de la Aldea Nativa¨ (1984).

Tenemos los larenses en Alirio Díaz, un patrimonio espiritual para seguir construyendo futuro.  Es el hombre integral que por disciplina, constancia y trabajo conquista en cada acción un sentido para creer en su pueblo, en su gente, en su país.

Cronología
1923:   Nace el 12 de noviembre en La Candelaria, municipio Burere (hoy Parroquia Las Mercedes).

1939:   Completa la educación primaria en la Escuela Federal de Carora.

1942:   Marcha hacia Trujillo, aprende con Laudelino Mejías saxofón y clarinete. Trabaja con Luis Beltrán Guerrero en el Semanario Presente.

1945:   Se traslada a Caracas. Es integrante de la Banda Marcial. Se vincula Vicente Emilio Sojo, Juan Bautista Plaza, Raúl Borges, Manuel Pérez Díaz, Antonio Lauro.

1950:   Es becado por el Ministerio de Educación Nacional para estudiar en el Real Conservatorio de Música de Madrid con la tutela de Regino Sáinz de la Maza.

1954:   Ingresa a la Academia Chigiana, en Siena, Italia.  Es asistente del Maestro español Andrés Segovia.  Posteriormente nombrado titular de los cursos de guitarra clásica.

1964:  Deja la cátedra en Siena. 1980:   Permanece en Venezuela.  Realiza distintas actividades culturales en el estado Lara y en Carora.  Publica dos libros: ¨Música en la vida y lucha del pueblo venezolano¨ y ¨Al divisar el humo de la aldea nativa¨.

FUENTES

DÍAZ, Alirio. (1980). ¨Música en la vida y lucha del pueblo venezolano¨. Caracas.  Instituto latinoamericano de Investigaciones y Estudios Musicales Vicente Emilio Sojo.

______________.(1984). ¨Al divisar el humo de la aldea nativa¨. Caracas.

ROJAS, Reinaldo. (1996).  ¨La Economía de Lara en Cinco Siglos¨. Barquisimeto. Asociación Pro-Venezuela. Seccional Lara. 110 p.

[1] Díaz, Alirio. (1984). ¨Al Divisar el Humo de la Aldea Nativa¨. Caracas, p. XII.

[2] Ibid. P. 58

[3] Ibid. P. 54

[4] Ibidem.

[5] Díaz, Alirio. (2001). ¨Me habría gustado ser periodista o literato¨. En: El Impulso. Barquisimeto 8 de julio. p. D-9

[6] Acosta Saignes, Miguel. (1980).¨Exordio¨: Alirio Díaz, Música en la Vida y Lucha del Pueblo Venezolano. Caracas. Instituto Latinoamericano de Investigaciones y Estudios Musicales Vicente Emilio Sojo.

COMENTANOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *