La batalla de Tocuyito y los cuchillos del Dr. Medina.

Luis Heraclio Medina Canelón

Abogado – Historiador

Este 14 de septiembre se cumplen 122 años de la batalla de Tocuyito, un hecho bélico que marcaría el destino de Venezuela por todo el siglo XX.


El doctor y general Medardo Heraclio Medina, médico cirujano del Hospital Civil de Valencia para la fecha de la batalla de Tocuyito

En la casa de mis primos Medina se conserva, como una reliquia familiar, el equipo de amputación quirúrgica de mi bisabuelo el general y médico Medardo Heraclio Medina.

En el año de 1899 había en Valencia sólo dos cirujanos:  Según hemos visto en las actas del Ayuntamiento de Valencia (dspacebolivarium.com) existían en la nómina de la municipalidad el “médico de la parte oriental de la ciudad” y el “médico de la parte occidental”: uno de ellos para el Hospital Civil y otro para el Hospital de Caridad.

En aquella pueblerina ciudad, seguramente estos dos cirujanos eran suficientes para atender a los pacientes que necesitaban alguna operación.

Pero el 14 de septiembre de 1899, a las afueras de Valencia, en el pueblo de Tocuyito ocurrió un hecho excepcional: la batalla en la que se enfrentaron el ejército nacional que apoyaba al presidente Ignacio Andrade y las fuerzas de la revolución Restauradora liderada por Cipriano Castro. 

Fue un combate especialmente cruento, con la utilización de cañones y por segunda o tercera vez en Venezuela de un nuevo artilugio infernal: la ametralladora.

Unos cinco mil hombres se enfrentaron con la derrota de las fuerzas del gobierno, pero ya victoria de las tropas de Castro resultó muy cara para ambos bandos: se calcula que las bajas entre muertos y heridos fueron aproximadamente dos mil hombres.

Desde el día siguiente comienzan a llegar a Valencia una ola de heridos de los combatientes de ambos bandos: centenares de soldados tiroteados, macheteados, contusos, con horribles heridas de los cañonazos que tienen que ser tratados urgentemente por los dos cirujanos de la ciudad y algún otro médico que presuroso acude en auxilio.

No hay anestesia para tanta gente, no hay mayores recursos para operaciones que en circunstancias ordinarias podrían ser tratadas de otra manera, en ese momento se trata de salvar el mayor número de vidas que sea posible; y el tiempo para evitar muertes por desangramiento o por la gangrena.

Equipo quirúrgico de amputación del Dr. Medina, compuesto por un torniquete de bronce y dos cuchillos en su estuche de nogal. Con el tiempo se perdió la sierra que lo completaba.

Es en ese momento en que Medardo Heraclio Medina tiene que apelar a su recién adquirido equipo de amputación, acaba de llegar de Inglaterra; dentro de un lujoso estuche de nogal vienen dos enormes cuchillos, una sierra y el torniquete con su correa; con la ayuda de los practicantes o de algún voluntario (que inmovilizan fuertemente al paciente) se procede a salvar innumerables vidas mediante rápidas amputaciones de los miembros infectados.  Eran momentos en que la velocidad del médico era fundamental para evitar la muerte del paciente por una hemorragia. Fueron muchos los que salvaron sus vidas de esta manera.

EL JOVEN CAPITÁN LÓPEZ

Entre los tantos heridos que llegan a ser atendidos por mi bisabuelo está un jovencito, casi un adolescente, que tiene una horrible herida de un balazo de fusil máuser en un hombro. La enorme bala de puro plomo se ha deformado al impactar y ha comprometido huesos, músculos, arterias y tendones.

Medina se conmueve del muchacho que tiene casi la edad de su hijo mayor, y es muy blanco, alto y delgado como aquel. A diferencia de muchos de los otros soldados que han llegado de lejos con los revolucionarios este joven se muestra muy educado, con un extraordinario nivel de instrucción.

-Yo soy bachiller doctor, me gradué el año pasado, quería estudiar medicina, pero me vine con la revolución.

– ¿Y cómo te llamas muchacho?

-Yo soy el capitán López para servirle, ¡doctor no me vaya a dejar mocho, sálveme el brazo, por lo que más quiera ¡

Medina ordenó que prepararan al joven capitán López para operarlo a primera hora del día siguiente.

-Al muchacho vamos a tener que cortarle el brazo, con toda seguridad, es mejor que quede vivo y mocho antes que se le infecte la herida y se muera.

El joven capitán Eleazar López Contreras. Iba a llegar muy lejos.

Al día siguiente, sobre una mesa de madera, le dieron un trago de aguardiente, lo agarraron entre varios y Medina abrió la piel con sus afilados cuchillos, buscó la bala, la sacó y como pudo, trató de reparar los tejidos dañados.  No hay pus, no hay mal olor.  Vamos a coser a ver como evoluciona. No amputaremos hoy.

La herida no se infectó, tuvo suerte el capitán López. Permaneció varios días bajo el cuidado de mi bisabuelo, tiempo durante el cual cosecharon una buena amistad, esa amistad que surge del que sufre para quien lo ampara en su mal momento. Al joven oficial lo hospedaron unos días en la casa de la familia, donde casualmente mi bisabuela Ismenia, era también de apellido López.

Una vez medianamente recuperado el joven López pudo tomar el ferrocarril e ir a Caracas con el resto del ejército. Se despidió de la familia Medina López y más nunca volvieron a verse, pero el general López recordó las atenciones recibidas en Valencia por el Dr. Medina en su libro “Páginas para la Historia Militar de Venezuela”

Pasaron 35 años.  López ahora es general.  También es presidente de la república. Eleazar López Contreras tiene todavía algunas secuelas del balazo de Tocuyito que le durarán toda la vida. Una de sus primeras medidas al asumir la primera magistratura de la república es liberar a todos los presos políticos.  Mientras lee la lista de los que están recibiendo la libertad ve un nombre:

Luis Eudoro Medina López, de Valencia.

Pregunta a uno de sus asesores:

Tengo amistad con un doctor Medina de Valencia, es casado con una señora López, ¿habrá alguna relación?

Mi general, el doctor Medina murió hace mucho tiempo, ese preso que está liberando es su hijo, tenía cinco años detenido en el Castillo por enemigo del gobierno.

-Mándelo a llamar-. Ordenó el presidente de la república.

El presidente le pidió a Luis Eudoro, el hijo de su médico salvador, que fuera colaborador de su gobierno y mi abuelo fue fiel servidor del proceso de democratización iniciado por López Contreras, ejerciendo como diputado y gobernador del distrito Puerto Cabello, sellando una amistad iniciada como consecuencia de un balazo de máuser en Tocuyito.

La caja de nogal, con sus cuchillos y torniquetes es un testigo extraordinario de la historia.

El antiguo Hospital Civil de Valelncia a finales del s. XIX

 

 

 

Luis Medina Canelón

Abogado, escritor e historiador Miembro Correspondiente de la Academia de Historia del Estado Carabobo

Un comentario en «La batalla de Tocuyito y los cuchillos del Dr. Medina.»

  • el 15 septiembre, 2021 a las 8:20 pm
    Enlace permanente

    Excelente crónica, estupendo relato, mis felicitaciones Luis Heraclio .

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *