Tiempos del Ferrocarril Bolívar

 

Luis Alberto Perozo Padua
Periodista

PARA LA CONSTRUCCIÓN del Ferrocarril Bolívar, moderna infraestructura que significó el progreso de Venezuela, se invirtieron 30 millones 956 mil 500 bolívares. Su construcción estuvo íntimamente ligada a la explotación del cobre en la Minas de Aroa para el traslado a puertos marítimos y luego al exterior. Las líneas surcaron un recorrido de 232,04 kilómetros, que comprendió ‑en términos de espacio- los hoy estados Falcón, Yaracuy, Lara y Carabobo


El con­tra­to se le otorgó a la com­pañía ingle­sa New Que­bra­da Com­pa­ny Lim­it­ed, pub­li­ca­do en Gac­eta Ofi­cial Nº 168 de fecha 25 de diciem­bre de 1873. El tramo ini­cial abar­có el tramo Tuca­cas-Aroa y fue inau­gu­ra­do des­de las Minas de Aroa por el pres­i­dente Anto­nio Guzmán Blan­co el 7 de febrero de 1877, quien fue el primero en pis­ar la esca­ler­il­la del vagón especial.

IMG_5064
Ferrocarril Bolívar
ferrocarrilBolivar 2
Estación Barq

El man­datario llegó a Tuca­cas a bor­do del vapor Bolí­var y se hizo acom­pañar de min­istros ale­manes y españoles, además de per­son­al­i­dades como H. L Boul­ton, Car­los Hans, H. Valen­tin­er, Gus­ta­vo Vollmer, J. Rol y el gen­er­al Lino Duarte Lev­el, entre los inversionistas.

A las 10 de la mañana, el primer tren de Améri­ca del Sur recor­rió la línea fér­rea has­ta la estación de Pal­ma Sola, luego has­ta el sitio de La Luz con­ducien­do al pres­i­dente y su comi­ti­va. De allí con­tin­uarían a cabal­lo has­ta las minas de Aroa.

El primer pitazo 

La segun­da sec­ción del Fer­ro­car­ril Bolí­var, con  un recor­ri­do de 87 kilómet­ros entre El Hacha y Bar­quisime­to, fue inau­gu­ra­da por el pres­i­dente Raimun­do Andueza Pala­cio el 18 de enero de 1891, luego de un primer pitazo.

“El gob­ier­no de Lara decretó una sem­ana de fies­tas des­de el 18 has­ta el 23 de enero, con ban­quetes, actos lit­er­ar­ios, insta­lación de sociedades de estu­dio y has­ta un sarao públi­co”, describe Asua­je. Como hon­ra a quienes hicieron posi­ble la con­struc­ción de este tramo fer­roviario, el pres­i­dente Andueza Pala­cio, decretó el 30 de diciem­bre de 1890, impon­er la medal­la La Paz y el Progreso.

Describen los cro­nistas que el Pres­i­dente de la Repúbli­ca Dr. Raimun­do Andueza Pala­cios estu­vo acom­paña­do de una enorme comi­ti­va que incluía la Ban­da Mar­cial de Cara­cas, tropa, el clero, invi­ta­dos espe­ciales y una mul­ti­tud de lugareños.

El tren pres­i­den­cial había dormi­do la noche ante­ri­or en la población de Dua­ca; y ese día a las 8:00 de la mañana, apare­ció en las sabanas de La Ruez­ga reso­p­lan­do humo y ensor­de­cien­do a los habi­tantes de Bar­quisime­to, que durante var­ios días fes­te­jaron la lle­ga­da del impo­nente cabal­lo de hierro.


En la segun­da mitad del siglo XIX, a raíz de la pues­ta en fun­cionamien­to la primera eta­pa del Fer­ro­car­ril Bolí­var en 1877, y para for­t­ale­cer el com­er­cio exte­ri­or, el gen­er­al Jac­in­to Fabri­cio Lara, gob­er­nador de la enti­dad, decretó la fab­ri­cación de una car­retera des­de Bar­quisime­to, pasan­do por Dua­ca has­ta El Hacha para encon­trarse con la vía férrea

El día de la inau­gu­ración, además la igle­sia ofi­ció un Te Deum en la igle­sia San Fran­cis­co de Bar­quisime­to, can­ta­do por mon­señor Críspu­lo Uzcátegui, arzo­bis­po de Cara­cas. Lle­garon de todos los pueb­los veci­nos per­son­al­i­dades, todos invi­ta­dos al gran even­to y las pági­nas de todos los per­iódi­cos se llenaron con cróni­cas y vivas al trascen­dente acontecimiento.

El his­to­ri­ador y cro­nista Rafael Domin­go Sil­va Uzcátegui, nar­ra que “… La estación esta­ba bril­lante­mente ador­na­da para el reci­bo de el Pres­i­dente; a la entra­da un arco tri­un­fal despren­di­en­do de él tres líneas de más de cien met­ros con telas de col­ores. A las ocho apare­ció el tren con parte de la Fuerza Arma­da y la Ban­da Mar­cial, a las nueve se pre­sen­tó el tren pres­i­den­cial con el Dr Andueza Pala­cio acom­paña­do de sus min­istros. Ese mis­mo día la com­pañía del fer­ro­car­ril dio un ban­quete y el dis­cur­so alu­si­vo, a car­go de el Dr. Luis María Castil­lo”.

Para la época de la lle­ga­da del Fer­ro­car­ril Sud-Oeste de Venezuela, Bar­quisime­to con­ta­ba con 9.093 habitantes.


Relacionados

- El primer ferrocarril

- Café y Ferrocarril núcleo matriz del progreso larense

- Café: un negocio de antaño en Duaca

 

Comén­tanos tus impre­siones sobre este artícu­lo en el recuadro de abajo

CorreodeLara

Esᴛᴀ́ ᴜsᴛᴇᴅ, ᴅɪsᴛɪɴɢᴜɪᴅᴏ ʟᴇᴄᴛᴏʀ, ᴇɴ ᴛᴇʀʀɪᴛᴏʀɪᴏ ᴅᴇ ʜɪsᴛᴏʀɪᴀ, ᴅᴇ ʜᴏᴍʙʀᴇs ᴄɪᴠɪʟɪsᴛᴀs, ʏ sᴏʙʀᴇ ᴛᴏᴅᴏ, ᴅᴇ ɢʀᴀɴᴅᴇs ᴀᴄᴏɴᴛᴇᴄɪᴍɪᴇɴᴛᴏs ϙᴜᴇ ᴍᴀʀᴄᴀʀᴏɴ ᴜɴ ʜɪᴛo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *